¿Agua embotellada o la del grifo?

¿Cómo es el estado de las aguas nacionales?
Women's Health -
¿Agua embotellada o la del grifo?
¿Agua embotellada o la del grifo?

Pese a la mala fama que tiene el agua del grifo de nuestras casas, según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), se puede afirmar que esta es buena. Según el análisis realizado en el año 2014, en el que se examinaron las aguas de 62 localidades, 19 de ellas tuvieron resultados excelentes (destacando las de Burgos, San Sebastián y Las Palmas) y 36, correctos. Solo siete presentaron problemas (las de Lebanza, Ciudad Real, Palma de Mallorca, Arándiga, Barcelona, Huelva y Logroño).

19 provincias españolas tienen agua "excelente", según la OCU

Ante estos datos, volvemos a poner encima de la mesa el eterno dilema: ¿qué es mejor, el agua del grifo o la embotellada?

Ingerir agua corriente es seguro y además de evitarte tener que volver del súper cargada de garrafas y con la cartera temblando (la OCU valora en más de 440 euros el gasto anual en agua embotellada), pondrás tu granito de arena en la protección del medio ambiente reduciendo la cantidad de residuos que produces. Sin embargo, hay que tener en cuenta la variabilidad de esta agua, que ha protagonizado episodios como el brote de disentería que vivió el municipio barcelonés de Santa María de Palautordera y que llevó al 10% de sus habitantes a sufrir fiebres, fuertes vómitos y diarreas por beber agua mal potabilizada de la red de abastecimiento público.

El doctor Francisco Maraver Eyzaguirre, presidente del Comité Científico del Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS) y profesor titular de la Cátedra de Hidrología Médica de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), subraya que “el agua del grifo proviene, en su mayoría, de aguas superficiales y, por lo tanto, se trata de una composición cambiante, que necesita ser desinfectada a través de tratamientos físicos y químicos, añadiéndose cloro para protegerla de potenciales contaminaciones y garantizar su seguridad alimentaria”.

Publicidad

El debate entre los que recomiendan desenroscar un tapón y los que defienden abrir el grifo está servido: “La sociedad cada vez está más concienciada y está adoptando hábitos saludables y, precisamente, el agua mineral natural juega un papel importante, junto a la actividad física y una alimentación saludable y equilibrada”, aplaude el Dr. Maraver Eyzaguirre. Y puntualiza lo siguiente: “El origen de las aguas envasadas se encuentra en los balnearios y en las aguas mineromedicinales que se vendían en las farmacias. El cambio se dio en los años sesenta, cuando este tipo de agua se empezó a vender en las tiendas de alimentación como respuesta a la gran demanda de los consumidores”.

Al preguntarle al especialista Jern a qué cree que se debe la preferencia de muchos españoles por el agua embotellada, apunta: “A medida que el poder adquisitivo de la gente fue creciendo, también lo hizo el consumo de esta agua. Hay muchas teorías en torno a este asunto. Algunas incluso culpan la gran promoción e inversión en marketing por parte de la industria; pero es un hecho que la calidad del agua corriente del país ha ido en aumento debido al obligado cumplimiento de la normativa europea y a la inversión en infraestructura hidráulica que se ha realizado. Sin embargo, si a la falta de información le sumamos el hecho de que las personas se acostumbran al sabor del agua envasada, el resultado que obtenemos es que a algunas les cuesta aceptar la idea de beber del grifo”.

¿Agua embotellada o la del grifo? Por su parte, el doctor del IIAS apunta que “las características exclusivas del agua mineral natural hace que esta se diferencie claramente del resto de aguas de consumo humano. Estamos hablando de aguas singulares, reguladas por una legislación específica y distinta de la del grifo. Son puras desde su origen, que es siempre subterráneo, y se envasan a pie de manantial para conservar intactas las propiedades saludables”. A lo que rápidamente añade de forma concluyente: “El agua del grifo y la mineral natural son dos productos totalmente diferentes, complementarios e irreemplazables. Una es un servicio público que debe garantizar la administración y la otra, un producto alimentario”.

Publicidad
También te puede interesar

Evita dolores de cabeza o ir estreñida…es tan fácil como hacer del agua tu mejor aliado

Descubre cómo mantener y cuidar tu hidratación

Te recomendamos

La verdura desintoxicante para tomar en cualquier momento y lugar...

Que las agujetas no te paren...

Las nuevas Nike Air Zoom Pegasus 35 te descubren el Zen Running...

Descubre si tu crema solar aguanta tus entrenamientos...