Intolerancia a la fructosa

Problemas en el paraíso
-
Intolerancia a la fructosa
Intolerancia a la fructosa

La primera manzana

Cuando (supuestamente) Adán y Eva mordisquearon aquella manzana ingirieron este monosacárido que posee la misma fórmula que la glucosa, pero con diferente estructura. La fructosa es una forma de azúcar que se encuentra en los vegetales y en la miel. Todas las frutas la poseen en cierta cantidad y puede ser extraída y concentrada. Junto con la glucosa forma un disacárido llamado sacarosa o azúcar común. Y a mucha gente tanto dulce le amarga la vida...

El problema comienza siempre igual. La fructosa debe ser absorbida y metabolizada, pero ¿si no se consigue, a qué se puede deber? La respuesta a esa pregunta tiene dos versiones. Una de ellas es una enfermedad provocada por un error genético y conocida como “intolerancia hereditaria a la fructosa”. Las personas que la sufren (se calcula que 1 de cada 20.000) conviven con un error genético que les impide metabolizar este azúcar porque no tienen la enzima adecuada, o, lo que es lo mismo, cuando ingieren fructosa son incapaces de descomponerla correctamente y esta situación se traduce en náuseas, vómitos, deshidratación, disfunción hepática, ictericia e hipoglucemia. Vamos, que con la primera papilla de frutas del bebé, se lía parda. La otra posibilidad, más común (se sospecha que afecta al 30% de la población) y menos grave, es la malabsorción de la fructosa, en la que las células intestinales son las que no son capaces de asimilar la fructosa, con los resultados de gases y dolor abdominal a los que las intolerancias nos tienen acostumbrados. El primer caso no se puede curar y su tratamiento incluye una dieta radical. El segundo, en ocasiones, es reversible, depende del nivel de intolerancia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 9 FORMAS CURIOSAS DE COMER FRUTA

La primera manzana

Publicidad

Buscando a Wally

Para detectar ambas dolencias toca enfrentarse a una batería de pruebas. “El test de hidrógeno es un método fiable y fundamental para evaluar la malabsorción de fructosa en la dieta. Otra de las pruebas que se pueden indicar para obtener el diagnóstico es la de curva de glucemia. Y, si el médico lo considera necesario, se realizan estudios enzimáticos, test bioquímicos y pruebas genéticas”, explica la nutricionista Robles. Y, una vez que se tiene el resultado en la mano, toca enfrentarse a la dura realidad de una dieta sin fructosa. Porque si el diagnóstico es que se padece intolerancia hereditaria a este azúcar, solo se puede consumir diariamente 1 o 2 g de fructosa, sacarosa y sorbitol. Y eso deja en jaque a casi la mitad de las frutas y verduras, la miel, casi todo lo que sabe dulce sobre la faz de la Tierra y, como no, una parte de los medicamentos. Y NO TE PIERDAS: GUÍA BÁSICA DE LAS INTOLERANCIAS ALIMENTARIAS. 

Buscando a Wally

Publicidad

La versión light

Los intolerantes del segundo tipo, el más habitual, tienen otras opciones. “Nosotros en la consulta realizamos un programa de reintroducción de fructosa, que consiste en hacer una dieta sin fructosa para limpiar el organismo. Esta primera fase dura unos 7-10 días. En las siguientes etapas vamos reintroduciendo la fructosa por gramos. En el momento que aparece el primer síntoma de malabsorción, paramos. De este modo lo que conseguimos es saber cuántos gramos de fructosa podemos ingerir a lo largo del día. Sería muy difícil hacer una dieta sin nada de este componente, ya que está presente en casi todos los alimentos. Es una dieta complicada, que requiere tiempo, pesar los alimentos y, por supuesto, se deben evitar muchos de ellos”, cuenta Robles. La buena noticia es que este tipo de alimentación no se ha puesto de moda... por ahora. Esperemos que a un coolhunter sin mucho sentido común no le dé por cazarla como la nueva tendencia absurda apta para celebrities con demasiado tiempo libre. Y ADEMÁS: EL ABC DE LAS ALERGIAS ALIMENTARIAS

La versión light

Publicidad
Te recomendamos

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

¡La confianza y seguridad nacen en tus pies!...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...

Descubre el primer yogur vegetal de almendra con sello vegano...