Cómo enfrentarse a las hemorroides

Para que no sufras en silencio
Women's Health -
Cómo enfrentarse a las hemorroides
Cómo enfrentarse a las hemorroides

Vamos a hablar de dolor ahí en el trasero… Sí, en el culo. De acuerdo con el Instituto Nacional estadounidense de la Salud, el 75% de las mujeres norteamericanas sufrirá hemorroides en algún momento de su vida. En España, afectan a 20 millones de personas. Y eso supone tener que soportar venas hinchadas en el ano o en el tracto rectal que provocan picor y dolor. Qué divertido, ¿eh?

Pero no te quedes con la duda de si son o no hemorroides. Aquí tienes todo lo que necesitas saber sobre esta tumoración tan molesta para que dejes de sufrirla en silencio.

¿Qué causa las hemorroides?
Échale la culpa al estreñimiento, ya que al forzar la evacuación en el asiento del inodoro, los vasos sanguíneos y las venas de esa parte del cuerpo hacen tal esfuerzo que pueden llegar a inflamarse. Pero también puede afectar a aquellas personas que se pasan el día sentadas, ya que las venas pueden acabar sufriendo las consecuencias. Y un apunte más: las mujeres embarazadas tienden a ser especialmente propensas a sufrir este problema. Esto podría deberse a la congestión, el flujo de sangre, y el aumento de la presión que ejerce la barriga.

Las señales que no engañan
De entrada hay que decir que no son precisamente fáciles de ver, pero si tienes hemorroides externas (bultos en las márgenes del ano o del tracto rectal), puedes ser capaz de detectarlas. De lo contrario, notarás las protuberancias cuando te limpies el culo. Y a menudo, si tienes hemorroides, verás gotas de sangre en el inodoro.

Cómo hacerles frente
Lo mejor es ir a la raíz del problema y tratar no solo los síntomas, sino también la causa principal. Si tu problema es que estás estreñida, es hora de revisar tu dieta. Tienes que comer entre 25 y 30 gramos de fibra al día y beber entre 8 y 10 vasos de agua diarios. Así que, ya puedes abastecer la nevera y la despensa de alimentos ricos en fibra como las manzanas, la col, el pan integral, las frambuesas, las lentejas o las nueces, entre muchos otros. Y cuando estés en el baño, ponte un límite de tiempo (¡prohibido entrar con el móvil!) para evitar un sobreesfuerzo.  

¿Tu problema es que estás encadenada a la silla del escritorio? Pues tienes que obligarte a levantarte cada 15 minutos ya sea para ir al baño o coger un vaso de agua. Te irá bien mover las piernas y levantar el culo de la silla. Porque el pasarte el día sentada no solo puede provocar el problema sino que, además, lo puede agravar. Así que ya sabes, ¡levántate!

También existen tratamientos para aliviar el dolor, pero recuerda que lo mejor es siempre consultar a tu médico. Será quien te ayude con el problema recetándote lo mejor para ti, con cirugía para reducir el tamaño de las hemorroides o con un inyección de microespuma (escleroterapia) que permite eliminarlas y acabar definitivamente con el dolor, el escozor y el sangrado. O lo que es lo mismo: escucharás música celestial.

Te recomendamos

Las jugadoras se proclamaron campeonas de la Copa Libertadores....

Perfúmate de la manera más eco...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

El espíritu de la maratón más internacional...