5 momentos en los que el sexo de reconciliación puede ser vuestra ruina

A veces, el revolcón después de la tormenta no es una buena idea
Women's Health -
5 momentos en los que el sexo de reconciliación puede ser vuestra ruina
5 momentos en los que el sexo de reconciliación puede ser vuestra ruina

Los fuegos artificiales en las cama justo después de discutir con tu pareja pueden ser los mejores. Pero si lo que debería ser algo puntual se convierte en rutina (es decir, que con el sexo pretendes evitar o suavizar una tensa situación), entonces tenemos un problema. Y es que el sexo de reconciliación sienta muy bien siempre y cuando no sea el único tipo de sexo en la relación.

Y para que quede más claro, aquí tienes 5 situaciones en las que el sexo después de la tormenta puede no ser la mejor opción.

1. Cuando sigues enfadada. Si todavía estás cabreada con tu chico y acabáis en la cama, el sexo ni será íntimo ni hará que te sientas más unida a tu pareja. Porque sí, hay quien piensa que la única forma de solucionar los problemas y las situaciones tensas es con un revolcón.

 Spoiler:  No te engañes, eso no funciona. Ir directos al sexo puede dañar vuestra relación a largo plazo, creando una bola gigante de silencio y de sentimientos reprimidos. Así que, antes de acabar en la cama, será mejor que habléis.

2. Cuando lo utilizas para evitar una conversación pendiente. De acuerdo, a veces tratar con las emociones puede ser complicado. Pero si usas el sexo para reconectar con tu pareja sin antes resolver un problema pendiente, esa falsa sensación de intimidad puede dejarte todavía más triste o distante después de sudar en la cama. Usar el sexo como arma de distracción puede hacer que acabéis relacionando el enfado con los momentos de intimidad. Y el resultado es una montaña rusa  sentimental (con gritos y náuseas incluidos).

3. Cuando tenéis una visión diferente del sexo de reconciliación. Quizás tu pareja piensa que en cuanto os acostáis hacéis borrón y cuenta nueva y en cambio, tú todavía piensas que hay una conversación pendiente. Y si esa conversación no surge, es probable que acabes más enfadada. ¿Lo mejor? Dejar las cosas claras antes de pasar a la acción.

4. Cuando es el único sexo que tenéis. El sexo de reconciliación puede ser súper excitante, pero no puede ser el único tipo de revolcón en vuestro CV de pareja. Así que, si lo usas como la única forma de encender la chispa, quizás es el momento de replantearos vuestra relación. Independientemente de lo increíble que puedan ser esos fuegos artificiales en la cama, manipular argumentos para acabar entre las sábanas es un síntoma de que vuestra relación no es muy saludable, que digamos. Y piensa en esto: te quedas sin orgasmo cuando las cosas van bien, ¿y quién quiere eso?

5. Cuando lo utilizas para atar a tu pareja. Es una vía habitual cuando una persona siente que su pareja quiere dejar la relación. Pero solo funciona por un tiempo, sobre todo si la otra persona lo tiene claro. Cuando usas el sexo para alargar lo inevitable, lo único que consigues con el tiempo es provocar más dolor y pena. Así que, ya sabes, stop.

 

MÁS: 10 hábitos de parejas muy satisfechas

Te recomendamos

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

¡La confianza y seguridad nacen en tus pies!...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...

Descubre el primer yogur vegetal de almendra con sello vegano...