Más amor propio: guía de autocrítica bien entendida

Sin celos, zancadillas, ni daños colaterales...
Women's Health -
Más amor propio: guía de autocrítica bien entendida
Más amor propio: guía de autocrítica bien entendida

La autocrítica se ha convertido en un nexo de unión entre el bando femenino. Sin embargo, puede tener terribles consecuencias en el subconsciente. Haz las paces contigo misma y recuérdate lo mucho que vales sin que nadie te odie por ello. ¡Querer(te) es poder!

Ponte en situación: estás en el bus, llegas tarde al trabajo porque la caldera ha vuelto a estropearse y a dejarte helada y con el pelo a medio aclarar y, al final, has tenido que hacerte un moño exprés. Entonces, una mujer se sienta a tu lado. Te observa, sonríe y te pregunta: “¿Eres tú? ¡Madre mía, cuánto tiempo!”. Al mirarla a los ojos reconoces a Laurita, la vecina del quinto con la que jugabas a imitar a las Spice Girls. “¡Laura, qué alegría!”, exclamas mientras le das un abrazo. Hasta aquí todo genial, entonces ella dice: “¡Estás espectacular, mira qué tipazo tienes!”. A lo que tú le respondes: “¡Qué va! Si tengo el pelo fatal”, y pasas a explicarle la sublevación del calentador. ¿Te es familiar esta historia?, ¿cuántas veces has contestado a un cumplido con una autocrítica?, ¿qué te impide dar las gracias y punto?, ¿de verdad crees que aceptar gentilmente el piropo que te han hecho es un acto de autoengrandecimiento? Señorita, acaban de elogiar el cuerpo que estás moldeando gracias a tu afición por el running y el yoga, ¿y tú en lo único en lo que piensas es en ese moño en el que nadie se ha fijado y con el que, por cierto, ahora te sientes todavía más incómoda? Por culpa de capítulos como este –en el que pasamos a menospreciarnos ante colegas del bando femenino de manera automatizada– lo único que conseguimos es autodestruirnos.

CUESTIÓN DE SEXO

Sabemos que las comparaciones son odiosas, ¡pero párate a pensar por un momento qué hubiera sucedido si la escena anterior hubiera sido protagonizada por dos hombres! Está demostrado que la autoestima entiende de géneros. Un estudio realizado por la Universidad de Aston (Reino Unido) concluye que el humor masculino se basa en un 80% en ingeniosas burlas lanzadas contra sus colegas, mientras que si nos fi jamos en las bromas femeninas, el 70% son a costa de ellas mismas. Otra investigación llevada a cabo por la University College London (Reino Unido) demuestra que las mujeres tienden a subestimar sistemáticamente lo inteligentes que son, llegando a infravalorarse cinco puntos por debajo de su coeficiente intelectual. ¿Adivinas qué sucede con los hombres? Sí, sobrevaloran su coeficiente.

¡Querer(te) es poder!

Pero para entender el origen de esta situación hay que profundizar en lo que es el amor propio, tal y como explica la psicóloga Olga Castanyer, especialista en psicología clínica y directora del Gabinete Psicopedagógico SIJE, que acaba de presentar Voy a ser asertiva (Ed. Conecta), libro del que es coautora. “La autoestima se define como la capacidad de sentirse digna de ser querida y valorada por una misma sin necesidad de depender del exterior para ello. Dicho esto, hay que destacar que todos tenemos tres necesidades básicas que deben ser cubiertas para sentirnos bien con nosotros mismos: seguridad, aceptación y reconocimiento”, señala. ¿Entonces, si partimos de las mismas necesidades, cómo puede ser que la capacidad de querernos no sea unisex?

“Históricamente se nos ha enfocado siempre hacia la parte afectiva. Lo que la sociedad espera de la mujer tradicional es que forme su autoestima haciéndose querer, debe ser cariñosa y cooperativa con el grupo. Pero al hombre, en cambio, se le instruye en obtener autoestima a través del reconocimiento, de la valoración de si es apto, rinde y consigue resultados”, cuenta Castanyer. A esta obsoleta creencia de que para ser feliz debes ser ‘mujer de tu casa’ (léase: cuidar de la manada) mientras él tiene que ser ‘un buen hombre de provecho’ (léase: ser el mejor en el trabajo), hay que sumarle el factor emocional: “Ya sea por educación o por actividad cerebral, nosotras estamos más ligadas a las emociones, somos capaces de conectar con nuestro mundo interior. Ellos se enfocan más hacia fuera, hacia la conducta”.

