Situaciones que pueden boicotear tu dieta

Descubre cómo evitarlas y mantenerlas en el lado saludable del camino
Diana Fraga y Amelia Jean Jones -
Situaciones que pueden boicotear tu dieta
Situaciones que pueden boicotear tu dieta

Tu vida es estupenda. Has conocido a la persona con la que quieres pasar el resto de tu existencia, tienes un trabajo que no está nada mal, has madurado y te sientes a gusto en tu piel. Qué bien ser adulta, ¿verdad? Pues sentimos amargarte. Estas etapas que parecen ideales son, en realidad, un campo de minas (de calorías) dispuestas a estallarte en la cara. Descubre cómo evitarlas y mantenerte en el lado feliz y saludable del camino.

El momentazo: Feliz cumpleaños

Con él llegan los regalos, la tarta... y, si no estás al loro, también un gran jarro de agua fría cortesía de la madre naturaleza (y de tu propio cuerpo), que de pronto decide que tus días de esbeltez se han terminado.

Trampa 1: Lo que la treintena te dio en forma de confianza en ti misma y sexo más placentero, ahora se lo está cobrando en masa muscular: la femenina se reduce un 1% cada año a partir de los 30. 

La clave: Pero esta merma no es solo biológica, también se debe a que, cuanto mayores somos, menos deporte hacemos. Y más en el caso de las mujeres españolas, pues el 83% no llega al umbral mínimo de ejercicio físico recomendado, según datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Recuerda: los entrenamientos de fuerza son tus mejores aliados para ponerte a tono. 

Trampa 2: Cuando menos te lo esperas, tus hormonas se alzan en una revolución. “La caída de estrógenos plasmáticos y la ansiedad asociada a la misma hace que las mujeres ganen de media unos 6 kg de peso”, dice César Alonso Rodríguez, doctor especialista en endocrinología y nutrición del Hospital Nisa Pardo de Aravaca. ¿Sabías que las españolas, como media, entramos en la perimenopausia a los 50 años? Así lo indica la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia. Esto se traduce en cambios en la progesterona, estrógenos y testosterona, que influyen en la distribución y almacenamiento de la grasa. Además, estas idas y venidas hormonales favorecen la    flacidez muscular.  

La clave: Dale caña a la fibra, sobre todo a la soluble, si tienes tendencia al estreñimiento. Un estudio de la Universidad de Massachussets (EE.UU.) demostró que ingerir 30 g diarios puede ser tan efectivo como las dietas más restrictivas. Para alimentar tus músculos, abraza las proteínas. Incluye una ración (magra, para evitar el exceso de calorías) en todas tus comidas. Aviso: sin músculo no puedes quemar tanta energía, lo que te lleva a la senda del michelín.

El momentazo: Amores que matan (tus abs)

Has encontrado a tu media naranja. Es el hombre perfecto, el que te seguirá queriendo cuando las arrugas ya no estén solo en tu blusa y tus dientes sean de quita y pon.  

Trampa 1: Habéis pasado de salir a cenar todas las noches a comer un bocadillo delante de la tele y a chistaros pidiendo silencio cuando empieza la peli.

La clave: ¿Recuerdas esos días de ensueño en los que erais capaces de pasaros horas delante de una ración de sushi, ya sabes, hablando el uno con el otro? Pues es hora de recuperar esa buena costumbre. Un estudio de la revista Appetite reveló que las personas que comen viendo la tele picotean un 69% más. Otro consejo, entrégate a la slow food. Tu objetivo: que la comida dure una hora y estéis sentados en la mesa y sin pantallas de por medio. Cuanto más consciente eres de lo que ingieres, más satisfecha te sientes. ¿Te animas a contar cuántas veces masticas cada bocado? Hazlo cuando estés sola, porque esto no ayuda a la magia de tu matrimonio, y ponte la meta de duplicar esa cifra. Según un estudio de la Universidad de Iowa (EE.UU.), esto podría llevar a que comieras un 15% menos.

Trampa 2: Su nombre oficial es “convergencia dietaria”, pero podríamos llamarlo “comer como un tío”. De pronto, el beicon y los chuletones han entrado en tu casa, las patatas fritas de bolsa se convierten en una guarnición habitual y los platos se llenan hasta arriba.

