Guía para sobrevivir a la Navidad

Encuentros familiares, noches que se alargan, felicidad a raudales... Pero, ¿por qué diablos tiene que ser todo tan estresante?
-
Guía para sobrevivir a la Navidad
Guía para sobrevivir a la Navidad

Qué harías tú...

Abres la primera ventanita del calendario de adviento y, más que un reconfortante sentimiento de júbilo, sientes un retortijón de pánico: la fiesta de la empresa, la resaca del día después, los comentarios de tu adorable tía abuela en la cena de Nochebuena... No entres en pánico: el estrés navideño es algo totalmente normal, y la ansiedad en torno a estas fiestas parece deberse a un descenso en el bienestar emocional, según un estudio publicado en Applied Research in Quality of Life. ¿Hay algo que puedas hacer? Sigue nuestra guía de navegación por los escenarios sociales más ajetreados para que seas capaz de surcarlos sin que te cueste la vida. Y NO TE PIERDAS: DEPRESIÓN BLANCA, PESADILLA ANTES DE NAVIDAD

AGUANTA LA CHARLA CON TU JEFA EN LA COMIDA DE EMPRESA

ESCENARIO: Te contrató hace tres meses y aún no has tenido ninguna interacción con tu jefa. Ahora estás sentada junto a ella y te está ofreciendo un volován que, sospechas, puede tener dentro tu finiquito.
CÓMO GESTIONARLO: “A veces, cuando nos encontramos con una figura de autoridad, asoma nuestro niño interior”, dice Ivana Franekova, terapeuta cognitivo-conductual y coach. Hay incluso un nombre para ello: análisis transaccional. Tranquila, tu jefa seguramente querrá relajarse y hablar de cualquier cosa menos del trabajo, así que puedes comenzar con un cumplido. “Pero debe haber un motivo justificado para que no parezca que le estás dorando la píldora. Si de pronto empiezas por admirar su camisa, te arriesgas a parecer una pelota”. En lugar de eso, pídele su opinión sobre algún tema y muéstrate de acuerdo con ella (o di que es una gran idea). Tu jefa se sentirá respaldada... y alguien que coincide contigo puede que tenga la misma reacción ante una subida de sueldo. A continuación, haz preguntas abiertas: es la forma más eficaz de sobrellevar conversaciones forzadas, sugiere Elizabeth Stokoe, profesora de Interacción Social en la Universidad Loughborough (Reino Unido). “Presta atención a los temas que le interesan para volver a ellos si la conversación se apaga”, aconseja.

Una investigación publicada en el Journal of Experimental Social Psychology revela que los silencios de más de cuatro segundos pueden causar sentimientos de incomodidad. Así que activa la charla nada más sentarte y mantenla viva. Si aun así te sientes insegura, finge aplomo; será más fácil que te tengan en cuenta para futuras promociones. “Tu lenguaje corporal es más importante que tu conversación”, dice Franekova. “Establece contacto visual y aparenta entusiasmo”, añade. Ante la duda, haz los mismos gestos de tu jefa: está demostrado que se sentirá más cercana a ti. Y no en un sentido sexual...

COMBATE EL ATAQUE DE PARANOIA POSTJUERGA

ESCENARIO: Te levantas a la mañana siguiente en el suelo del salón con tus zapatos de fiesta como almohada. Y, espera, esto... la cabeza te retumba y en un flashback empiezas a visualizarte dándole a los chupitos con el marido de tu jefa y terminando con aquel bailecito privado...  LLEGADOS A ESTE PUNTO TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR CONSEJOS PARA ALIVIAR TU RESACA. 
CÓMO GESTIONARLO: Ese brutal dolor de cabeza ya es bastante malo de por sí, pero lo peor es la ansiedad después de la resaca, ese odioso sentimiento de pavor, de “oh, Dios, no...”. Veamos: resulta que el alcohol afecta a las conexiones cerebrales, de forma que te cuesta más racionalizar tus pensamientos. Es decir, cuando esos recuerdos vergonzosos aparecen, tu mente los ve de forma mucho más negativa de lo que debería. ¿La solución? Reír. No de forma compulsiva, sino reírse de uno mismo antes de que lo hagan los demás.

Un estudio de Quarterly Review of Biology muestra que los humanos hemos desarrollado la capacidad de reírnos de nosotros mismos como una estrategia para sobreponernos a la vergüenza. Toma el control de tu bochorno y ríete de que seguiste perreando incluso después de que la música terminara. Esto hará que se incrementen tus endorfinas, las hormonas de la felicidad. “Y vete temprano a trabajar (escabullirte no es una buena idea) e intenta tener la mejor cara posible”, apunta el experto en orientación laboral James Innes. Y si hiciste algo chungo, como discutir con un colega, llévatelo a un lado y discúlpate para que el ambiente no esté enrarecido. Después, sigue tu día tan normal. 

