Publicidad

Los beneficios de la sauna: y no se incluye adelgazar

Redescubriendo un clásico de tu salud
Women's Health -
Los beneficios de la sauna: y no se incluye adelgazar
Los beneficios de la sauna: y no se incluye adelgazar

La crioterapia, la acupuntura, la hipnosis… en la industria del bienestar cada semana parece salir un nuevo “must”, algo imprescindible que deberías probar. Sin embargo, lo viejo vuelve a estar de moda y naturópatas, yoguis, ejecutivos estresados… todos vuelven a redescubrir un clásico de los gimnasios: las saunas.

Si has tenido “día de piernas”, le has dado duro a las sentadillas, los lunges… y tienes que bajar las escaleras como si fueras un robot, tenemos buenas noticias: la sauna ayuda a la recuperación muscular. Según un estudio publicado en Springerplus, tanto las saunas de vapor tradicionales como las saunas de infrarrojos disminuyeron las agujetas y mejoraron la recuperación post ejercicio.

En concreto, según las conclusiones de estos investigadores, las saunas infrarrojas pueden penetrar en el sistema neuromuscular para promover la recuperación. Además, en otro estudio publicado en Journal of Human Kinetics, sentarse en una sauna durante 30 minutos aumenta los niveles de las hormonas de crecimiento humano de las mujeres, lo que ayuda a descomponer grasa y desarrollar músculo. Eso sí, recuerda que necesitarás rehidratarte bien después.

Según un estudio publicado en el Journal of Human Hypertension, incluso solo un uso de la sauna podría ayudar a reducir la presión arterial. Se midió la presión arterial de 100 personas antes y después de una sauna de 30 minutos: inmediatamente después de salir de la sauna, la presión arterial sistólica había bajado un promedio de 137 mmHg a 130 mmHg y la diastólica bajó de 82 a 75. Además, la presión arterial sistólica se mantuvo baja durante 30 minutos después de la sauna. No te olvides que el calor hace que los vasos sanguíneos se dilaten y el flujo sanguíneo sea más rápido y mejor sincronizado.

Eso sí, habla con tu médico antes, ya que las saunas no son muy recomendables para las personas que sufren de presión arterial alta y otras enfermedades coronarias.

Seguimos con estudios de Journal of Human Hypertension: durante la sauna, los ritmos cardíacos se elevan al mismo nivel que si realizáramos ejercicios de intensidad media, como andar en bicicleta o caminar. Esto explica, como aseguran desde la Universidad de Finlandia, que las saunas ayuden a reducir el riesgo de muerte prematura por ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y enfermedad cardiovascular.

Según una investigación publicada en Age and Aging, los hombres que van a la sauna varias veces por semana tienen un riesgo un 65% menor de desarrollar demencia y Alzheimer que los que la usaban solo una vez a la semana. Se estudia la relación de la disminución del flujo sanguíneo en el cerebro con el deterioro cognitivo y la demencia.

Lady Gaga se hizo construir una sauna ya que, según aseguraba, aliviaba el dolor crónico que le causa la fibromialgia. Y la ciencia le da la razón: según un estudio publicado en Journal of Alternative and Complementary Medicine, el uso de las saunas ayuda a aliviar el dolor y tratar los síntomas de la cefalea tensional crónica (es decir, esos dolores de cabeza frecuentes que se sufren más de 15 días al mes).

Las saunas podrían mejorar el sistema inmunológico. En un estudio realizado entre atletas, después de 15 minutos de ir a la sauna, aumentaron el número de glóbulos blancos en la sangre.

Las personas que ves sentadas en la sauna de tu gimnasio, parecen relajadas. ¿No es así? Son lugares cálidos, silenciosos, que te hacen sentir segura. Además, según Psychosomatic Medicine, podría ayudar a los pacientes con depresión. Eso sí, toca ser paciente: no saldrás completamente transformado después de unos minutos.

Si se usa la sauna cada dos días durante 20 días, según un estudio publicado en el International Journal of Occupational Medicine and Environmental Health, se reducen los niveles del colesterol a un nivel parecido al logrado con la práctica de ejercicio físico de manera moderada.

¿Buscabas un beneficio más? ¿Adelgazar? Olvídate, ese es uno de los falsos mitos sobre la sauna. Perderás peso al sudar, pero no conseguirás eliminar grasa corporal.

COMPLETA LA INFO: ¿MERECEN LA PENA LAS SAUNAS DE INFRARROJOS?