Tus secretos en las apps de dating ¿al descubierto?

Si eres de las que no tiene miedo de desnudarse en el mundo online, toma precauciones
Lucía Martín -
Tus secretos en las apps de dating ¿al descubierto?
Tus secretos en las apps de dating ¿al descubierto?

Los datos que circulan por la Red no son tan privados como pensabas. El hacker ético Yago Hansen, experto en seguridad de redes wifi , llevó a cabo un curioso experimento en su oficina: a través de una red wifi gratuita comprobó que cada vez que uno de sus compañeros usuario de Tinder, la archifamosa app para ligar, se conectaba a ella, el resto podía ver en las pantallas de sus teléfonos las fotos que desfilaban por la del usuario: “No teníamos acceso a las conversaciones, porque van encriptadas, pero sí a todas las imágenes”, comenta Hansen. Esto no solo pone de manifiesto lo peligrosas que son las redes gratuitas (a las que nos conectamos muy alegremente cada vez que detectamos una), sino también que las aplicaciones de contactos, que son bastante vulnerables. De hecho, un 60% son accesibles a los piratas informáticos, según IBM.

 

1. ¿Datos encriptadas?: Intimidad al descubierto

Pero esto no sucede solo con las aplicaciones de dating. En 2014 hackearon los servidores de la herramienta para chatear Snapchat, muy utilizada por los jóvenes. La particularidad de esta aplicación es que permite el envío de fotos entre los usuarios, imágenes que se borran a los pocos segundos tras ser recibidas. Al menos eso era lo que se suponía. Y lo que difundía la empresa desarrolladora, que decía no guardar ningún tipo de material en sus servidores. Muchos adolescentes, confiados, aprovecharon para enviar fotos subidas de tono, creyéndose ajenos a cualquier peligro. Pero el escándalo saltó cuando se descubrieron miles de fotografías explícitas en los servidores de la compañía, en su mayoría, de menores…

 

2 ¿Información para qué?: Mix & Match

Tinder, la app americana para ligar, ha sacado del armario, literalmente, a todos los servicios on line para encontrar amor (o sexo), rompiendo con el mito del algoritmo. Me explico: Meetic, eDarling…, las webs con más solera en este tema se han vanagloriado siempre de sus algoritmos para encontrar medias naranjas. Pero llegó Tinder, con su opción de pantallazo a la izquierda si el otro/a no te gusta, o a la derecha si es que sí, y demostró que para acertar en la búsqueda de pareja no hacen falta sesudos estudios matemáticos, solo que te llame la atención su cara.

 

3. Sin miedo a desnudarnos... en el universo on line

Tinder, Badoo, Lovoo, Groopify, OkCupid… Las apps para ligar surgen como champiñones y cada día suman cientos de seguidores. Pero, ¡cuidado!, las descargamos sin pararnos a pensar qué datos estamos facilitando a estas empresas desde el momento en el que hacemos clic. Y son muchos: no solo los que autorizamos en el momento de descarga, sino toda la información que proporcionamos, gratuitamente, cuando contestamos a sus preguntas enfocadas, según dicen, a encontrar tu amor. Por ejemplo, ¿prefieres mar o playa?, ¿vacaciones de mochila o en hotel?, ¿estás a favor del matrimonio homosexual? Jugosos datos que representan una pepita de oro para todas estas empresas. 

Aquí van algunas cifras: Google procesa más de 24 petabytes de datos al día, se suben más de 10 millones de fotos nuevas cada hora a Facebook, cada segundo Youtube incorpora una hora de vídeo… Está claro que Internet nos seduce. “Desde el momento en que millones de personas estamos enganchadas a intercambiar información on line, esta actividad se convierte en algo central en nuestras vidas y quien controla sus dinámicas puede controlar nuestra percepción”, explica el sociólogo Javier de Rivera.

  

4. Bajo control: El gran hermano nos vigila

“Tinder es una herramientapara alimentar bases de datosde geolocalizaciones y degustos sexuales, unconocimiento muy útil para eldiseño de campañas demarketing, de selección depersonal o de cualquier otroexperimento de manipulaciónsocial”, añade este experto. “Una app de dating puede acceder a los datos de tu agenda del móvil, al registro de contactos y de llamadas”, comenta Yago Hansen. “Y, además, les autorizamos a ello cuando bajamos la aplicación. En una de esas muchas pantallas que vas teniendo que autorizar bajo la orden de “siguiente”, te informan de ello. Lo que no sabemos es qué uso hacen de esos datos”, dice.

 

5. Operación destape: Te juegas tu puesto de trabajo

En un reciente estudio, IBM analizó 41 aplicaciones de contactos para teléfonos Android (al parecer son mucho más fáciles de hackear que los iPhone). ¿Conclusión? 26 de ellas son vulnerables a ciberataques. Y no es solo que puedan usar tus datos personales, IBM detectó, además, que casi en la mitad de los casos, esas aplicaciones se instalan en los teléfonos de empresa y, por lo tanto, dejan al descubierto información corporativa. Para ponérselo difícil a los ciberdelincuentes hay que ser más cuidadosos y no dar excesiva información de uno mismo: “No hemos sido educados para saber qué debemos contar en las plataformas digitales y qué no. Pero la información es poder... y dinero”, recuerda Hansen.

 

6. ¿Cómo borrar tu cuenta?

Darse de baja de uno de estos servicios es casi una misión imposible. En Tinder, por ejemplo, puedes cancelar la cuenta en la misma app (asegúrate de borrar antes tus fotos, matches y conversaciones).

Luego tienes que eliminarla del teléfono y enviar un correo a Tinder (help@gotinder.com) solicitando que borren tu información personal (asegúrate de identifi car tu nombre de usuario en Facebook porque te conectas a través de esta red).

En todo caso, Tinder advierte de que se queda con datos “para realizar análisis y prevenir fraudes y otras acciones”. Como puntualiza Hansen, “borrar tu rastro públicamente es una cosa, pero ¿de verdad las empresas eliminan  estos datos de sus servidores? La respuesta es “no”.

 

7. ¿Qué saben de mi?

La apertura de cuentasen las webs o apps de ligue es gratuita porque la información que facilitamos al inscribirnos en ellas es muy valiosa para las empresas. Sus ingresos no solo proceden de las cuentas de pago, sino también del negocio que hacen con los datos.

OkCupid, por ejemplo, los ha vendido a las universidades de Yale y Stanford (EE.UU.), que están realizando estudios sobre cómo influyen las opiniones políticas en la elección de interlocutores sociales. Por otra parte, cuando te descargas la app Bang with Friends das acceso a tu perfil público en Facebook, lista de amigos, inclinación sexual, cumpleaños, ciudad en la que vives, fotos, relaciones, etc. Blendr recaba, además, tu historial laboral. Badoo te informa de que, una vez abierta la cuenta, realizan un seguimiento de tu dirección IP y de tus direcciones de correo electrónico y te piden tu número de teléfono para “asegurarse de que eres una persona real”.

Así que si quieres saber a qué datos has dado acceso (lo hacemos constantemente sin advertirlo), entra en tu cuenta de Facebook, en el apartado “configuración” y haz clic en “aplicaciones”. “El hecho de que solo te puedas conectar a través de Facebook implica que quieren conocer tu identidad. El usuario no es consciente de los peligros que eso entraña”, dice el sociólogo Javier de Rivera. instalan en los teléfonos de empresa y, por lo tanto, dejan al descubierto información corporativa.

Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...

Descubre el primer yogur vegetal de almendra con sello vegano...