La clave: Puedes comer lo mismo que él, pero de forma reducida y tuneada. Lo ideal es que tu ración sea un equivalente al 75% de la suya (siempre que no estés saliendo con Pau Gasol). Acompáñala con verduras o ensalada. Qué demonios, llena también su plato de verde. 

Trampa 3: Vale, eres la orgullosa cofundadora de un bebé en proceso de gestación, pero nada de decir aquello de “tengo que comer por dos (o tres, cuatro...)”. 

La clave: Sentimos ser nosotras quienes te bajen del guindo, pero, sí, eso de comer por dos es un mito sin fundamento científico. “Durante el primer trimestre no es necesario realizar un incremento de calorías”, explica Mamen Palomo, nutricionista del equipo de la Dra. García Durruti de HM Montepríncipe. Es a partir del cuarto mes cuando es preciso aumentar la ingesta calórica –añade la experta–, con mayor presencia de hidratos de carbono complejos, proteínas, vitaminas y minerales. Por otra parte, no te vendría mal hacer un poco de deporte. “Si el embarazo evoluciona bien desde el principio –dice el doctor Dr. Francisco Tébar Massó, endocrinólogo y miembro de Top Doctors–, el ejercicio será un magnífico acompañante. Andando, además de las calorías que se queman, obtendrás una disminución de la resistencia a la insulina, muy importante para prevenir la diabetes gestacional y, a su vez, activar el retorno sanguíneo”. Si necesitas motivación extra, ten en cuenta que el ejercicio aeróbico en la última fase del embarazo se asocia a partos más cortos y menos complicados.

El momentazo: ¡A trabajar!

¡Al fin! Has conseguido un puesto en lo que te gusta y con un sueldo que engrosa (aunque sea un poco) tu cartera. ¿El lado oscuro? También está haciendo crecer tu cintura. 

Trampa 1: ¿No llegas despierta al final de El hormiguero? Pues tenemos malas noticias: tu agotamiento también le pasa factura a tu figura. Las personas que trabajan más de 40 horas a la semana son un 8% más propensas a la obesidad. 

La clave: En un mundo ideal, planifica tus comidas. En tu triste realidad, devorada por interminables jornadas laborales, planifica como puedas. Ten en cuenta estos consejos de la nutricionista Helen Medal: “El fin de semana puedes preparar arroz, lentejas, verduras al horno o a la plancha y un poco de pollo asado o hervido y después desmenuzado. Guárdalo todo en tuppers  diferentes en la nevera. Así tendrás juego para hacer combinaciones durante toda la semana”. 

Trampa 2: Te han dado una tarjeta de la empresa para todas esas comidas y cenas con clientes. ¿Hora de pedir solomillo, chicas?

La clave: Actúa como si pagaras esa cena de tu bolsillo, por generosa que sea tu cuenta de gastos. Eso limitará tus pecadoras citas con la comida cara (y grasienta). Y ponte un límite con la bebida. Dos martinis significan que tu organismo consume hasta un 73% menos de grasa, que se quedará contigo para siempre, ya sea en tus cartucheras o en tu barriga. 

Trampa 3: Las fechas de entrega, la jefa exigente, la insidiosa sospecha de que cada vez que te llama a su despacho es para entregarte tu carta de despido... Todo esto te ha llevado a una dieta de cafeína, patatas fritas y lágrimas silenciosas en el cuarto de baño.

La clave: “Las personas que padecen estrés con frecuencia consumen alimentos con alto contenido en grasas y azúcares, que generan a corto plazo una falsa sensación de placer”, dice la nutricionista Palomo. Para combatir este apetito, elige ingredientes que disparen tu serotonina, una hormona que equilibra tu humor; así evitarás comer compulsivamente por culpa de tu ansiedad. Cambia el café por un té verde orgánico, que contiene aminoácido L-teanina, que reduce tu reacción fisiológica al estrés. Aumenta también tu consumo de frutos secos, soja, tofu, huevos y carne roja, todos ricos en triptófano, un precursor de la serotonina. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CÓMO ACELERAR TU METABOLISMO

Te recomendamos

La empresa británica sustituye a Movistar, promete precios asequibles y también emiti...

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...