9 cosas que todas las prometidas hacen (y no admiten)

Como por ejemplo, convertir a tus damas de honor en tus sirvientas
TESS BAKER -
9 cosas que todas las prometidas hacen (y no admiten)
9 cosas que todas las prometidas hacen (y no admiten)

¿Te casas pronto? o... ¿te has prometido? Prepárate, porque es una época de tu vida muy bonita, sí, pero es posible que acabes sacando una versión de ti misma (demoniaca) que puede sorprenderte. Así que procura mantener la calma, confiar en que saldrá bien y sobre todo, ¡no vuelvas loco a tu novio antes de que se arrepienta!

¿De qué estamos hablando? He aquí algunos ejemplos de ese comportamiento prenupcial.

Ese vestido, sí o sí” Mira que te advirtieron de no probarte ese traje de novia porque estaba fuera de presupuesto. Sin embargo tú, convencida de que ni si quiera lo querrías porque era demasiado caro y ni si quiera era tan bonito, decides probártelo “porque sí”. Y ¡zas!, quieres ese vestido, sí o sí, y si no, también. Como no hay quien logre convencerte de lo contrario, estás dispuesta a hacer cualquier cosa por tenerlo, incluso hipotecarte por él, quedarte sin flores en tu boda, ¡o eliminar el postre del banquete!

Invito a mi madre, ¿o no?”. Aunque seas totalmente consciente de que es ella quien te ha dado la vida, te ha cuidado, educado y visto crecer, por un instante pasa por esa cabeza (diabólica por unos días) no invitarla, porque a cada comentario que hace sobre tu boda te apetece olvidarte “sin querer” de incluirla en la lista de invitados.

¿Testigos? ¡No! Sirvientas. Tienes la suerte de tener unas amigas que te adoran y quieren estar a tu merced el día de tu boda. Por suerte, también tienes la confianza de pedirles que hagan lo que sea por ti durante ese día... Y durante todos los días antes desde el momento en que dijiste el “sí” a tu novio.

Invitar a algunas personas por... puro interés. Mmm, qué casualidad que hayas tachado de la lista de invitados a esa amiga a la que te apetecía tanto ver, y has dejado a ese chico al que viste la semana pasada pero que hace muy buenas fotos.

Espiar el Instagram de tu novio para ver cómo lo pasó en su fiesta de despedida. Eso no lo harías jamás, ¿verdad? Pues qué casualidad que justo unos días antes de tu boda lo sepas todo, todo, sobre esa noche, quién vino, cuánto bebió... ¿Y cómo lo sabes?

Pasar de tu (odiosa) dieta prenupcial. Llevas meses siendo súper estricta con la dieta que hará que luzcas ese vestido de novia como nadie lo hizo antes (y que finalmente has comprado). Incluso has logrado convencer (u obligar) a tu pareja a comer lo mismo que tú. Sin embargo, los últimos días de organización de una boda no son aptos para pensar en comer fruta y quinoa, ¡y sí en un buen pastel de zanahoria!

De repente, tu dama de honor te decepciona. ¿Recuerdas que cuando eras dama de honor de tu amiga, no te perdiste la fiesta de aquel chico que te gustaba y que tuvo lugar justo la noche antes de la boda? Pues resulta que de repente te irrita muchísimo que tu amiga se vaya de fiesta la semana antes de tu gran día... ¡Relax, amiga!

Horrorizarte por algún que otro regalo de boda.La intención es lo que cuenta”, pensabas hasta entonces. Sin embargo, te sorprendes a ti misma reaccionando como quien ha visto un marciano cuando abres alguno de los regalos.

En secreto: quieres llevar extensiones de pelo y pestañas para el resto de tu vida, ¡y lo harás!





Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...

Descubre el primer yogur vegetal de almendra con sello vegano...