4 verdades sobre la grasa que te resbalan

Hablemos claro
Ana Román -
4 verdades sobre la grasa que te resbalan
4 verdades sobre la grasa que te resbalan

Años y años evitando darle un mordisco a un bocadillo de panceta y, ahora, la ciencia se pone de parte de tus caprichos soñados. Revisa todo lo que creías saber sobre la grasa, este nutriente proscrito, porque, te advertimos, está mal:

1. Las necesitas tú más que ellas a ti. Y esta es una realidad como un templo, que se conoce desde 1929, cuando los investigadores George y Mildred Burr, de la Universidad de Minnesotta (Estados Unidos), descubrieron que las ratas alimentadas con una dieta sin grasa dejaban de crecer, perdían peso y presentaban problemas en la piel, lesión renal y no se podían reproducir. De estos estudios surgió el concepto de ácido graso esencial, que es necesario y que nuestro cuerpo no es capaz de sintetizar por sus propios medios.

2. Te protegen del cáncer de mama.  “Consumir alimentos con un efecto antioxidante y antiinflamatorio es primordial en la prevención del cáncer. Y las grasas saludables, como las omega 3, presentes en el pescado azul, tienen un efecto antiinflamatorio. Además, las grasas de la dieta son las principales fuentes de algunas vitaminas antioxidantes, como la vitamina E y la vitamina A”, puntualiza la nutricionista Júlia Farré. Pero hay más: según los datos del estudio español Predimed, el más importante que se ha realizado en el mundo sobre los beneficios cardiovasculares de la dieta mediterránea, se ha comprobado que consumir cuatro cucharadas al día de aceite de oliva virgen extra reduce el riesgo de padecer cáncer de mama en un 68%. Eso en cuanto a prevención, pero las virtudes de nuestro “oro líquido” van más allá. Una investigación hecha con ratones por el grupo multidisciplinar para el estudio del cáncer de mama de la Universidad Autónoma de Barcelona ha matizado que cuando la enfermedad ya existe por otros motivos, ciertas grasas, como el aceite de oliva virgen, frenan su progresión, mientras que otras, como las saturadas o las omega 6, cuando se ingieren en elevadas cantidades, aceleran su curso. Conclusión: come grasas, pero siempre las mejores.

3. Te ayudan a absorber vitaminas. Algunas esenciales, incluyendo calcio y las vitaminas liposolubles A, D, K y E, no puede ser completamente absorbidas por el organismo si se consumen sin la compañía de grasa. Por eso es bueno que comas tus cereales matutinos enriquecidos con tropecientas vitaminas mezclados con leche entera. También son parejas perfectas los tomates con el aguacate, o los vegetales de color naranja, rojo o amarillo con el aceite de oliva.

4. Cumplen más de una función. La más obvia es la de proporcionarnos energía. Pero no es la única. También son necesarias para regular la temperatura corporal, protegen los órganos vitales envolviéndolos, ayudan a transportar nutrientes y son utilizadas para la fabricación de hormonas. “Y, por último, también tienen una función estructural ya que forman parte de nuestras membranas celulares”, concluye la especialista Júlia Farré.

Te recomendamos

La empresa británica sustituye a Movistar, promete precios asequibles y también emiti...

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...