Cómo controlar las lágrimas (cuando no puedes llorar)

Consejos para las más lloronas
K. ALEISHA FETTERS -
Cómo controlar las lágrimas (cuando no puedes llorar)
Cómo controlar las lágrimas (cuando no puedes llorar)

Estás en una conversación y la cosa se empieza a poner fea, y por lo que sea, porque ese día estás más baja de ánimos o porque te afecta sobremanera lo que se está diciendo, te entran unas ganas irreparables de llorar, y las contienes, pero los ojos se te van empañando en lágrimas poco a poco. Intentas retenerlas, que no se te escape ni una, y piensas “sobre todo, que nadie me vea llorar por esta tontería” ¡Pero quizás ya es demasiado tarde!

¿Cuántas veces te ha sucedido algo así?

Ante todo, ¡relax! Llorar es de las cosas más sanas y necesarias que existen, así que hacerlo de vez en cuando no está nada mal, pero nos proponemos ayudarte a contener las lágrimas en los momentos y lugares en los que de verdad no debes llorar. ¡Toma nota de todos estos trucos!

En primer lugar, debes de ser consciente de que por muy dura que sea la discusión, la bronca de tu jefe o las explicaciones de tu novio, siempre tienes la capacidad de aguantar, y es que, según los psicólogos, la tendencia a llorar de muchas personas se debe a la “catastrofización” es decir, pensar que todo es mucho más malo de lo que realmente es. Por eso, nuestro consejo es que cuando estés en una situación en que veas que vas a acabar hecha un mar de lágrimas, relativices y pienses si realmente es tan duro lo que está sucediendo.

Por ejemplo, discutes con tu chico, porque está harto de tu desorden y desorganización, y te pones a llorar inminentemente. Eso es catastrofizar,  ya que te pones en lo peor, y crees que te va a dejar por desastre, cuando normalmente no será así. Estan también las lágrimas espontáneas que se nos escapan en estos momentos y también pueden deberse a la tensión acumulada y a los cambios hormonales.

Otra recomendación muy útil para cuando sabes que te vas a enfrentar a alguna discusión es prepararte con antelación, relajarte y decirte a ti misma que vas a poder con ello sin problemas, sobre todo para infundirte confianza. De esta forma cuando llegue el momento tendrás la mente mucho más en calma, y podrás concentrarte en lo que te dice la otra persona exactamente.

Si la cosa avanza y notas que las lágrimas están al caer, haz preguntas a tu interlocutor para rebajar el tono de la discusión, y asegúrate de estar entendiendo bien lo que te dice, y no lo que tu sientes que te va a querer decir. Si focalizas tu mente en los actos tus reacciones emocionales estarán mucho más controladas. Sin embargo, si llegado el momento sigues queriendo llorar ¡Adelante! Llora con todas tus fuerzas si es lo que te cuerpo y mente necesitan.

Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...