¿El gluten es malo para ti?

Antes de subirte al carro del gluten free, lee esto
Women's Health -
¿El gluten es malo para ti?
¿El gluten es malo para ti?

Hace apenas 10 años casi nadie hablaba del gluten, y mucho menos, los productos sin invadían los supermercados. Pero ahora, los menús sin gluten están a la orden del día, y estrellas como Gwyneth Paltrow, Rachel Weisz, o Victoria Beckham se han sumado al estilo de vida libre de gluten para tener más energía, los muslos más delgados y ayudar a reducir la hinchazón del vientre. Pero si quieres saberlo todo sobre el gluten y sus signos que alertan de una posible sensibilidad, ¡presta atención!

1. ¿Qué es exactamente? El gluten es una proteína que se encuentra en los granos de trigo, la cebada y el centeno. A la mayoría de nosotras (sin saberlo) nos gusta, porque el gluten da ese toque especial a nuestros platos: hace que la masa de la pizza sea súper elástica, le da al pan esa textura tan esponjosa, y se utiliza para espesar salsas y sopas.

Pero el comer sin gluten tiene una base científica, y su exclusión se justifica por un problema de salud. Estamos hablando de las personas que sufren un trastorno digestivo crónico y son celíacos.

Para ellos, el gluten es realmente malo. Incluso una pequeña migaja se puede convertir en un enemigo al que afrontar con una respuesta inmune. El problema es que esta reacción termina dañando el intestino delgado, lo que provoca problemas gastrointestinales y deficiencias nutricionales. Y si no se tratan, estas respuestas podrían generar cáncer intestinal, así como complicaciones como la infertilidad y osteoporosis.

Hace unos años, los expertos pensabas que esta intolerancia era un problema poco común, y que afectaba a una de cada 10.000 personas. Pero un estudio publicado en 2003 en la revista Archivo de Medicina sugirió que la enfermedad era mucho más frecuente de lo que se sospechaba. Con el aumento de las pruebas y de la concienciación, cada vez eran más las personas se daban cuenta de por qué se sentían tan mal después de comer un pedazo de pan. Y los fabricantes de productos de alimentación descubrieron un nuevo mercado.

Pero ahora el problema es otro: la sensibilidad al gluten de lo no celíacos. Un problema que puede causar síntomas similares a los de los celíacos tales como dolor de estómago, diarrea y distensión abdominal. Pero a diferencia de los celíacos, no les dañan el intestino.

2. El boom antigluten. Por el aumento de los casos de celíacos y la sensibilidad al gluten, las dietas sin han surgido de la oscuridad. Y la popularidad del tema ha hecho que mucha gente lo evite a toda costa como si fuera el remedio ideal para combatir otro tipo de dolencias como las migrañas, la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica. Pero, aunque en muchos casos se haya encontrado alivio, eliminar el gluten de la dieta no le funciona a todo el mundo por igual.

Y si todo esto no fuera suficiente, también hay quien cree que eliminando el gluten de sus platos pierde peso. Pero, esa fórmula mágica ¡no existe como tal! En realidad, lo que se hace es limitar ( y mucho) los alimentos que se pueden ingerir, y por regla general, con menos opciones en tus platos, más probabilidades de controlar tu peso.

¡Pero cuidado! Una dieta sin gluten no es sinónimo de una dieta sin grasas ni calorías. De hecho, hay fabricantes que utilizan más grasa y más azúcar en la elaboración de alimentos sin gluten para que sean más…¿aceptables?

3. ¿Debo comer sin gluten? Si eres celíaca o sufres esa sensibilidad hacia el gluten la respuesta, claramente, es que sí. Pero si lo quieres eliminar de tus platos para darle una vuelta de tuerca a tu dieta, hay algo que debes saber: puedes sufrir estreñimiento. El renunciar al gluten puede traducirse en dejar de comer pan o comer menos pasta, pero esto no es más que otra versión de la manía de los menús bajos en carbohidratos. Además, esta decisión puede derivar en graves deficiencias nutricionales. Estamos hablando de la pérdida de nutrientes importantes como el hierro, vitaminas B y la fibra.

4. Siete signos de sensibilidad al gluten. Más de 2,5 millones de personas pueden ser celíacos. Sin embargo, se ha estimado que tan solo 150.000 han sido diagnosticados. Eso es porque, en ocasiones, los síntomas de la enfermedad pueden solaparse con otros problemas médicos, por lo que a menudo los pacientes se confunden. Dicho esto, no elimines el gluten de tu dieta sin antes consultarlo con un especialista.

Y para que te sientas más preparada, aquí tienes algunos síntomas reconocidos, según la asociación norteamericana de celíacos:

1. La diarrea crónica o estreñimiento

2. Dolor abdominal

3. Pérdida de peso sin motivo aparente

4. Anemia

5. Fatiga

  1. Infertilidad
Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...