Lo que no te cuentan de las transformaciones físicas de los actores

De la Dieta del Héroe a la anorexia de laboratorio
Patricia Cantalejo -
Lo que no te cuentan de las transformaciones físicas de los actores
Lo que no te cuentan de las transformaciones físicas de los actores

En Hollywood, están muy acostumbrados a transformaciones radicales de los actores para meterse en un papel. Se habla de la “dieta del Héroe”, ya que, cuando a un personaje de moda le toca interpretar a un superhéroe, sabe que tendrá que ganar peso y mucho músculo. Sin embargo, también les obligan a coger grasa o a situarse por debajo del índice de masa corporal saludable.

El último gran camaleón del cine parece ser Christian Bale. Pesaba 84 kilos y tuvo que situarse en unos esqueléticos 55 kilos en “El Maquinista” y, un año después, volver a ganar 44 kilos –la mayoría de músculo- para “Batmans Begins”… y aún le quedaba una sorpresa: cogió 20 kilos de grasa para “La gran estafa americana”. Un auténtico yoyó nutricional que tuvo sus secuelas físicas: cuando acabó “El Maquinista”, apenas podía correr y los nutricionistas le avisaron que no podía seguir perdiendo peso.

Pero las metamorfosis no son solo masculinas (aunque parece que sí se les premia más a los hombres por estas idas y venidas físicas):

La actriz Lily Collins tuvo que enfrentarse a viejos fantasmas en “Hasta los huesos”, de Netflix. Tuvo que perder peso para interpretar a una anoréxica, pero es que, según ha confesado la propia actriz, ella misma sufrió desórdenes alimenticios en una adolescencia. Los psicólogos tenían que controlar cada día del rodaje casi como si fueran los propios guionistas.

Antonia Campbell-Hughes interpretaba a una joven secuestrada durante ocho años, por lo que tuvo que adelgazar. Tan drástica fue su pérdida de peso que se rompió un tendón y se fracturó una costilla. También se temió por la salud de Natalie Portman cuando perdió 10 kilos para su papel de bailarina en “El Cisne Negro”.

Hillary Swank, Rooney Mara… muchas actrices han tenido que perder peso de manera vertiginosa, pero también son famosos los casos contrarios: obligadas a engordar de forma poco saludable. Renée Zellweger cogió 14 kilos de más para Bridget Jones (comía 4.000 calorías diarias) y, acto seguido, perdió 10 kilos en un solo año para Chicago. Al menos, Charlize Theron si consiguió un Óscar por su papel en Monster, que precisó una metamorfosis de 13 kilos extra de peso, la mayoría de grasa.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR QUIÉNES SON LOS ENTRENADORES DE LAS CELEBS

Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...