Movimiento curvy: ¿ayuda con la autoestima o normaliza la obesidad?

Queremos saber tu opinión sobre este polémico estudio.
Patricia Cantalejo -
Movimiento curvy: ¿ayuda con la autoestima o normaliza la obesidad?
Movimiento curvy: ¿ayuda con la autoestima o normaliza la obesidad?

La industria del marketing borró de las etiquetas el XXL y puso de moda las líneas “curvys”. Modelos como Ashley Graham, Callie Thorpe o Tess Holliday llevaron a las pasarelas nuevos cánones de belleza. Muchas mujeres aplaudimos la medida: normalización, diversidad, empoderamiento… los estragos de la tiranía de las tallas son de sobra conocidos con la anorexia y otros desórdenes alimentarios. Pero… ¿y si este cambio de registro tampoco fuera todo lo “body positive” que creíamos?

Un estudio elaborado por la Universidad de Anglia del Este, Inglaterra, advierte que la moda curvy podría normalizar la obesidad y la población podría dejar de verla como un problema importante de salud. El sobrepeso está directamente relacionado con un incremento del riesgo de llegar a desarrollar diabetes de tipo 2, así como enfermedades cardiovasculares y, según diversos estudios, podría aumentar el riesgo de desarrollar hasta 8 tipos distintos de cáncer. Va más allá de la estética y de la aceptación del propio cuerpo.

¿Nos han vendido como movimiento de empoderamiento algo que era simplemente marketing?

Según el estudio, publicado en la revista Obesity, el número de personas con sobrepeso que ignoraba su problema había pasado de un 24,5 por ciento en 1997 a un 30,6 por ciento en 2015 en el caso de las mujeres y del 48,4 al 57,9 por ciento en el de los hombres. En el caso de los hombres obesos, el porcentaje se duplicaba: del 6,6 al 12 %. Unos datos muy preocupantes si tenemos en cuenta –como afirma la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)- que el 63 por ciento de la población británica tiene sobrepeso o es obesa.

No creamos que es sólo un problema de los países anglosajones. En España el 53 por ciento de la población tiene sobrepeso, según datos de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

La autora del estudio, Raya Muttarak, cree que, “al ver el enorme potencial del mercado de la moda de las tallas grandes, los comerciantes pueden haber contribuido a la normalización del sobrepeso y la obesidad”. Para empezar, porque la moda “curvy” no está bien definida. Abarca todo lo que sobrepase la talla 42 o 95 centímetros de cintura, pero obviamente aquí se engloban gente de diversas morfologías, podríamos hablar de personas con bajo peso a personas obesas. De hecho, la talla 42 es la más vendida en nuestro país.

"Si bien este movimiento ayuda a reducir la estigmatización de los cuerpos más grandes, también puede, potencialmente, socavar el reconocimiento de tener sobrepeso y sus consecuencias para la salud. En Inglaterra, el incremento de la percepción errónea del peso es alarmante y probablemente el resultado de esa normalización", precisa la autora.

**El estudio también refleja otros datos: ** Los hombres y mujeres con niveles educativos más bajos son más propensos a subestimar su peso. También los miembros de grupos étnicos minoritarios. Queremos saber tu opinión.

También te puede interesar

Jane Shackleton, del equipo de WH, nos cuenta que, a pesar de ser técnicamente obesa, también está sana y en buena forma. Y la ciencia parece que le da la razón.

Te recomendamos

Las playas del mediterráneo ganan por goleada a las atlánticas...

Reebok rinde un homenaje a las mujeres fuertes que inspiran a otras a alcanzar su mej...

Almudena Fernández nos presenta las tendencias de baño 2018...

Que las agujetas no te paren...