La clave del éxito de las parejas perfectas

La reacción de las parejas frente a las situaciones difíciles dice mucho de la relación
ZAHRA BARNES -
La clave del éxito de las parejas perfectas
La clave del éxito de las parejas perfectas

Un despido, que los padres de tu pareja no te soporten, problemas en la cama… Son algunas de las causas de crisis de pareja más habituales. Incluso puede que, si no se llevan bien, puedan provocar la ruptura de una relación estable.

La verdad ante todo. El amor es maravilloso, y sobre todo, cuando encuentras a una persona con la que te encanta compartir tu día a día. Pero te avisamos ya por si pensabas que todo iba a ser de color de rosa. En el mundo de la pareja también hay baches y algunos ellos son gordos. De hecho, es la capacidad de sobrellevar los momentos difíciles lo que marca la diferencia entre las parejas sólidas y las que están condenadas al fracaso.

Por tanto, la clave de las parejas perfectas está en la habilidad de afrontar diferentes situaciones de una forma compenetrada.


A continuación, te enseñamos como superar los 7 momentos más difíciles a los que suelen enfrentarse las parejas. ¡Toma nota!

Situación 1: Alguno de los dos pierde el trabajo

Pareja infeliz: El sentimiento de culpa se instala en la relación. Tras de él, aparecen la rabia y el enfado constante. Si demuestras falta de empatía puedes terminar formulando preguntas tipo “¿Por qué no lo viste venir?”, “¿Cómo dejaste que esto pasará?”. Con este tipo de comentarios sólo se consigue hundir más al que ha sido despedido. Piensa que seguramente hizo todo lo posible por mantener su puesto de trabajo, así que machacándole no conseguirás nada más que empeorar la relación.

Pareja feliz: Tan sólo se trata de acompañar a la otra persona. Apoyándola y dándole fuerzas para que no se desmorone tendrá más posibilidades de encontrar otro trabajo antes. La empatía en una relación es uno de los elementos clave que puede ayudar a superar cualquier situación difícil. Si además te implicas en la búsqueda de un nuevo trabajo con la persona afectada, cargando parte de la responsabilidad, le harás más llevadera la transición a tu pareja y reforzarás al mismo tiempo tu relación.

Situación 2: Alguien liga con tu pareja

Pareja infeliz: La sospecha es muy común entre las parejas que desconfían el uno del otro. Si estás en una relación infeliz te será más fácil caer en los celos, la desconfianza y la acusaciones constantes de engaño, infidelidad, etc. Además de eso, cuando tu pareja te trate de explicar cualquier cosa que justifique lo que crees que has visto, estarás reacia a escuchar.

Pareja feliz: Aunque nunca guste ni ver ni pensar que tu pareja puede estar ligando con otra persona, la reacción de una pareja feliz sería algo como: “Que mire, a mi me da igual, la afortunada soy yo por tenerle”. Al ver que tu pareja gusta a otras personas, se ven reforzados tus sentimientos y deseos físicos hacia ella.

Situación 3: Sus padres no te soportan, o viceversa

Pareja infeliz: Es una de las causas de ruptura más habituales. La desaprobación de los padres suele influir mucho en los sentimientos de la pareja. Tanto el rechazo que siente la parte de la pareja que no es aceptada, como el sentimiento de inseguridad que se crea en la otra persona. Todo ello provoca inestabilidad en la relación.  Además, suelen escucharse reproches como “haz lo que quiera tu madre”, “yo no pienso ir a visitarles”, etc.

Pareja feliz: Las parejas con relaciones fuertes y sólidas suelen combatir este tipo de situaciones como un equipo más que de manera individual. Juntos será más fácil demostrar que estáis hechos el uno para el otro y que, tarde o temprano, lo tendrán que aceptar.

Situación 4: Odia a tu mejor amiga, o viceversa

Pareja infeliz: Cada vez que tu novio menciona el nombre de su mejor amigo, se te escapa alguna palabrota o alguna queja hacia él. Se trata de una conducta que aparece en las personas que están inseguras y temen perder a su pareja por terceros. Por mucho que no te guste su amigo, tienes que recordar que por algún motivo lo es, y que si lo machacas puedes llegar a empeorar tu relación por desprestigiar a una amistad suya. Al igual que tú, él también aprecia a sus amigos.

Pareja feliz: Si no te cae bien su mejor amigo, no te preocupes, esto pasa hasta en  las mejores familias. Pero a diferencia de una pareja infeliz, la pareja sólida lo abordaría con algo parecido a: “Sinceramente no me cae demasiado bien tu amigo, pero me alegro de que tengas una relación tan buena con él”. De este modo, tu pareja entenderá que prefieras no salir con ellos cuando queden y lo respetará. La clave está en que ninguno de los dos sacrifique su felicidad por el otro.

Situación 5: Problemas en la cama

Pareja infeliz: Si alguno de los dos no está satisfecho sexualmente, comenzará a culpar al otro por ello. Lluvia de acusaciones y reproches. Además del sentimiento de culpa de la persona que no le apetece hacerlo.

Pareja feliz: No es malo expresar tus necesidades y tus ganas de tener sexo, pero el tono en el que lo haces es decisivo. Transmite con tranquilidad tus demandas y seguro que tu pareja las entenderá. Hablar las cosas es bueno, siempre y cuando no sea a través de reproches.

Situación 6: Alguno de los dos es adicto al trabajo

Pareja infeliz: Cuando alguno de los dos es adicto al trabajo, la reacción más normal por parte del otro es pedir que vuelva antes del trabajo y que pase más tiempo con ella. Lo cual es muy normal y comprensible. Lo malo viene, cuando esa persona recibe una negativa por parte del workaholic y, entonces, se monta un lío monumental.

Pareja feliz: La reacción de una pareja feliz sería transmitir el malestar, pero al mismo tiempo también el orgullo que desprende ver como trabaja la otra persona para ascender a un puesto de trabajo más alto. En algunos casos, la pareja puede involucrarse también para lograr mejores resultados y crear una relación más fuerte.

Situación 7: Alguno de los dos se pone enfermo

Pareja infeliz: Hay personas que son más reticentes a sufrir molestias o enfermedades. Cuando se tiene una pareja que casi siempre está enferma, se suelen caer en los enfados constantes. Tanto por parte de la persona que está enferma (por los dolores que sufre) cómo por la otra persona, la cual ve imposible hacer planes diferentes porque su pareja siempre tiene que estar recuperándose en casa.

Pareja feliz: Una pareja sólida se informaría de las molestias o enfermedades de su compañero para entender por lo que está pasando y así convertirse en un mejor apoyo. Al ver la implicación del otro, el enfermo expresará su gratitud e intentará mejorar cuanto antes para poder hacer planes diferentes y más variados.

Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...