Esto es lo primero que tienes que hacer a la vuelta de Navidad

¿Tus buenos propósitos incluyen ponerte en forma? Pues hay algo que deberías hacer antes de lanzarte a una sesión de HIIT o ponerte las zapatillas de running.
Women's Health -
Esto es lo primero que tienes que hacer a la vuelta de Navidad
Esto es lo primero que tienes que hacer a la vuelta de Navidad

Si todos los años lo primero que haces en enero es apuntarte a un gimnasio y empezar con las dietas, te estás equivocando. Antes de estos dos buenos propósitos, conviene que pases por el ‘taller’ para saber cómo estás, qué ejercicio es el que más te conviene, con qué intensidad y frecuencia, etc. Es decir, lo primero, primero, es hacerte una prueba de esfuerzo.

¿Nunca has pasado por esto y no sabes lo que es? Pues, sigue leyendo, porque la ergometría (el nombre técnico que recibe) puede ser tu salvavidas y, por cierto, cuesta menos que muchas zapatillas. Otro aviso: no dejes este test tan importante en manos de un entrenador; este es un trabajo para un médico, y si es un médico deportivo, mejor todavía, porque él sabrá interpretar correctamente los datos obtenidos y podrá aplicarlos a tu rutina de workouts.

Nosotras nos hemos asesorado con la doctora María Jesús Núñez Martí, directora médica de Healthing (www.healthing.es), quien nos ha aclarado todos los puntos que debemos conocer acerca de este reconocimiento.

La primera parte de la prueba de esfuerzo consiste en una entrevista con el especialista, en la que se recogen algunos parámetros relevantes, como los antecedentes médicos propios y familiares, el tipo de dieta que sigues, si tomas o no complementos alimenticios, si fumas, qué deportes haces o si sigues un entrenamiento determinado, etc. Esta es la parte más sencilla y rápida. Si estás decidida a hacerte la ergometría, reserva en total una hora, que es lo que viene a durar esta prueba, incluyendo la interpretación de los resultados. ¿Quieres saber más? La experta nos saca de dudas en cinco preguntas.

¿En qué consiste la prueba de esfuerzo?

“Es una exploración física que comienza con la medición de la talla y el peso, después se toman pliegues cutáneos para determinar el porcentaje de grasa, a continuación se realiza una auscultación cardiopulmonar, un electrocardiograma en reposo y otro en pie y se registra la tensión arterial (esto último, durante toda la prueba). Cuando se termina la exploración basal, se va al tapiz rodante o a la bicicleta estática y se va aumentando la carga –mientras se hace una monitorización para registrar los valores cardiológicos y respiratorios– hasta que el paciente no puede mantener ya más el esfuerzo. Después empieza una nueva fase, que es la de recuperación, y que nos da también información fundamental”.

¿Para qué sirve una ergometría?

“Nos permite ver el funcionamiento del corazón y de los pulmones, y no solo vamos a fijarnos en las frecuencias cardíacas máximas, sino que también obtendremos los rangos idóneos para los objetivos que queremos. Por ejemplo, para bajar de peso, mejorar el consumo de oxígeno, estar más en forma, etc. Utilizamos el método breath by breath para determinar los umbrales aeróbico y anaeróbico”, señala la especialista.

¿Cuándo debemos hacérnosla?

“Es muy recomendable realizársela antes de iniciar un trabajo continuado de ejercicio, porque te permite saber cómo se encuentra tu organismo cuando le vas a exigir algo a lo que no está acostumbrado”.

¿Cada cuánto hay que repetirla?

“Lo ideal es hacérsela cada año, pero si estamos en un programa de pérdida de peso o de rendimiento o queremos preparar una prueba deportiva específica habría que realizársela previamente a estos supuestos para valorar también después las mejoras y si se han cumplido las expectativas”.

¿A qué edad se recomienda?

“Antes pensábamos que esta era una prueba para mayores, por una cuestión de riesgo cardiovascular, pero, en realidad, es para todas aquellas personas que hacen deporte. Y es que se obtienen tantos beneficios cuando entrenamos con nuestras cifras y no con estimaciones que nos puedan ofrecer determinadas apps… Con la prueba de esfuerzo se puede disfrutar del deporte, determinar el mejor entrenamiento, las pautas de nutrición, analizar la pisada para quien comienza, mejorar las marcas para los profesionales…”.

¿Convencida? Pues ahora que sabes lo que es una ergometría, empieza el año como es debido si quieres ponerte en forma en 2019 sin riegos. Nuestra sugerencia: ¡regálatela por Reyes y disfrútala todo el año!

Te recomendamos

Mi Empresa Es Saludable presenta la publicación que resume los planes saludables gala...

Perfúmate de la manera más eco...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

El espíritu de la maratón más internacional...