Evita el contagio de las discusiones de pareja

Cuando tus amigos se tiran los trastos a la cabeza, es muy posible que tú acabes haciendo lo mismo
Eva Carnero -
Evita el contagio de las discusiones de pareja
Evita el contagio de las discusiones de pareja

Una investigación reciente concluye que las neuronas espejo o células cerebrales pueden ser sensibles a la energía negativa, por lo que el hecho de ser testigo de una actitud beligerante de otra persona, podría ponerte en la antesala de tu propia batallita. Como suponemos que no quieres que tu relación se vaya al traste por culpa de una pelea que no tiene nada que ver con vosotros, te proponemos algunas sugerencias para bloquear el ambiente enrarecido que respiran algunas parejas.

¿Es inevitable el contagio?

Eres una persona con ideas propias, decidida, con carácter... entonces, ¿por qué permites que los problemas de los demás interfieran en tu vida? Según la ciencia, no es que te encante regocijarte en el drama, simplemente es el espejismo social el que te impide actuar de otra manera. Imitar a los demás es un proceso automático (desencadenado por las neuronas espejo) que nos ayuda a comprender mejor los motivos, deseos y pensamientos de los otros.
Ni siquiera es necesario que estés cerca de alguien – física o emocionalmente – para hacerte cargo de sus sentimientos. Sólo con oír hablar de los problemas de la amiga de una amiga es suficiente para que te dé bajón. La imposibilidad de discernir de dónde proceden esos sentimientos negativos puede provocar que proyectes tu ira y tu rencor en tu chico , lo cual podría desatar una discusión que no conseguirás aplacar con un simple: "Sólo estaba bromeando". Además, como tu pareja tampoco tiene ni idea de por qué te estás poniendo de mal humor, "puede pensar que estos sentimientos se deben a que no te gusta algo de él, lo que será motivo suficiente para que reaccione (no muy bien)", según la psicoterapeuta Avril Carruthers, autora de Freedom from Toxic Relationships.

Pon freno a la negatividad

Tus neuronas espejo no se pueden desconectar sin más pero puedes impedir que la tensión de las relaciones de otras personas te saque de quicio. Así, el simple hecho de estar más atenta a lo que te rodea puede servirte de ayuda. Y aunque tu primer instinto sea el de ponerte en su lugar, es mejor que te sitúes a ti misma como una espectadora comprensiva pero que no se implica. Así que, si tu hermana va a convertir una salida de chicas en una investigación para saber si su chico le engaña, resístete al impulso de permitir que sus suspicacias espoleen tus propias sospechas. Es fundamental reconocer quién tiene el problema y no echárselo encima a una misma.
Marca las distancias y tendrás menos probabilidades de que te contagie su paranoia. ¿Y si pasan los días y todavía continúas dándole vueltas a la conversación? Piensa en las diferencias que hay entre su relación y la tuya. ¿Te acuerdas de cuando tu chico te dijo que eras la chica más sexy que jamás había visto? Está claro, vosotros dos estáis bien.

Más sobre el tema: Cuatro estrategias para no discutir.

Si estás atrapada en medio del tráfico con una pareja cabreada, haz todo lo que puedas para desviar la conversación hacia un tema lo menos conflictivo posible, como el bonito paisaje que os rodea, o desconecta y distráete con música. No intentes rebajar la tensión con un chiste (hay muchas posibilidades de que no funcione). Si has sobrevivido a la contienda, avisa a tu chico de que podría tener un efecto dominó.
Sin embargo, si se da la circunstancia de que este desafortunado viaje no es un caso aislado, o sea, que cada vez que estás con esta pareja parece la Tercera Guerra Mundial, lo mejor que podríais hacer es distanciaros de ellos hasta que las cosas se calmen o, por fin, se separen.

Más sobre el tema: El exceso de Whatsapp prova discusiones de pareja

Sí al buen rollito

Aunque las neuronas espejo son sensibles tanto a los sentimientos negativos como a los positivos, es más sano salir con otras parejas a las que admiras por demostrarse cariño y respeto. En las horas que siguen a estas citas dobles es probable que tu chico y tú no os quitéis las manos de encima. Y verás cómo te alegras de que la energía (esta vez romántica) de tus amigos te persiga en forma de nube hasta tu casa.


Más sobre el tema: Haz el amor y no la guerra.

 

Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...