La primera vez que te llaman “señora”

¿Son un mito las crisis relacionadas con la edad?
Patricia Cantalejo -
La primera vez que te llaman “señora”
La primera vez que te llaman “señora”

Un día te descubres pasando una pelota con todas las fuerzas del mundo a unos niños que te han dicho “¿nos pasa el balón, señora?”. O mirando hacia atrás en la cola del supermercado cuando nos aseguran que “es su turno, señora”. Y, de repente, te planteas si es cierto o no eso de la crisis de la mediana edad, tú que rindes en el gym más que hace veinte años, que te siguen valiendo esos vaqueros de campana que hace décadas que no se llevan y que aún llamas a tu madre cuando te surge algún problema.

Recurrimos a la ciencia para que nos ayude con ese terrible momento que podríamos denominar como “señorafobia”.

La llamada crisis de la mediana edad se basa en la idea de que nuestra vida es una especie de U. De la infancia a la edad adulta, vas descubriendo que te rodean muchos problemas, despertando de la infancia. Hasta que llegas a un punto de batacazo, para –después- remontar y comenzar a tomarte la vida con más filosofía. ¿Es verdad?

Hay quien habla de la “crisis de los 30”, otros aseguran que el temido “pico” es la crisis de la mediana edad, que algunos sitúan entre los 40 y los 60 años. Sin embargo, no existe crisis como tal. Al contrario. Según un estudio de Developmental Psychology, las personas declaran ser más felices cumplidos los 40 años que a los 18.

 

Es cierto que se vive un declive físico y psíquico, mucho antes de lo que uno piensa. De hecho, el cerebro alcanza su máximo esplendor alrededor de los 22 años y, al cumplir 27, ya va reduciendo su velocidad. Por no hablar de los cambios físicos, de la ralentización del metabolismo, de la menopausia…

La presión profesional, el cuidar a los hijos a la vez que también empiezas a preocuparte por tus padres… todo es un caldo de cultivo que hace que la depresión y la ansiedad sea mayor en la década de los 40. Por eso, si estás en esta etapa, tranquila. Solo es cuestión de esperar unos años y volverás a lo más alto de la montaña rusa que, según los psicólogos, es cumplir años.

Además, es importante comprender que nada tiene una fecha correcta: ni los embarazos, ni los cambios de vida, ni por supuesto a la hora de empezar a cuidarse.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: EMPEZAR UN ENTRENAMIENTO A LOS 60

Te recomendamos

La verdura desintoxicante para tomar en cualquier momento y lugar...

Que las agujetas no te paren...

Las nuevas Nike Air Zoom Pegasus 35 te descubren el Zen Running...

Descubre si tu crema solar aguanta tus entrenamientos...