¿Sufres una crisis de energía emocional?

Si estás irritada y no soportas a nada y a nadie, enfréntate a lo que te convierte en el enanito Gruñón de Blancanieves.
Women's Health -
¿Sufres una crisis de energía emocional?
¿Sufres una crisis de energía emocional?

Las amistades tóxicas

Estamos hablando de esa amiga o compañera de trabajo que te deja con el ánimo por los suelos. “Te sientas a hablar con ella de buen humor y terminas triste y nerviosa”, dice la psicóloga Ramírez. Esto se debe a –tal y como apunta Rosales– la capacidad que tenemos de empatizar con nuestro interlocutor. Sí, lo sabemos, estos individuos son agotadores, pero no te lo tomes como algo personal, son así con todo el mundo.

SOLUCIÓN: POSITIVISMO VS. DISTANCIA

Ante todo, hay que diferenciar entre los tóxicos pasivos y los activos. Con los primeros, tal y como recomienda Ramírez, “hay que aprender recursos para manejar la toxicidad. Por ejemplo, no dejes que esa amiga te cuente todos su problemas y pídele que se centre en buscar soluciones”. Sin embargo, si estás ante una persona tóxica, con mala idea, que se mueve por la envidia, es absurdo intentar cambiarla. ¡Aléjate de ella antes de que contamine tu energía emocional! (Y ADEMÁS: 5 PREGUNTAS PARA DESCUBRIR SI LO VUESTRO ES UNA RELACIÓN TÓXICA)

Las amistades tóxicas

Publicidad

Críticas constantes

Si caes en las garras de un jefe hipercrítico ya puedes despedirte de tu energía emocional. La perfección no existe y aunque hagas la tarea al 99% encontrará el defecto en el 1%. “La crítica no constructiva, la que simplemente pone el foco en el error, mina la motivación. Los fallos pueden ser útiles si los utilizamos como indicadores de los aspectos que hay que mejorar y se convierten en una forma de aprendizaje”, sentencia Rosales. Todo depende de cómo se mire.

SOLUCIÓN. HÁBLALO

Una crítica destructiva siempre afecta a la autoestima, mientras que un feedback bien articulado enriquece, así que haz partícipe a tu superior de tu situación. Y subráyale lo siguiente: “Los estudios demuestran que una persona motivada es más productiva y resolutiva”, apunta Rosales. Si aun así no se muestra más receptivo y el tono de sus valoraciones sigue siendo el mismo, cambia el modo que tienes de verle. No te tomes todo lo que te dice tan a pecho, porque si te lo llevas al terreno personal, te justificarás y no aprenderás. ¡Además, la vida son dos días! (Y ADEMÁS: Una mala relación puede estropear toda tu vida)

Críticas constantes

Publicidad

Demasiados estímulos

Ponte en situación: tienes por delante una hora de tren y no cuentas con nada a mano que leer (¡y el móvil está sin batería!). ¿Qué vas a hacer? ¿N-A-D-A? Estamos tan acostumbrados al bombardeo de información que no sabemos cómo gestionar momentos de inactividad. Así lo afirma un estudio de la Universidad de Central Lancashire (Reino Unido). La pregunta es muy sencilla: ¿cómo crees que le sienta a tu mente estar siempre ocupada?

SOLUCIÓN. NO HAGAS NADA, EN SERIO

En cuanto tienes un minuto libre, te entra el miedo a aburrirte y empiezas a buscar una nueva experiencia. El centro de recompensas del cerebro se te ilumina y recibes un chute de dopamina. Pero este subidón es adictivo. Y entonces es cuando llega el agotamiento. Así que dedica 15 minutos al día a no hacer nada, literalmente. Ni Instagram, ni series, ni correos electrónicos. Mira el cielo, si quieres. Te recargará de energía emocional, y eso ya es suficiente recompensa, ¿no crees? (Y ADEMÁS: Crisis de energía: ¿por qué estás tan cansada?)

Demasiados estímulos

Publicidad
Te recomendamos

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

¡La confianza y seguridad nacen en tus pies!...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...

Descubre el primer yogur vegetal de almendra con sello vegano...