Cómo no perder la calma cuando te sacan de quicio

Be zen, my friend
Women's Health -
Cómo no perder la calma cuando te sacan de quicio
Cómo no perder la calma cuando te sacan de quicio

Todas queremos aprender a combatir el estrés, a calmarnos, y, como no, aprender a meditar. Sin embargo, entre el cabreo de algunos conductores, las continuas noticias de políticos jugando sucio o la gente impaciente en la cola del súper, a veces parece que la rabia lo invada todo y que eso nos acabe afectando.

Pero antes de llegues al extremo de perder los nervios, tenemos algunos consejos súper útiles para que saques tu lado más zen incluso en las peores situaciones:

1. Tiempo muerto. Nadie piensa con claridad en plena tormenta. Así que lo mejor será pararte y tomarte tu tiempo. Pensar con claridad sobre los verdaderos problemas, sobre cómo plantear las situaciones o sobre qué es lo que quieres lograr maximizará las probabilidades de salir airosa. Pero hay más. Tranquilizándote podrás controlar tu voz y no elevar (innecesariamente) el tono.

2. Cuando el problema es otro. A veces, cuando nos enfadamos, en realidad estamos sacando una emoción diferente, subyacente. Ante estas situaciones, la sugerencia es que te hagas las siguientes preguntas: ¿Siento que me han faltado el respeto? ¿Me siento juzgada de forma injusta? ¿Estoy siendo desatendida? A menudo se descubre una carencia más profunda de lo que creíamos y que es la que desactiva la ira. Después de todo, si no estás realmente molesta sino más bien triste, encararás tu problema de manera diferente.

3. Respira. Literalmente. La vida avanza muy rápido y a veces nuestras emociones no pueden adaptarse fácilmente. Vivimos en un mundo ultraconectado y es fácil sentir emociones como la frustración o la ira. Ante estos casos, una de las mejores formas de conservar la calma es con una respiración más lenta durante un minuto centrándote en el ritmo de tu corazón.  De esta forma relajas el ritmo cardíaco y le envías una señal al cerebro para recuperar el equilibrio emocional.


MÁS: 3 ejercicios de respiración antiestrés

4. Piensa y después, actúa. Antes de decirle a alguien lo primero que se te pasa por la cabeza, recuerda: hablar en pleno calentón no resolverá nada. En todo caso, lo que te provocará es estar más enfadada y alterada. Así que lo mejor será tomarse un tiempo para pensar con la cabeza fría lo que quieres decir. Busca otro momento para hablar honestamente de lo que crees. Es la mejor opción ante las situaciones (y las personas) más difíciles.

Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...