¿Qué es la meditación trascendental?

Se trata de sentarse en silencio, pero va más allá.
-
¿Qué es la meditación trascendental?
¿Qué es la meditación trascendental?

Le encargamos a una redactora de WH que aprendiese este misterioso método por el que apuestan algunas de las mentes más creativas del planeta.

La primera regla de la meditación transcendental (MT) es no hablar sobre la meditación transcendental. Lo que sí te puedo decir es que son las 3 pm de un lunes y estoy en el bajo de una clínica de Londres, repitiéndome un mantra de manera silenciosa. Pero no diré cuál es, porque no me permiten divulgarlo. Así es el misterioso mundo de la MT. Importada a occidente desde la India por Maharishi Mahesh Yogi a finales de los años 50, la MT presume de mejorar tu vida física, emocional y espiritualmente, ayudándote a convertirte en “la clase de persona que siempre has querido ser pero que nunca has sabido cómo serlo”, según mi profesor David Hughes. Ellen DeGeneres la pone por las nubes. Y otra celebritie, Oprah, también es fan.

Pero, ¿cómo pasas de estar sentada en posición de loto, repitiendo silenciosamente una palabra que no entiendes durante 20 minutos dos veces al día, a tener un funcionamiento sobrehumano? Según los defensores de esta técnica, la mente se asienta y experimenta un estado de coherencia donde diferentes áreas del cerebro empiezan a funcionar en armonía. Un estudio taiwanés concluyó que las personas que practicaron MT dos veces al día, entre seis y doce meses, mejoraron sus habilidades cognitivas en comparación con las que pasaron la misma cantidad de tiempo durmiendo la siesta. COMPLETA LA INFO: ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE MINDFULNESS Y MEDITACIÓN?

Entonces, ¿por qué este misterio? ¿O es más bien una cuestión de exclusividad? Solo puedes recibir clases de esta técnica en sesiones de 90 minutos, un privilegio por el que tendrás que pagar entre 450 y 650 euros. Por lo que se refiere al mantra silencioso, se trata más bien de una palabra en sánscrito y no de una frase positiva ni nada parecido y he prometido guardarla en secreto no vaya a ser que la meditación se diluya.

Ya habréis notado que me tomo esto con una dosis saludable de cinismo. Pero al final de mi primera cita, mi mantra circula por mi mente con facilidad. En la segunda sesión, soy capaz de bloquear pensamientos fortuitos. En la tercera, siento que me hundo en el sofá y empiezo a percibir un hormigueo en los dedos.

¿Qué está pasando? “Ralentizar la respiración tranquiliza la actividad muscular y las ondas cerebrales se establecen en el rango alfa”, según el doctor Norman Rosenthal, psiquiatra y autor de dos libros sobre este tipo de meditación. “Este es el rango reflexivo, tranquilo, es donde tu cerebro comienza a trabajar de manera colaborativa”, añade. De ahí la promesa de tener grandes ideas. Eso sí, el impacto reside en los efectos de una práctica habitual.

Un mes más tarde, todavía sigo esperando a que se me encienda la bombilla. Se parece algo más a un regulador de intensidad de la luz iluminando mi mente de una manera que no había previsto. Soy más decidida. Sigo mi instinto. Me importan menos las opiniones de los demás. Poca cosa, quizás, pero para una persona como yo, desesperada por agradar a los otros, es mucho. Hughes acertó de lleno, son cualidades a las que siempre había aspirado, pero que llevaban mucho tiempo escapándoseme. Si se debe a la MT o a las vacaciones que me tomé al final de mi última clase, no lo sé. Pero si tengo que elegir, prefiero esta práctica a una vida al lado de una piscina.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CÓMO LIDIAR CON LOS PENSAMIENTOS DURANTE LA MEDITACIÓN

Te recomendamos

La verdura desintoxicante para tomar en cualquier momento y lugar...

Que las agujetas no te paren...

Las nuevas Nike Air Zoom Pegasus 35 te descubren el Zen Running...

Descubre si tu crema solar aguanta tus entrenamientos...