Las cinco mejores alternativas a la ternera

Prueba éstas opciones saludables y económicas
Women's Health -
Las cinco mejores alternativas a la ternera
Las cinco mejores alternativas a la ternera

El precio de la carne de ternera está por las nubes, sí. Pero no es sólo eso. Es que cada vez existen más alternativas atractivas y saludables que servirían para sustituir el bistec de toda la vida.

Pero no temas, amiga carnívora: hay muchas alternativas sabrosas –y cargadas de proteínas– que no harán tanta mella en vuestra cuenta bancaria. Y si la ternera es innegociable, reserva el entrecot para el domingo y recurre a una de estas alternativas para el resto de la semana:

Lentejas
Ya sabemos que las lentejas no son tan apetitosas como una jugosa hamburguesa, pero se pueden usar para hacer consistentes hamburguesas vegetales, ricas en proteínas, fibra y magnesio. Las lentejas tienen una textura carnosay quedan bien en sopas, ensaladas e incluso hamburguesas sin carne. Normalmente el precio de las lentejas ronda el dólar por libra, o quizá un poco más.

Salmón salvaje en conserva
Llena la despensa con este pescado nada caro: es rico en ácidos grasos omega-3, saludables para el corazón, y el que se compra en conserva es una excelente fuente de calcio. Puedes hacer bolitas con la carne triturada, formando hamburguesas o albóndigas. Aunque el precio es similar al de la ternera, probablemente te baste con una cantidad mucho menor, ya que el salmón suele combinarse con cebolla y otros ingredientes.

Hummus
Puedes comprar un bote de 225 g de hummus, que equivale a una guarnición lista para comer (o, seamos honestas, a un plato principal) con una carga nutricional considerable. Está hecho con garbanzos triturados y tahini, una pasta de semillas de sésamo, con lo que te proporciona la fibra y la proteína de las legumbres y del sésamo. Puede que no tenga el sabor de la carne, pero sin duda te saciará.

Tofu
Antes de que las carnívoras empiecen a hacer muecas, pensad esto: si compráis un tofu ecológico y extra firme, os encontraréis con que tiene un sabor sorprendentemente parecido al de la ternera. Absorberá los sabores de tu adobo o salsa favorita para la carne. Pruébalo con salsa barbacoa, y hazlo a la parrilla o a la plancha para que quede caramelizado y crujiente.

Pavo picado
Si el sustitutivo tiene que ser carne, ésta es tu mejor apuesta: la textura de la carne picada de pavo tiene una textura similar a la de la carne para hamburguesa, pero pagarás bastante menos. (Los precios de las carnes blancas no son tan elevados). Opta por carnes blancas magras, y para que te cunda más añade cereales, legumbres o incluso verduras o setas picadas.

 

Te recomendamos

Mi Empresa Es Saludable presenta la publicación que resume los planes saludables gala...

Perfúmate de la manera más eco...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...