Cómo puede influir tu trabajo en el éxito de la fecundación in vitro

Factores que pueden condicionar el embarazo
Women's Health -
Cómo puede influir tu trabajo en el éxito de la fecundación in vitro
Cómo puede influir tu trabajo en el éxito de la fecundación in vitro

Si estás intentando quedarte embarazada a través de un tratamiento de fecundación in vitro (FIV), no eres la primera ni la última. Pero si creías que las probabilidades de éxito se reducen a tus ovarios, eso no es del todo cierto.

De hecho, tu profesión, tus ingresos y tu entorno laboral pueden marcar la diferencia. Eso creyeron Deborah y Jake Anderson-Bialis, los fundadores de una nueva aplicación denominada FertilityIQ, que han cruzado los datos de casi 1.150 encuestados de Estados Unidos y han encontrado algunas tendencias sorprendentes de las que algunas se pueden trasladar a España:

1. Hablas de tus problemas para quedarte embarazada con tus compañeras de trabajo. Las mujeres capaces de hablar abiertamente de sus experiencias con sus compañeros de trabajo y compartían sugerencias sobre los mejores médicos obtenían mejores resultados, según la encuesta. Un resultado que también se comprobó entre mujeres que desarrollaban profesiones como ventas, marketing, educación y relaciones públicas. Por otro lado, un estudio publicado en Fertilidad Humana (2015) descubrió que si se percibía menos apoyo social, la tasa de abandono del tratamiento era superior.  

 

MÁS: Fertilidad femenina, esa gran desconocida

 

2. Si tienes un horario flexible. Las mujeres que trabajan en áreas como en banca de inversión o ingeniería tenían un 60% de probabilidades menos de finalizar con éxito un tratamiento de FIV, según el análisis de Fertility IQ. En estos casos, las pacientes dijeron que preferían mantener en secreto su tratamiento y no decírselo a sus jefes ni compañeros de trabajo. Por consiguiente, era más difícil sacar tiempo de sus horarios de trabajo para llevar a cabo un ciclo de FIV, el cual requiere múltiples citas clínicas a cualquier hora del día.

3. Si tienes un buen sueldo. Y no es ninguna sorpresa, ya que un tratamiento de estos en España puede costar entre 4.300 y los 4.500 euros aproximadamente. Una cifra a la que hay que sumar el coste de los medicamentos. En Estados Unidos (EEUU), donde se realizó la encuesta, a menos que la paciente tenga un seguro sanitario que lo cubra todo, también debe pagar de su bolsillo un tratamiento cuyo coste oscila entre los 8.600€ y los 12.900€. Casi el 60% de las mujeres renunciaban al tratamiento por el coste, según Reproductive Medicine Associates (RMA) de Nueva Jersey. Así que, tiene sentido que una mujer con un buen sueldo tenga más probabilidades de quedarse embarazada por FIV, ya que pueden someterse a más ciclos para incrementar las posibilidades de éxito.

4. Si trabajas para una empresa que ofrece la cobertura del seguro de FIV. Aunque esto es más habitual en países como en Estados Unidos-donde se hizo la mencionada encuesta-, porque ningún trabajador por cuenta propia o por cuenta ajena tiene seguro público médico antes de los 65 años, y debe elegir entre distintas formas de seguro de salud que proporcionan compañías privadas. El único seguro gratuito es el público denominado Medicaid, destinado a personas de bajos ingresos. Nada que ver con lo que ocurre en España. Si una mujer acude al Sistema Nacional de Salud y el ginecólogo considera que debe someterse a un tratamiento de FIV, lo cubre la sanidad pública (después de superar las listas de espera, claro). “Otra cosa es que la mujer acuda a una clínica privada que entonces no se cubre el tratamiento”, puntualizan fuentes del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Pero en España “no es habitual que las empresas ofrezcan esta cobertura a sus trabajadores”, como explican fuentes de la compañía de seguros Aegon.

“Se suele incluir por parte de las aseguradoras como servicio franquiciado y, excepcionalmente, algún colectivo de empresa puede solicitar a la compañía aseguradora que incluya dicha cobertura”, puntualizan las mismas fuentes. En caso de ofrecerla, suele ser con limitaciones de edad y con unos requisitos que se ajustan a la legislación vigente.

Pero para que te hagas una idea, en Estados Unidos, el 24% de las grandes empresas ofrecen la posibilidad de la FIV, según la consultora Mercer. Sin embargo, las empresas que quieren atraer y retener a los mejores talentos debe prestar atención a esta estadística: La encuesta de RMA comprobó que el 68% de los trabajadoras estaría dispuesto a cambiar de trabajo a cambio de ayudas para la infertilidad. Y en esta línea, los gerentes de recursos humanos aseguran que consideran los beneficios de la FIV cuando se les preguntan por ellos. Así que, es cuestión de hablar.

 

MÁS: 7 nutrientes imprescindibles para futuras mamás

 
Te recomendamos

Las jugadoras se proclamaron campeonas de la Copa Libertadores....

Perfúmate de la manera más eco...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

El espíritu de la maratón más internacional...