Publicidad

JUEGO EN CLAVE FEMENINA

Las mujeres hemos descubierto que compartiendo nuestras debilidades se pueden derribar barreras y establecer vínculos de amistad mucho más estrechos. La estrategia es muy sencilla, si quieres caerle bien a la chica nueva de yoga, dile: “Yo también soy un desastre, me siento tan ridícula intentando tocarme la punta de los pies…”. La experta en inteligencia emocional Olga Cañizares señala el papel del rapport: “Este término hace referencia al acto de comprensión que tiene la intención de generar confianza y empatía”.

Culturalmente se premia coger un altavoz y decir lo mucho que te disgustan tus muslos; sin embargo, si lo que proclamas es lo bonita que te parece tu sonrisa, seguramente el resto de mujeres se abalanzarán sobre ti para robarte el carné de socia del club de ‘buenas’ féminas. Si tienes dos minutos y todavía no has visto el vídeo viral de la actriz estadounidense Amy Schumer, Compliments, ¿a qué esperas? Es 100% recomendable y capta esta realidad con altas dosis de humor e ironía. “Nuestra reacción ante los cumplidos o verbalizar autocríticas puede deberse al deseo de no destacar en el grupo, de querer quedarse en la media”, apunta la psicóloga Castanyer.

El problema aparece cuando esta oda a la negatividad pasa a ser excesiva y nos afecta de forma profunda, ya que “al exteriorizar la autocrítica, se hace mucho más visible y pasamos a obsesionarnos más con lo que verbalizamos”. En otras palabras, lo que decimos para gustar más al exterior hace que nosotras nos queramos menos. Aún se está investigando con detalle cómo funcionan las conexiones neuronales, pero lo que sí se sabe es que el proceso es tan poderoso que puede tener consecuencias de gran alcance sobre cómo nos vemos a nosotros mismos. Un ejemplo de este efecto sería cómo los pacientes con anorexia llegan a sufrir alteraciones al interpretar su reflejo en el espejo e, incluso, al pasar por las puertas giran su cuerpo como si necesitaran hacerlo por culpa del sobrepeso.

Publicidad

Más amor propio: guía de autocrítica bien entendida

Más amor propio: guía de autocrítica bien entendida

SIN ETIQUETAS

Todavía a día de hoy el hombre que está seguro de sí mismo es considerado como válido, pero si la que desprende confianza es una mujer, ¡entonces es arrogante! “La herencia social está grabada en nuestro cerebro y, aunque ahora ya no tienen sentido esas etiquetas, continuamos dejándonos llevar por ellas, y entonces es cuando aparecen los conflictos”, afirma Castanyer. A lo que Cañizares añade: “Lo que debemos hacer es activar y destacar los rasgos femeninos, en vez de imitar la actitud y los comportamientos típicos masculinos en el entorno laboral, hemos de fomentar capacidades como la empatía, la acogida y, sobre todo, la asertividad”.

Empieza por modificar tu monólogo interno, tal y como sugiere Castanyer: “La autocrítica solo debe producirse cuando ha habido un error manifiesto, una gran frustración o un fracaso. Hay que desterrar el menosprecio gratuito y generalizado”. La próxima vez que te digan lo guapa que estás, no te sumes a la espiral destructiva, limítate a sonreír, dar las gracias y contestar con un halago, ¡alimentemos las conversaciones en clave positiva! Otro estudio de la University College London demuestra que se necesitan 66 repeticiones para que un nuevo hábito se consolide, ¿preparada para agradecer 66 cumplidos? Al número 67 te nacerá espontáneamente responder con mensajes constructivos. Por cierto, ¿todavía no te hemos dicho que hoy estás radiante?

Publicidad
También te puede interesar

Tan sólo 1 de cada 5 mujeres se sienten atractiva, guapa o mona

Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...