Qué harías tú...

Publicidad

¿Dulce Navidad?

TENSIONES FAMILIARES Y CÓMO EVITAR LOS ENFADOS
ESCENARIO: Ah, la familia. Ni contigo ni sin ti. Si ya es complicado la mayor parte de las veces, coge a cuatro (o seis, ocho...) padres, niños, sobrinos, primos, hermanos, tías y tíos en un espacio reducido, con un montón de copas por medio, y tendrás la receta para la tormenta perfecta.
CÓMO MANEJARLO: Según la teoría del análisis transaccional, no es solo tu jefe quien puede hacerte regresar a tu condición infantil, también sucede cuando estás con padres y hermanos “porque es el rol en el que creciste”, explica Franekova. “La buena noticia es que ya conoces los temas delicados y los conflictos emocionales con tus familiares más próximos, así que puedes estar preparada”, añade. Escribe con antelación lo que te preocupa y las potenciales áreas de conflicto, pero no precisamente para que puedas enfrentarte (las Navidades no son el momento) a los demás, sino para estar prevenida y que no te haga sentir tan insegura.

Franekova señala que escribir refuerza el proceso congnitivo y de autopercepción (algo así como lograr dar cohesión a pensamientos y resentimientos sueltos, de forma que tengan sentido), lo que te hará sentir más segura. También implica que puedes saltar con respuestas ingeniosas, ya que no te pillan con la guardia baja. Ahora bien, con modelos de familia cada vez más complejos, Stokoe reconoce que, a veces, la única manera de mantener la paz es involucrarse y tomar el control de la charla en la mesa. “Estate atenta a esas frases incisivas que podrían estar enviando señales agresivas y neutralízalas lo antes posible para mantener la conversación en terreno seguro”, dice. “No tienes por qué ser discreta, simplemente di: ‘Voy a cortar aquí, acabo de recordar algo que os quiero contar’. Así es como funciona una negociación eficaz”.

¿PREGUNTAS INCÓMODAS? PAUTAS PARA LIDIAR CON LOS INTERROGATORIOS 

ESCENARIO: Es un cliché caduco, pasado de moda y totalmente irrespetuoso: tu tío de 80 años está como loco por preguntarte por qué no te has casado aún.
CÓMO MANEJARLO: Se trata de personas que intentan siempre afirmar su autoridad en la conversación, y es difícil luchar contra ellas. “Siempre te sitúan en una posición en la que necesitas defender tu forma de vida –cuando no habría por qué–, pero si respondes de forma agresiva te convertirás en la mala de la película”, reconoce Stokoe. Lo más aconsejable es desviar la pregunta hacia quien la hace: responde cualquier cosa de forma vaga y, a continuación, añade ‘pero, y cómo te va a ti?’. Pondrá fin a la secuencia y, además, le mostrará que sus preguntas están siendo inapropiadas”. Franekova puntualiza, además, lo siguiente: “Recuerda, eres adulta, y nadie tiene el derecho a hacerte sentir que no eres suficientemente buena”. No hay nada malo en ser asertiva de forma calmada y sugerir cambiar de tema, riéndote a continuación para difuminar cualquier tensión. ¿No es suficiente?

Franekova tiene otro consejo para aumentar la seguridad. “Escribe una lista de logros de los que estás orgullosa y guárdala en tu bolso. No tienes que sacarla cuando alguno de tus familiares empiece a cuestionar tus objetivos, te bastará con saber que está ahí”. Resiste la tentación de exhibir todo lo que has hecho (estamos programados para reconocer que el alarde es una señal de inseguridad), pero es el momento de presumir con humildad: “No, aún no me he comprometido con nadie, pero es difícil conocer gente nueva cuando se trabaja tantas horas. ¿Te dije que me habían ascendido dos veces?”. Una teoría de la psicología cognitiva conductual defiende que si dices en alto algo positivo de ti mismo serás más proclive a creértelo.

Y NO TE PIERDAS: ¿CUÁNTO ENGORDAREMOS EN NAVIDAD?

¿Dulce Navidad?

Publicidad
Te recomendamos

Las jugadoras se proclamaron campeonas de la Copa Libertadores....

Perfúmate de la manera más eco...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

El espíritu de la maratón más internacional...