El entrenamiento continúa en la bañera

Una manera simple de potenciar tu progreso.
Women's Health -
El entrenamiento continúa en la bañera
El entrenamiento continúa en la bañera

Sumérgete en una bañera a buena temperatura después de una sesión de ejercicio de resistencia. Esto puede ayudar a tus exhaustos músculos a recuperar su fuerza más rápido, según un nuevo estudio que asegura que el calor favorece que tus músculos usen los carbohidratos como energía, acelerando así el proceso de recuperación.

Los dolores musculares crónicos pueden encontrar en ella un aliado. La manta eléctrica estimula la circulación y es más reconfortante que el hielo en el área donde se producen calambres o tirones durante la actividad o después de la misma. Úsala de 15 a 30 minutos.

Es lo mejor para el dolor que se produce justo después de hacer ejercicio si no hay lesión de gravedad. El hielo puede reducir el hinchazón o el entumecimiento localizado, especialmente en las articulaciones de la rodilla, la cadera o el tobillo. Aplícala 30 minutos, retírala durante 15 para descansar del frío y repite.

Solo para los entrenamientos intensos, como carreras cortas a mucha velocidad o CrossFit. Cuando te metes en la bañera, el hielo dirige la sangre al centro del cuerpo para mantener tus órganos calientes. Al salir, la sangre fluye hacia tus extremidades, aliviando los efectos que ha provocado en ellas el ejercicio. Aguanta 15 minutos en intervalos de tres.

Te recomendamos

Almudena Fernández nos presenta las tendencias de baño 2018...

Descubre si tu crema solar aguanta tus entrenamientos...

¿Buscas un perfume diferente?...

Las nuevas Nike Air Zoom Pegasus 35 te descubren el Zen Running...

La verdura desintoxicante para tomar en cualquier momento y lugar...

Que las agujetas no te paren...