Lo que dicen de ti tus michelines

Comprender por qué acumulas grasa en ciertas áreas puede ser la clave para acabar con ella. Te lo explicamos.
Women's Health -
Lo que dicen de ti tus michelines
Lo que dicen de ti tus michelines

Has hecho infinidad de crunches en busca de un abdomen esculpido, incontables tríceps para conseguir los brazos de Madonna y hasta has intentado acabar con la grasa de culo de mil maneras. Y nada ha funcionado. Ni siquiera poner en práctica eso de ‘menos plato y más zapato’.

Algunas veces ganar peso no es solo la consecuencia de consumir más calorías de las que gastas

Y es que algunas veces ganar peso no es solo la consecuencia de consumir más calorías de las que gastas. También se puede deber a un desequilibrio metabólico o a una mala función del sistema endocrino. Pero no entres en pánico: te mostramos cómo identificar tus zonas de grasa y cómo fulminarla.

Publicidad

Lo que dicen de ti tus michelines

Lo que dicen de ti tus michelines

LA DICHOSA BARRIGA

Podría ser: Ansiedad o un tiroides hipoactivo.

Por qué: Esta patología puede propiciar niveles elevados de cortisol, y estos generan resistencia a la insulina, provocándote (sí, lo has adivinado) unos cuantos michelines. Por otra parte, un tiroides hipoactivo también se reflejará en tu barriga. Ya sabes: vigila síntomas de fatiga, estreñimiento y piel seca.

Solución: Opta por ejercicios de cardio intenso, como el kick boxing, que bajan el cortisol. En cuanto al tiroides, el entrenamiento de fuerza ayuda a acelerarlo.

Publicidad

Lo que dicen de ti tus michelines

Lo que dicen de ti tus michelines

PATA DE ELEFANTE

Podría ser: Retención de líquidos o cansancio.

Por qué: Presiona la zona durante cinco segundos. Si sigue hundida, estás reteniendo agua. Los tobillos hinchados a veces también son un síntoma de que sufres de apnea del sueño, que puede causar no solo acumulación de fluidos, sino también problemas cardíacos.

Solución: Lo primero, dormir un mínimo de siete horas. “Y también disminuir la ingesta de sal, realizar actividad física regular, tomar frutas ricas en potasio (piña, sandía, melón…) y sufi cientes proteínas, y evitar ropa excesivamente apretada”, dice la doctora Izaskun Astoreca, de la Clínica Biolaser La Moraleja.

Publicidad

Lo que dicen de ti tus michelines

Lo que dicen de ti tus michelines

ASITAS DEL AMOR

Podría ser: Demasiado azúcar o exceso de estrógenos.

Por qué: Ese nombre tan poético es el que se le da a los flancos prominentes, que suelen ser debidos a una dieta rica en azúcares, pero la grasa en esta zona también puede estar producida por niveles altos de estrógenos. Es un círculo vicioso: cuanto más azúcar comas, más insulina producirá tu cuerpo para contrarrestarlo. El estrógeno se segrega en oposición a la insulina, y de ahí viene la lorza.

Solución: Reduce el azúcar. Cuando comas algo dulce, acompáñalo de proteína para ralentizar la absorción glucémica. Y elimina los estrógenos externos, como la soja y los lácteos.

Publicidad

Lo que dicen de ti tus michelines

Lo que dicen de ti tus michelines

ALAS DE MURCIÉLAGO

Podría ser: Demasiado cardio y acumulación de toxinas, tanto por la alimentación como por factores medioambientales.

Por qué: Esta zona flácida y blandengue puede ser un signo de que tus músculos se han echado a perder o se han atrofiado por falta de uso. También puede indicar la presencia de tóxicos; una investigación sugiere que BPA, una toxina que encontramos en productos de uso corriente, como los envases de plástico, puede hacer que acumules grasa en tus extremidades.

Solución: Aumenta tu entrenamiento de fuerza con hot yoga. ¿La razón? Elevar la temperatura del core puede ayudarte a librarte de las toxinas acumuladas. Además, es útil para tonificar músculos difíciles. Una cosa más: si comes el en trabajo, evita calentar el almuerzo en táper de plástico.

Publicidad

Lo que dicen de ti tus michelines

Lo que dicen de ti tus michelines

CARA DE LUNA

Podría ser: Alcohol, estrés o incluso entrenamiento intenso.

Por qué: Tomar alcohol causa deshidratación, y esta provoca hinchazón en la cara. “Pero también el estrés puede alterar tu equilibrio interior y tu rostro. El cortisol que liberas cuando estás estresada puede deshacerse de los niveles de sal de tu cuerpo, por lo que retienes más agua y se traduce en una cara hinchada”, señala la doctora Marisol Galano.

Solución: Elige vino tinto, que tiene menos azúcar y muchos antioxidantes. Y tómate la vida con calma, pues un estudio de la Universidad John Hopkins (EE.UU.) descubrió que la meditación ayuda a combatir el estrés. La próxima vez que te sientas agobiada, respira profundamente.

Publicidad
También te puede interesar

Evita que el deseo de ingerir caldos calientes para sobrevivir al frío te lleve a ganar "michelines"

Te recomendamos

Las jugadoras se proclamaron campeonas de la Copa Libertadores....

Perfúmate de la manera más eco...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

El espíritu de la maratón más internacional...