¡Duerme mejor!

Descubre lo que el sueño (o la falta de él) puede hacerle a tu cuerpo.
Women's Health -
¡Duerme mejor!
¡Duerme mejor!

Cada santo día nos esforzamos por multiplicar el tiempo para atender al trabajo, a los niños, a la familia, a los amigos… y a Anatomía de Grey. En realidad, estamos tan acostumbradas a estirar el reloj como si fuera un chicle que acabamos sacrificando las horas que nos parecen más poco productivas: las que pasamos en la cama. Craso error. Si perdemos horas de sueño, no solo perdemos energía, también salud.

Dormir una o dos horas menos de las que necesitas, favorece la aparición de enfermedades cardiovasculares, obesidad y diabetes, por no mencionar el envejecimiento prematuro. También es un factor que eleva el riesgo de padecer depresión, infertilidad, aborto y depresión post-parto.

¿De verdad puede ser tan perjudicial escatimarle un par de horitas a tu cama cada noche? Pues sí. Piensa que mientras duermes, tu cuerpo mantiene una temperatura estable, para que tu organismo pueda luchar contra las infecciones. Además, el sueño ayuda a nuestro cerebro a retener la información recabada durante todo el día… y nos rejuvenece. Si quieres saber más, échale un vistazo a lo que ocurre en tu cuerpo mientras duermes.

Comencemos cuando tu día acaba...

Publicidad

21:34

Ha sido una semana de locos pero, por fin, tu bebé de dos años se ha dormido, y tú puedes descansar. No son ni las diez de la noche y ya estás en la cama, sola, con una taza de poleo-menta y ese libro que te morías por empezar. A la tercera página, te das cuenta de que te caes de sueño, y apagas la luz.

22:01

En este momento, tu torrente sanguíneo está repleto de una sustancia química llamada adenosina. Tu cuerpo la ha ido segregando durante todo el día. Mientras pensabas, hablabas, conducías o comías, la adenosina se ha ido acumulando en tu cerebro, comunicándole que se va acercando la hora de dormir. Si en este preciso momento te bebieras una taza de café, volverías a espabilarte, porque la cafeína bloquea las señales de cansancio que la adenosina le envía al cerebro.

Publicidad

22:03

Cuando estás despierta, la actividad eléctrica de tu cerebro es variada (lenta, rápida, fuerte, débil…), pero cuando caes dormida, esa actividad se ralentiza. Comienzas entrando en un sueño ligero, conocido como la fase 1, de la que puedes despertarte fácilmente. Normalmente, tardas unos cinco minutos en dormirte, pero esta noche tardas solo dos. Aunque creas que eso es muy beneficioso, en realidad los expertos dicen que es el síntoma de que existe un problema: significa que estás exhausta o incluso que duermes menos de lo que debieras.

Durante la siguiente hora, tu sueño se va volviendo cada vez más profundo. Llega la fase 2, conocida como 'sueño base'. A lo largo de la noche permanecerás más o menos la mitad del tiempo en este estadio, pero no de manera continua. De momento, pasarás en ella unos 15-20 minutos antes de entrar en las fases 3 y 4, conocidas como las de onda lenta. Son las más profundas y reparadoras. Respiras de manera lenta y regular: la viva imagen de la serenidad. Y, de repente, todo cambia. Caes en la fase REM (por sus siglas en inglés, Rapid Eye Movement o Movimiento Rápido de Ojos). Tu cerebro emite tantas señales eléctricas como cuando estás despierta. Esta es la fase en la que aparecen los sueños. Tus ojos e mueven rápidamente una y otra vez, y los músculos de tus brazos y de tus piernas se paralizan.

Publicidad

23:38

Termina un ciclo de 90-110 minutos y empieza el siguiente. Cada uno de los posteriores tendrá diferentes proporciones de sueño ligero, medio, profundo y fase REM.

3:21

Un ruido te despierta. ¡Tu hijo te llama! Te pones las zapatillas corriendo y vas a su habitación. Unas caricias, y vuelve a caer rendido. ¡Ojalá fuera tan fácil para ti! De nuevo en la cama, no puedes dejar de darle vueltas a mil cosas. ¿Deberías pedirle a tu hermana que compartáis los gastos de la fiesta de tu madre? ¿Y hablar con tu marido sobre el cole de la niña? ¿Qué tal el blanco para las nuevas cortinas del salón?

3:56

Miras el reloj por tercera vez, y te pones nerviosa. Lo harías aún más si supieras que perder un par de horas de sueño al día también te hace más propensa a sufrir sobrepeso… Algunas investigaciones aseguran que este fenómeno se debe al descenso de leptina en tu organismo (una hormona que se encarga de comunicarle a tu cerebro que ya estás saciada), así como a un aumento de grelina, una hormona que desata el hambre.

Publicidad

4:03

Afortunadamente, estás en la segunda mitad del ciclo menstrual. Eso significa que tu cuerpo está produciendo un montón de progesterona, una hormona que favorece el sueño.  Vuelves a dormirte rápidamente. Si estuviera a punto de bajarte la regla (momento en el que tus niveles de progesterona se reducen), te costaría bastante más…

4:25

El tiempo que te queda antes de que suene el despertador es especialmente importante. Diferentes estudios han demostrado que en este par de horas, tu cerebro fija la información de todo el día anterior… reforzando así tu memoria. ¡Intenta que nada ni nadie te despierte!

Publicidad

7:00

“¡Pi, pi, pi, pi, pi, pi!” Buscas a tientas el despertador para apagarlo. Nunca has sido persona a estas horas de la mañana… Tu reloj biológico no entiende de horarios artificiales. No te culpes: eso te hace más humana de lo que crees. Piensa que la coordinación entre tus necesidades de sueño y el ciclo diario de horas de luz y oscuridad es tan crucial para sobrevivir, que incluso las criaturas más primitivas tenían un reloj biológico interno, que les indicaba el momento más propicio para cazar, para descansar, para buscar pareja o para emigrar. En los últimos años, los biólogos han descubierto hasta diez genes relacionados con él, que explican porqué algunas personas heredan la capacidad de levantarse con el canto del gallo, y otras nacen para ser bastante menos madrugadoras.

Al parecer, tú perteneces al segundo grupo, pero ahora que ya te has duchado, te sientes inusualmente animada. Hacía mucho que no descansabas tan bien. Tanto que te prometes que a partir de ahora te tomarás mucho más seriamente eso de dormir como es debido. Al fin y al cabo, ¿qué puede ser más importante que tu estado de ánimo y tu salud?

Publicidad
Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...