Suda en el gym...¡disfruta en la cama!

La fórmula es sencilla: cuanto más duro entrenes, mejor te lo pasarás entre las sábanas
María Gijón -
Suda en el gym...¡disfruta en la cama!
Suda en el gym...¡disfruta en la cama!

Tenemos la razón definitiva que te hará pisar el gym y querer cumplir con tu rutina de entrenos a rajatabla. No, no se llama “operación bikini”. Tampoco tiene nada que ver con esos jeans que te compraste dos tallas por debajo de la tuya en un arrebato de gran optimismo. Estamos hablando de disfrutar como nunca del SEXO. Sí, en mayúsculas. ¿Necesitas más motivos para calzarte las zapatillas y darlo todo? Así que mientras que hagas tu tanda de sentadillas, olvídate de lo mucho que te duelen los cuádriceps y piensa en lo bien que te lo pasarás en tu cita con el Sr. Orgasmo. 

1. Física y química
Adivina, adivinanza, ¿qué actividad te hace perder peso al mismo tiempo que sudas, gozas y gritas extasiada? ¡Una tarde de fitness y una noche de placer non-stop! Ambas acciones provocan en tu cuerpo fuegos artificiales en forma de una explosión hormonal. “El sexo y el ejercicio físico aumentan la producción de endorfinas, bautizadas como las hormonas de la felicidad. Y esto se traduce en una sensación de bienestar increíble”, explica Núria Jorba, sexóloga y coach sexual. “Por otra parte, la dopamina incrementa sus niveles con el ejercicio físico y, precisamente, es esta hormona la que eleva el deseo sexual”, asegura la experta. Tampoco hay que olvidar la liberación de estrés que se produce y, por lo tanto, la reducción de los niveles de cortisol, que bloquean las hormonas sexuales. Además, con el buen tiempo, es recomendable hacer ejercicio al aire libre: el sol estimulará la producción de vitamina D, esencial para generar testosterona, hormona que hará que tu libido suba como la espuma.

2. Sexo y deporte, ¿un tándem perfecto?
Siempre ha existido la leyenda urbana de que el sexo antes de una competición es contraproducente por el desgaste de energía que se produce. De hecho, seguro que recordarás la polémica recomendación que la Selección Española de Fútbol hizo el año pasado a Piqué y a su inseparable Shakira de dar rienda suelta a su pasión durante el Mundial de Brasil. Pues bien, good news: un estudio de la Universidad McGill (Canadá) ha desmontado la teoría y asegura que no existe ningún tipo de relación entre el rendimiento en la cama y en la pista. Incluso hay expertos que afirman que, en el caso de las mujeres, una noche de placer antes de un evento deportivo aporta un extra de energía a causa del subidón de testosterona. Así que si mañana tienes una carrera y te apetece, ten tu momento de relax rapidito.

3. ¡Haz que fluya!
Si tienes problemas de excitación y respuesta sexual, quítate de la cabeza la idea de que inventen una pastillita azul para mujeres y, mejor, haz una sesión de sentadillas cada día. No, no nos hemos vuelto locas. Según un estudio de la Universidad de Faith (Turquía), a menudo la falta de deseo sexual se debe a un flujo sanguíneo insuficiente en el área genital y, ¡atención!, de acuerdo con las investigaciones llevadas a cabo, la práctica de ejercicio de forma regular incrementa la circulación en zonas clave, como el clítoris.

4. Juntos y revueltos
Practicar ejercicio con tu chico puede convertirse en la mejor terapia de pareja. Tal y como apunta el estudio de la Universidad de Santa Clara (EE.UU.), compartir metas en el gym afianza la unión y refuerza el feeling entre ambos. “Es una forma efectiva de alcanzar logros y establecer unas bases de compañerismo”, explica Jorba. A lo que añade: “El deporte aumenta nuestro deseo sexual y su punto más álgido se da a los 15 minutos del ejercicio”. ¿Os animáis a hacer un entrenamiento funcional en casa y a ducharos juntos? ¿Se te ocurre mejor forma de estirar?

5. Orgullosa de tu body
¿Desde que empezaste a correr cada tarde te atreves con posturas sexuales como la Amazona? ¿Tienes más ganas de marcha? ¿Ni siquiera te fijas en si la luz está encendida o apagada mientras lo hacéis? Es un hecho que desde que dejaste atrás tu vida sedentaria has perdido esos kilitos de más, has tonificado y definido tus curvas y te sientes más sexy que nunca... ergo, te atreves con posturas en las que tu cuerpo está más expuesto. Los ejercicios aeróbicos, como el running o el ciclismo, te ayudarán a aumentar tu resistencia. Aunque si lo que quieres es aprender de modo práctico todo el Kamasutra, sigue los consejos de Christel Alcaide, fisioterapeuta especializado en la reeducación del suelo pélvico de Fisiohm: “Para poder realizar todo tipo de posturas debes trabajar la flexibilidad con estiramientos diarios de los músculos aductores, cuádriceps, isquiotibiales, glúteos y piramidales. ¿Cómo? Apuesta por el yoga y el pilates”.

Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...

Descubre el primer yogur vegetal de almendra con sello vegano...