El motivo por el que ignorabas (tanto) a tu madre

Cuéntale que es culpa del cerebro
JILLIAN KRAMER -
El motivo por el que ignorabas (tanto) a tu madre
El motivo por el que ignorabas (tanto) a tu madre

“Te lo dije”, “eras una niña difícil”, “nunca me hacías caso”, “me sacabas de quicio”. ¿Tu madre todavía te recuerda lo insoportable que fuiste durante tu adolescencia y los problemas emocionales que tenías a los dieciséis años?

Bien, la próxima vez que se ponga en el plan de madre que se lamenta de su hija recuérdale lo que dicen los expertos: se ha comprobado que el cerebro de los jóvenes simplemente no tiene la habilidad para procesar este tipo de críticas. ¡Ajá!

Para llegar a esta conclusión, más de 30 adolescentes en plena edad del pavo fueron objeto de estudio con sus respectivas madres. La prueba consistía en escanear el cerebro de los jóvenes y observar qué actividad tenía al oír las quejas de sus progenitoras. “Estoy harta de repetir que recojas tu habitación”, “siempre estás delante del ordenador, podrías ayudarme un poco más en casa”, “¿Has hecho los deberes? Doy fe que no”, “Con esa ropa pareces un payaso”. Así, se demostó que los lamentos maternales activan una parte del cerebro, pero disminuyen la parte que procesa y comprende la información. Y además, la parte que controla las emociones también se redujo. En otras palabras: no somos capaces de procesar aquello que no nos gusta oír.

Así pues, la próxima vez que te advierta de que aquel novio no te convenía, explícale que simplemente aquello de “te lo dije” tú no eras capaz de procesarlo, ¡pobre de mí, mamá!

Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...