La maternidad entre las deportistas de élite: el techo de acero

Ojalá las futbolistas tuvieran que dormir poco para atender a sus hijos
Patricia Cantalejo -
La maternidad entre las deportistas de élite: el techo de acero
La maternidad entre las deportistas de élite: el techo de acero

Las últimas declaraciones de Juanma Castaño, presentador del programa El Partidazo, de la COPE, están levantando mucha indignación: “Los futbolistas no pueden cuidar por la noche de sus hijos (...) El futbolista vive de su descanso”.

Hasta su propio equipo le contradecía. Sin embargo, el periodista argumentaba: “Conozco jugadores que me han dicho que su peor momento profesional ha sido cuando sus hijos eran pequeños y se tenían que levantar por la noche". Y echaba más leña al fuego. Justificaba que salieran de fiesta, ya que es parte de “su descanso emocional”.

Según publicaba El Periódico el pasado mes de agosto, entre los 16 equipos de Primera División no hay ninguna futbolista que sea madre. ¿Por qué? Es algo más que levantarse por la noche para atender al bebé.

En el deporte de élite un embarazo puede ser causa de despido, como el dopaje

Si en el ámbito laboral, la crianza puede suponer un freno; en el terreno de lo deportistas de élite, es un auténtico drama. Estamos ante un verdadero techo de acero y no de cristal. Y no solo pasa en el fútbol.

Esta misma semana la ciclista olímpica Leire Olaberria denunciaba en el Congreso el trato discriminatorio que ha sufrido por querer compaginar su carrera deportiva con su maternidad. De hecho, ha llevado a los tribunales a la Federación de Ciclismo. Le han dejado a un lado, argumentan, y ya no la convocan en la Selección a pesar de sus buenos resultados.

Las deportistas de élite no tienen derechos a la hora de ser madres. Incluso algunas sufren en sus contratos “cláusulas antimaternidad”. En algunas ocasiones, quedarse embarazada puede suponer la rescisión unilateral del contrato y se equipara embarazo con dopaje o una mala conducta.

Si ya de por sí tienen más difícil llegar a vivir de su práctica deportiva, el hecho de ser madres las obliga a renunciar a su carrera. Ellas no tienen en muchas ocasiones ligas profesionales ni convenios colectivos, como sí disfrutan los futbolistas (esos que no se pueden levantar a cuidar a sus hijos, según Castaño).

Un 49% de las futbolistas no cobra por jugar y un 87% finalizará su carrera deportiva antes de cumplir 25 años por la poca o nula remuneración económica que perciben, según un estudio del sindicato internacional de futbolistas (FIFPro).

Te recomendamos

¡Supera el reto y conviértete en portada de Sport Life!...

Descubre el primer yogur vegetal de almendra con sello vegano...

El nuevo tubular de BUFF® se fabrica a partir de microfibras que se obtienen de botel...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...

En su aniversario la GEL-KAYANO 25 se pone al día en cuanto a confort, materiales y r...

Los kiwis Zespri SunGold tienen un alto contenido en vitamina C....