7 secretos que deberías haber guardado

¡Confiesa! Hay una cotilla empedernida dentro de ti
TESS BARKER -
7 secretos que deberías haber guardado
7 secretos que deberías haber guardado

Siempre te pasa lo mismo. Te cuentan un secreto, juras y perjuras que no lo contarás a nadie, pero al final se te acaba escapando. ¡Ups! Y es que eso es lo que tienen los secretos. Una vez te los han confiado los haces tuyos y eso significa que (al menos) los tienes que explicar a una persona, aunque suene de lo más contradictorio ¿no crees?

Y como lo de llevarse el misterio a la tumba está más que pasado de moda, recopilamos los 7 secretos que siempre prometes guardar pero acabas aireando a la primera de cambio, acompañados de la típica frase: “Te lo digo pero no se lo cuentes a nadie, ¿vale?”. 

1. Dos amigos tuyos empiezan a tontear
“¿Llegarán a ser pareja, o no?, ¡pero si no pegan nada!, ¿qué pasará si les va mal?” ¡Hay demasiados interrogantes como para guardártelos para ti sola! Este es el típico secreto a voces de manual.

2. Tu cuñada está embarazada
Lo sabes perfectamente, aún no están preparados para contarlo a la familia pero te lo han querido confiar a ti. ¿Cómo vas a guardar la exclusiva? Una no puede resistir la tentación de contar a todo el mundo que va a ser tía. Eso sí, aunque el mal ya esté hecho, lo vas a compensar comprando mil y un regalitos para el bebé.

MÁS: 10 respuestas a la temida pregunta “¿Cuándo vas a quedarte embarazada?”

3. La historia de una party salvaje
Lo que pasa en Ibiza se queda en Ibiza, o eso dijisteis. ¿Pero cómo no le vas a contar a una amiga del trabajo esa noche tan inolvidable que sigues sin poder borrar de tus retinas? Tu amiga más desbocada acabó durmiendo desnuda sobre una pila de toallas de hotel. Ella ni la conoce ¡no se puede considerar un secreto desvelado!

4. Familiares con antecedentes
Menos mal que esto no es una película del oeste, sino más de uno aparecería en los carteles de “Se busca”, pero ya te encargas tú de hacerlo público. Y más si tu prima la del pueblo tiene una extraña afición por robar en el supermercado, esa es, sin duda, una historia que debe ser explicada, por el bien de la humanidad.

MÁS: 5 formas de ser una mala amiga (sin darte cuenta)

5. Sexo torpe y ligues que salen rana
Todo tiene un lado bueno, y es que aunque la noche fuera un desastre, y quedaras de todo menos satisfecha, al menos has podido reírte con tus amigas de lo patoso que fue el chico de la camisa a cuadros que conociste en la fiesta. ¡Y eso que le prometiste que todo quedaría entre vosotros dos!

6. Tu compañero deja el trabajo
Te lo ha confesado, ya no aguanta más. El estrés y el  jefe han podido con él. Respetas su decisión y le echarás mucho de menos como compañero de fatigas, pero ¿cuándo se supone que lo va a contar? Ante la primicia, tus labios cobran vida y acaban largándoselo hasta al guardia de seguridad de la entrada.

MÁS: 7 formas de ganarte a tu jefe

7. Tu hermana mayor se meó de risa, literalmente
El chiste era gracioso ¿pero tanto? Desde entonces te planteas si deberías acudir al Club de la Comedia, no vaya a ser que estés desperdiciando tanto talento. Pero, siendo realista, sabes que tu hermana sólo tenía el día tonto, sí, tan tonto como para no poder aguantarse. Para quedarte satisfecha, al menos habrás vuelto a contar a alguien lo que sucedió. ¿Y quién sabe? ¡Puede que la historia se repita!

Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...