¿Por qué tienes hambre por la noche?

No dejes que el picoteo se te vaya de las manos
Anna Valls -
¿Por qué tienes hambre por la noche?
¿Por qué tienes hambre por la noche?

Sitúate: son las 12 de la noche pero después de una hora dando vueltas en la cama, decides levantarte, caminar hasta la cocina y (¡alerta roja!) abrir la nevera, ¿te suena?

En España un 2% de la población tiene el llamado síndrome del comedor nocturno, un trastorno que lleva a quien lo padece a comer en exceso por las noches. Si piensas que picotear a altas horas de la madrugada es un solo un antojo, ¡atenta! Porque se te puede ir de las manos. Y la obesidad es una de las consecuencias.

Causas

Sé sincera contigo misma, ¿realmente tienes hambre?  Puede que sea así, tal y como comenta la Raquel Nogués, especialista en Dietética y Nutrición del Hospital Teknon, “vivimos en una sociedad en la que cada vez es más frecuente tener rutinas que provocan un desorden en el horario de las comidas”. Pero a pesar de que esta sea la primera causa que te venga a la cabeza, no es la habitual. De hecho, este  trastorno suele aparecer por otros motivos de tipo psicológico. “El estrés, la ansiedad o la depresión son los más frecuentes”, matiza Nogués. En este sentido, “los atracones son un modo de compensar los malestares o inquietudes”, explica Blanca Bueno, psicóloga del Hospital Teknon.

Pero la cuestión es, ¿dónde está la línea que separa un picoteo tonto de este tipo de trastornos? Pon atención a los horarios de las comidas. ¿Pasas muchas horas en ayuno? Comer poco durante el día y tener poco apetito son los desordenes habituales de las personas que lo padecen. Por la noche es cuando comen en exceso, y tienen los llamados atracones. Los alimentos que suelen tomar son los ricos en carbohidratos, porque provocan una sensación de saciedad inmediata. En el momento del atracón, pueden llegar a ingerir el 70% de las calorías que se toman durante el día. ¡Pero atenta! Este tipo de comportamientos debe repetirse durante al menos dos meses para ser considerado un problema serio.

Consecuencias

Está claro que los excesos no son buenos, y los atracones tienen consecuencias. Por un lado, en el terreno emocional, “la persona se siente culpable, triste e irritable”, apunta la psicóloga. Además, añade, que “es consciente de su dificultad para parar de comer, y esa sensación de descontrol también incide en su autoestima”.

A nivel físico, “la sensación de plenitud puede provocar molestias de tipo gastrointestinal como dolor abdominal, náuseas o acidez”, explica la doctora Pilar Riobó, especialista en endocrinología y nutrición.

Pero esto no es lo peor. En la mitad de los casos, “estos desórdenes conllevan un aumento de peso y obesidad”, comenta Nogués. Además, “otras de las consecuencias es que acabas sufriendo insomnio y otros trastornos del sueño”, apunta la especialista.

Soluciones

¿La solución? Para acabar con los atracones nocturnos deben resolverse dos frentes: el psicológico y el alimentario. “El primer paso es volver a tener una dieta normal, tomar alimentos saludables y no saltarse comidas. Si el problema no se resuelve, también se debe consultar con un especialista en psicología. Conviene revisar la situación vital de la persona y, si es necesario, empezar un tratamiento de tipo cognitivo-conductural”, finaliza Bueno.
Si tú también eres de las que se deja llevar por la comida, no te puedes perder el nuevo número de la revista, en el que te contamos los pensamientos de la mujer hambrienta y cómo ponerles remedio ¡No te lo pierdas!

MÁS: 6 trucos para perder peso por la noche

Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...