Publicidad

Pon más luz natural en tu vida

Se calcula que solo estamos al aire libre el 10% del tiempo que estamos despiertos.
Women's Health -
Pon más luz natural en tu vida
Pon más luz natural en tu vida

En el mundo existen cada vez más amenazas para nuestro bienestar: cambio climático, contaminación, alimentos procesados… pero, ¿has pensado cómo puede influirnos la falta de luz natural? Nuestra exposición a ella es tan importante para llevar un estilo de vida saludable, como pueden ser la nutrición o el ejercicio.

Nuestros hábitos diarios están reduciendo el tiempo que pasamos expuestos a la luz natural. Entre semana nos levantamos y vamos a trabajar. Bien sea en nuestro propio vehículo o en transporte público, en muchas ocasiones el medio de transporte nos lleva directamente de casa a los edificios donde trabajamos. Allí pasamos entre 8 y 10 horas, a veces de manera consecutiva, ni tan siquiera necesitamos salir fuera para comer. Cuando finaliza el trabajo, regresamos a casa, y lo más probable es que lo pasemos el tiempo libre que pueda quedarnos en un lugar cerrado, bien yendo de compras, en el gimnasio, en un museo, o en el cine. Una vez en casa, cenamos, compartimos un momento con nuestra familia y volvemos a la cama.
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ¿QUÉ ESTÁ PASANDO CON LA VITAMINA D?

Nunca antes el ser humano había pasado tantas horas en espacio cerrados como lo hace hoy en día. En total, solemos estar al aire libre menos del 10% del tiempo que permanecemos despiertos, lo que muchos expertos describen como "déficit de luz natural" y “desajuste con la naturaleza”, según diversos estudios de la marca VELUX. 

Las consecuencias específicas de la falta de luz natural van desde la menor capacidad para combatir resfriados y gripe, a la deficiencia de vitamina D y de óxido nítrico, que pueden favorecer respectivamente la aparición de Alzheimer y demencia, y obesidad.

A pesar de que la primavera se acerca, y poco a poco los días comienzan a ser más largos, entra en juego otro factor importante, que cuenta con un apropiado acrónimo en inglés (“triste”): SAD (Seasonal Affective Disorder). El desorden afectivo estacional es la depresión que se produce con el cambio de estación, y que, de acuerdo con la famosa Clínica Mayo de EE. UU, se produce especialmente en invierno. Este puede ser causado por factores como:

-El ritmo circadiano de su cuerpo: La reducida presencia de luz natural en otoño e invierno puede provocar un desorden afectivo estacional al inicio del periodo invernal. Esta disminución de luz puede modificar el reloj interno de su cuerpo y provocar sentimientos de depresión. 

-Niveles de serotonina: Una caída en la serotonina, un químico cerebral neurotransmisor que afecta el estado de ánimo, podría desempeñar un papel en este desorden afectivo estacional. La reducción de luz natural puede causar una disminución de la serotonina, que puede desencadenar la depresión. 

Fotos: VELUX