Las diferencias de perder peso a los 20, los 30 y los 40

Cada década tiene sus propios obstáculos
Women's Health -
Las diferencias de perder peso a los 20, los 30 y los 40
Las diferencias de perder peso a los 20, los 30 y los 40

Las trampas de cada edad

<

p dir="ltr">Comer tarde por la noche, el peso que se gana durante el embarazo (y que no desaparece), un metabolismo más lento…No importa la edad que tengas, siempre hay algo que puede impedir que pierdas peso. Pero la buena noticia es que con la estrategia ideal puedes controlar cualquier situación.

Para averiguar cómo afrontar las trampas y superar los obstáculos propios de la edad, aquí tienes una guía con los problemas habituales (y las soluciones) que aparecen a los 20, los 30 y los 40.

Las trampas de cada edad

Publicidad

En tus 20

Siempre hay una cena de amigos. Sin hijos y sin pareja, muchas mujeres salen a disfrutar tranquilamente de todas esas cenas de grupo que se acumulan cada semana. Eso significa que comes más calorías procedentes de ese riquísimo restaurante tailandés. Pero se puede reconducir la situación, y no nos referimos a quedarte en casa. Como la mayoría de restaurantes tienen al menos una opción sana, conviértelo en tu objetivo y pide primero. Hay investigaciones que demuestran que el que se arranca pidiendo se convierte en el ejemplo a seguir por el resto del grupo. Es lo que se conoce como el efecto espejo. Y en vez de repetir en los mismo locales con cartas repletas de calorías, propón sitios nuevos más saludables. Otra opción es comerte la mitad del plato y dejar el resto para la noche o el día siguiente.

MÁS: 4 motivos por los que es más fácil perder peso en verano

 

Comes delante de la pantalla. Desayunas mientras consultas el correo electrónico; revisas tus perfiles en redes sociales mientras comes y repasas las cuentas de tus amigos o de famosos mientras cenas. ¿Te suena? Pues tienes que saber que cuando comes delante de una pantalla, comes más y te sientes menos satisfecha que cuando aprecias los sabores alejada de la tecnología. Romper ese hábito no es fácil, pero vale la pena luchar y conseguirlo si a cambio reduces la ingesta (sin sentido) de calorías. Inténtalo, cena sin la televisión puesta, deja el móvil en la habitación y céntrate en tu comida. Lo agradecerás.

Los tentempiés por la noche. En tus 20 es como si la comida fluyera sin que te des cuenta y comes sin control. Por ejemplo, si te ruge el estómago, picas entre horas y claro, llega la hora de la cenar y no tienes hambre. O quizás desayunas un cupcake a media mañana, pero después pierdes el apetito y te saltas la comida. Pero todos esos hábitos y ese descontrol te pueden conducir a los dichosos tentempiés a altas horas de la noche. Y este es el motivo: Tu cuerpo es inteligente, y cuando no le das suficiente comida durante el día, te pide más cuando cae la noche. Pues no dejes que el picoteo nocturno se te vaya de las manos. Rompe el círculo vicioso y no omitas todas las comidas. Si es necesario ponte una alarma en el móvil y come de forma saludable cuando toca.

En tus 20

Publicidad

En tus 30

No tienes tiempo para practicar deporte. Es el momento en el que muchas mujeres son madres, y encontrar tiempo para salir a hacer ejercicio es misión imposible. Habrá días en los que pienses que encontrar tiempo para darte un baño o descansar 5 minutos ya es un milagro, ¿no? De acuerdo, tus prioridades cambian y te faltan horas del día. Pero hay que adaptarse a las nuevas situaciones y no perder las buenas costumbres. Así que lo mejor será que busques un gym con guardería, hacer estos ejercicios postparto en casa o sumarte a las clases online que puedes hacer mientras tu bebé echa la siesta. Y para una recuperación activa, puedes dar largos paseos los dos juntos. Te sorprenderás de los cambios.

MÁS: 5 cosa que debes hacer para perder peso si practicas deporte

<

p dir="ltr">
Tu nevera está vacía. Los viajes al supermercado son cada vez menos frecuentes y más difíciles con un bebé a cuestas. Por ello, es importante llenar la despensa con alimentos envasados saludables que te faciliten tus momentos entre fogones. Una plato de avena con fruta, nueces o semillas de chía y leche baja en grasa requerirá dos minutos de tu ajetreada vida y te mantendrá satisfecha durante horas. Lo mismo sucede con los huevos revueltos o una tostada de trigo integral con una tortilla francesa. Otra idea: si combinas salsa de tomate baja en azúcar con pasta, que sea integral. Te llevará 15 minutos. Y si quieres algo más ligero, una lata de atún o de salmón con ensalada de hojas verdes y algunos tomates serán tu mejor opción.

En tus 30

Publicidad

En tus 40



En tus 40
Pierdes masa muscular. A medida que el cuerpo se hace mayor, el músculo empieza a descomponerse de forma natural y el metabolismo se ralentiza, lo que hace que aumentemos de peso. Pero se puede luchar contra ese proceso comiendo proteínas a lo largo del día y entrenando. La mayoría comemos suficiente proteína, pero no en el momento adecuado. Si consumes esa proteína durante la cena, tu cuerpo no tendrá tiempo suficiente para gastarla en forma de energía, por lo que se acaba almacenando en forma de grasa. ¿E consejo? Intenta comer de 20 a 30 gramos con cada comida y de 5 a 10 gramos en cada snack.

Caes en la tentación de los congelados y la comida para llevar. A veces es difícil encontrar el momento para cocinar algo saludable antes de acostarte. Pero la clave puede estar en organizarte durante el fin de semana. Tan solo necesitas 15 minutos para planear cenas sanas y fáciles de la siguiente semana. ¿Necesitas ideas? Un sándwich de pavo es mejor que pedir comida china o la cocción de una pizza congelada.  

MÁS: La verdad sobre los carbohidratos con el objetivo de perder peso

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CÓMO ACELERAR TU METABOLISMO

En tus 40

Publicidad
Te recomendamos

Las jugadoras se proclamaron campeonas de la Copa Libertadores....

Perfúmate de la manera más eco...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

El espíritu de la maratón más internacional...