Tu cuerpo frente a las alergias

Describimos las fases de un ataque de alergia para que sepas qué hacer para combatirlo
Women's Health -
Tu cuerpo frente a las alergias
Tu cuerpo frente a las alergias

En primavera, la naturaleza vuelve a despertar tras el largo invierno y comienza a despedir polen provocando una revolución en los cuerpos de millones de personas. Descubre cómo hacer frente al primer ataque primaveral.

El primer minuto

► Todo empieza con el juego del apareamiento. Los granos de polen masculinos se esparcen en busca de las partes femeninas de las plantas para poder fecundar. Esto podría parecernos muy bonito. Lo malo es que el polvo del polen es tan penetrante que acabarás respirándolo o restregándotelo por los ojos. Si eres alérgica, tu cuerpo generará unos anticuerpos denominados IgE. El polen hace que éstos entren en acción.

► Los anticuerpos IgE cubren la parte externa de unas células llamadas mastocitos, que forman parte del sistema inmunológico y abundan en la nariz, la garganta, los ojos, la piel y los pulmones. Cuando el polen contacta con las moléculas IgE, los mastocitos liberan una gran cantidad de sustancias químicas entre las que se encuentra la histamina, el cuerpo de marines de la contienda alérgica.

► Los mastocitos continúan el bombardeo, liberando más y más histamina. El problema es que esta taimada sustancia química puede jugarle una mala pasada a tu cuerpo.

Cinco minutos más tarde

► La histamina ha puesto a cien a las membranas mucosas – es el momento de decirle hola a los estornudos, a la secreción nasal y a los ojos vidriosos.

► Tus vías respiratorias empiezan a obstruirse provocándote dificultades para respirar o un sentimiento de opresión en el pecho. La histamina también puede causar picor en la garganta.

► Siempre y cuando estés expuesta al polen, este horrible ciclo nunca se para – a no ser que tomes un antihistamínico. Es mejor que tomes uno inmediatamente (o incluso mejor si lo tomas como medida preventiva ante un ataque) porque los mastocitos siguen actuando como locos.

 Durante las próximas horas

► Los mastocitos liberan una segunda oleada ofensiva de mediadores inmunológicos haciendo que tu nariz pase de estar moqueando y estornudando a un bloqueo total. En este momento, un antihistamínico será menos efectivo.

► Si eres muy alérgica, es posible que tus párpados comiencen a hincharse.

Unos días más tarde

► Si todavía te encuentras en territorio de polen, los mocos han decidido montar su campamento en tu nariz y en tu cavidad nasal. Atrás quedan los días de sufrimiento con el kleenex – la flema que se encuentra en tu garganta te provoca tos y ronquidos. (Si se utiliza un esteroide nasal prescrito por el médico antes de llegar a este punto, es posible que la reacción no sea tan virulenta).

 ► Tu sistema respiratorio, que suele deshacerse de los gérmenes sin problema gracias a los diminutos cilios con aspecto de pelo, ahora se encuentra estancado debido a la congestión, creando, de este modo, el escenario ideal para la reproducción de bacterias. Existen grandes probabilidades de que sufras una infección de oído o una sinusitis. Si padeces asma estacional, podrías desarrollar una tos crónica. Lo único que puedes hacer para sofocar las reacciones de un estado alérgico avanzado es visitar a tu médico para que te prescriba un tratamiento más fuerte.

 Unos meses más tarde

► Es otoño - ¡todo irá bien! A no ser que seas alérgica a la ambrosía…

 

Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...