El atlas masculino

Descubre el cuerpo del hombre, zona a zona, y aprovecha los recovecos de su geografía
Women's Health -
El atlas masculino
El atlas masculino

EL CEREBRO
A pesar de los rumores, es la cabeza la que dirige el cotarro. "El orgasmo no es más que la activación del cerebro", afirma Gert Holstege, sexólogo investigador de la Universidad de Groningen, en Holanda. Holstege ha averiguado que cuando una mujer tiene un orgasmo, se activa la parte de su cerebro asociada a la relajación mientras que, en el orgasmo masculino, es la zona del cerebro responsable de las sensaciones la que entra en funcionamiento. O lo que es lo mismo: él necesita una mayor cantidad y variedad de contacto que tú.

La sabiduría popular: Haz lo que siempre has querido, que es dedicar más tiempo a los preliminares. Un estudio canadiense concluyó que, aunque las mujeres damos por sentado que los hombres no se toman tantas molestias, lo ideal para ellos es dedicar unos 20 minutos a juguetear. Apuntan maneras.Aprovéchalo y disfruta.
Tu 'souvenir': Hazte un regalo a ti misma haciéndoselo a él. Un estudio reciente ha llegado a la conclusión de que las mujeres que realizaron cinco clases distintas de actos sexuales (posturas, estimulación oral y manual) tenían un 89% de posibilidades de llegar al orgasmo de infarto. En la variedad también está tu gusto: hablar, jugar y divertirse.

LA BOCA
Los viajeros suelen no pararse demasiado en el primer lugar de su lista para llegar rápidamente a las zonas más llamativas, pero quédate un poco más y verás cuánto mejora tu viaje. Los médicos y los sexólogos saben que los labios están llenos de terminaciones nerviosas (tienen unas 100 más que los dedos). Para que te hagas una idea, ni los genitales tienen tanta sensibilidad. La saliva masculina está repleta de testosterona, la hormona responsable de aumentar la libido. Eso explica porque los hombres prefieren besos con más lengua que las mujeres. Atlas masculino

La sabiduría popular: Explora todas las zonas que puedas. Un estudio de la Universidad de Princeton ha concluido que los besos en los párpados, el estómago y el cuello son los más excitantes. La causa: en nuestra conducta de apareamiento pretendemos demostrar que confiamos en nuestra pareja y no hay un modo mejor de hacerlo que permitiéndole acceder a nuestras zonas más vulnerables.
Tu 'souvenir': Puede que te suban la tensión pero también reducen los niveles de estrés: los besos apasionados disminuyen los niveles de cortisol, causante de la ansiedad. Sé amorosa y bésalo mucho. Si no te gusta cómo lo hace enséñale a hacerlo a tu gusto.

LOS TESTÍCULOS
Necesitan un poco de cariño. Los sexólogos apuntan que son extremadamente sensibles y les resulta sorprendente la cantidad de veces que son ignorados durante el acto sexual. Acarícialos pero no los estrujes porque los moratones aparecen en los testículos por muy poca cosa.

La sabiduría popular: Estirarlos suavemente hacia abajo durante la penetración aumenta el tiempo y la intensidad de su orgasmo.
Tu 'souvenir': A las mujeres nos cuesta más llegar al orgasmo así que, cuanto más dure, mejor para los dos. Dormiréis de lujo.

EL PENE
Seguro que has visto mil veces su erección pero, al igual que sucede cada vez que ves el Big Ben, es bastante probable que solo te hayas fijado en la parte de arriba. Mientras lo sujetas, aprétalo con firmeza, pero no fuerte. La presión restringe el paso de la sangre, lo cual dificulta la erección y retrasa el orgasmo.

La sabiduría popular:
La parte de arriba del pene responde bien a la fricción. Imagínatelo como la lámpara del genio y pídele un deseo.
Tu 'souvenir': Tú también tienes tus preferencias, tus zonas erógenas y tus gustos. Descúbrele tu geografía (autopistas incluidas). Por ejemplo, susúrrale al oído que es más probable que llegues al orgasmo si estimula la parte izquierda de tu clítoris. No temas nunca darle indicaciones.

EL PERINEO
Cuando andes por esos lugares perdidos de la mano de Dios, vale la pena hacer una visita a la piel que se encuentra entre los genitales y la zona anal ya que está llena de terminaciones nerviosas. Prueba a acariciarla con suavidad, con suaves movimientos hacia arriba".


La sabiduría popular: Si notas que a tu pareja le gusta, presiona un poco más fuerte o utiliza los nudillos. Así notará la presión en su sensible próstata.
Tu souvenir: Mejora las condiciones de tu viaje con un poco de lubricante: dos tercios de las mujeres disfrutan de experiencias más orgásmicas cuando lo utilizan en sus relaciones, según un estudio de la Universidad de Indiana (EE.UU.).

SU PRÓSTATA
Como en los bares más cool de muchas ciudades, tienes que entrar por la puerta de atrás. Se dice que la próstata es el punto G masculino. Tiene el tamaño de una castaña y se encuentra a cinco centímetros del interior del ano. Antes de explorarlo, mejor hablar con tu pareja para ver si le apetece. Si tú no te vas a sentir cómoda con esto ni te lo plantees.
Si es algo que tenéis hablado y con lo que disfrutáis los dos, una visita al sex shop y algunas compras os pondrán las cosas mucho más fáciles.

Te recomendamos

Mi Empresa Es Saludable presenta la publicación que resume los planes saludables gala...

Perfúmate de la manera más eco...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...