¿Es bueno beber vinagre?

¿El trago más amargo?
-
¿Es bueno beber vinagre?
¿Es bueno beber vinagre?

Ya se prescribía en la Antigua Grecia y se le atribuyen multitud de propiedades para nuestra salud. En WH nos preguntamos si están fundamentadas.

No hay nada más cool que una buena dosis del alimento healthy del momento. Primero fue el agua de cactus, después el café con cúrcuma, la kombucha y ahora… el vinagre. No es tan exótico como los anteriores, pero lo importante es saber si este líquido esconde algo más allá de su agrio sabor. Desde hace algunos años, en la despensa de aquellos que llevan por bandera el lema ‘mi cuerpo es mi templo’, se ha colado una botella que ocupa un lugar preferente. En una primera ojeada, podrías pensar que han caído en la tentación y que este recipiente de cristal es una prueba de constantes festines rebosantes de calorías vacías. Pero no, ese frasco es vinagre de sidra de manzana y no solo se ha convertido en un básico para los amantes de la comida sana, sino que se toma en forma de chupitos. Como lo lees.

A bote pronto, puedes pensar que por muy tendencia que sea, beber vinagre a palo seco, parece una tarea un poco ardua para el estómago. Pero la idea de que es un producto con propiedades digestivas, entre otras, ha ido tomando fuerza a medida que algunos rostros conocidos han afirmado consumirlo. Declaraciones de celebrities a parte, en Women’s Health preferimos consultar a quien realmente tiene autoridad para sacarnos de dudas. Hemos hablado del vinagre y sus Bartolomé, de NaturaNutricion.es.

REPASAMOS LA LECCIÓN “Desde hace siglos se conoce el poder terapéutico del vinagre de manzana, y no era inusual hacer preparados con él que aliviaran determinados malestares”, afirma la experta en nutrición. Concretamente en la Antigua Grecia, Hipócrates prescribía vinagre mezclado con miel para sanar los síntomas del resfriado. Y más recientemente, hemos empezado a entender por qué los alimentos fermentados aportan efectos positivos a la flora intestinal. Algo bastante importante dado el papel fundamental que tiene esta en la salud general de nuestro organismo. Con el examen de historia aprobado, vamos a por las siguientes.

Empecemos con un poco de latín. La palabra vinagre viene de la unión de dos términos de esta lengua clásica: vinium (vino) y acer (agrio) y, en esencia, es eso: vino agrio. Aunque no te aconsejamos beberte el vinagre en copa. Y ahora empieza la clase de química: durante la fermentación, los azúcares son descompuestos por las bacterias y levaduras del propio producto y se convierten en alcohol. Si sigues fermentando, es cuando obtendrás el vinagre. Y te preguntarás, ¿qué necesito para fermentar vinagre? Puedes obtenerlo a partir de muchos alimentos: frutas, verduras o cereales, pero el de manzana es el más popular porque esta fruta contiene mayor cantidad de ácido acético, un componente clave para las propiedades medicinales de este líquido.

Aun así, no vale con escoger cualquiera. Para exprimir sus propiedades al máximo debemos hacernos con uno muy específico: “Lo ideal es comprar la variedad de manzana sin filtrar ni pasteurizar para poder beneficiarnos de sus efectos. Los procesados están desprovistos de lo esencial, la madre, una sustancia rica en proteínas, minerales y fibra –pectina–, que tiene múltiples propiedades sobre nuestro organismo”, indica la experta.

Uno de esos beneficios de los que habla Rebeca Bartolomé es su poder para combatir virus y bacterias intestinales. “Su composición –vitaminas del grupo B, betacarotenos, vitamina C, ácido málico, acético y fibra– y microorganismos normalizan el crecimiento bacteriano. De esta forma, ante cualquier alteración microbiana (E. Coli, Candidiasis, Salmonella…) su consumo puede ayudarnos a restaurar nuestro ecosistema interno y aliviar las dolencias de forma notable”, puntualiza la nutricionista.

Pero... ¿Sirve para perder peso? Sigue leyendo.

ALIADO PARA PERDER PESO Volvamos al ácido acético, donde parece concentrarse todo su potencial; ¿cuáles son los superpoderes de este componente? Para empezar, disminuye el nivel de azúcar en sangre. Esto ocurre, según la nutricionista, porque este ácido actúa disminuyendo la digestión de azúcares e hidratos de carbono simples. Así ayuda a que los niveles de azúcar en sangre vuelvan a la normalidad.

Un estudio de la Universidad Estatal de Arizona (EE.UU.) llega a la misma conclusión. La investigación ha descubierto que beber vinagre antes de una comida rica en carbohidratos mejora la respuesta a la insulina en pacientes con diabetes tipo 2; es decir, puede estabilizar los niveles de azúcar en sangre. Y no solo los diabéticos pueden aprovechar este efecto del vinagre sobre el azúcar en sangre. Otro estudio, llevado a cabo por Tomoo Kondo y colaboradores, publicado en Bioscience, Biotechnology y Biochemistry Journal, relaciona este beneficio con la pérdida de peso. Los investigadores llegaron a esta conclusión porque los participantes del estudio que tomaron una dosis diaria de este producto perdieron más peso que los que solo ingirieron un placebo. La explicación se basa en que en pequeñas cantidades antes de comidas ricas en almidón, puede bloquear el aumento de los niveles de glucosa que se produciría al tomar estos alimentos sin beber antes la dosis de vinagre. Este bloqueo reduce la respuesta glucémica del cuerpo entre un 20 y un 40 por ciento al inhibir parcialmente la digestión del almidón y lo convierte en fibra, con lo que evita su digestión.

La variación de los niveles de azúcar en sangre afecta a tu sensación de hambre; si estos niveles se estabilizan, tal y como hemos comentado, también te sentirás más saciada y comerás menos. Y este power del vinagre para disminuir el azúcar en sangre también explica por qué ha sido propuesto como un tratamiento natural para el síndrome del ovario poliquístico. Las mujeres que lo padecen tienden a registrar niveles más altos de insulina circulante. Como resultado, el tejido de sus células se vuelve menos receptivo a la hormona luteinizante, la cual controla la ovulación, y por ello sus ciclos menstruales son irregulares. Entonces, la pregunta es: ¿las mujeres con este síndrome consiguen ciclos más regulares cuando beben vinagre? Tanto la nutricionista consultada como el ginecólogo Antonio Hernando Sánchez, médico del servicio de ginecología y obstetricia del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela, coinciden en que todavía no existen pruebas concluyentes a este respecto. “Este tipo de tratamientos naturales no presenta evidencia más allá de la estrictamente anecdótica; es decir, no existen estudios científicos que recomienden su empleo como medida terapéutica acertada. Por esta razón, no es recomendable su empleo sin haber consultado previamente con un especialista”, indica el doctor.

No obstante, seguimos sumando propiedades. El ácido acético del vinagre, unido al poder de la pectina, otro de los componentes de este alimento, no solo reduce la absorción de grasa a través de la dieta, sino que es bueno para prevenir dolencias cardiovasculares (arritmias, anginas de pecho, enfermedades coronarias, accidentes de cerebro vascular…). Una menor absorción de grasa se traduce en la disminución en los niveles de colesterol malo (LDL). “Cuando tenemos un exceso de grasa y colesterol, la grasa se acumula en las paredes de las arterias, esto implica menor irrigación de sangre y oxígeno en nuestros tejidos y células, y eso eleva el riesgo cardiovascular”, explica Bartolomé. Y este líquido ‘milagroso’ también es capaz de regular otro factor eterminante en las enfermedades del corazón, la presión sanguínea: “Actúa regulando los niveles de sodio en nuestro organismo y, con ello, nuestra presión sanguínea”, señala la nutricionista. ¿Es bueno beber vinagre?

¿Es bueno beber vinagre?

Aun así, hemos consultado a la doctora María Merino, especialista de la sección de Endocrinología y Nutrición del Hospital de Getafe, y nos explica que no es algo que aconseje a sus pacientes, debido a que no es una propiedad suficientemente testada: “Dada la evidencia disponible donde la mayoría de los estudios se han realizado en ratas no es una de nuestras recomendaciones habituales”. Lo mismo ocurre con los beneficios en cuanto a la presión arterial, Merino explica que solo hay pruebas de los efectos del vinagre en animales.

Una vez analizados sus beneficios, ¿qué hacemos para lidiar con su desagradable sabor y con la quemazón que se produce al tragarlo? Bébelo con pajita para evitarlo, además así no dañarás el esmalte. Y no abuses de él. Tomarlo en exceso, a largo plazo, puede producir una disminución en tus niveles de potasio, lo que podría traducirse en mayor debilidad ósea. “Dos cucharadas al día, una antes de cada comida principal, diluidas en un vaso de agua es suficiente”, sugiere la nutricionista. Pero, cuidado, en el caso de que haya trastornos digestivos o cardiovasculares, es mejor consultar a un médico antes de tomar ningún vinagre.

Si lo del chupito no te convence, puedes obtener sus beneficios cambiando el vinagre que sueles usar para tus ensaladas por el de sidra de manzana. ¿Lo apuntarás en tu próxima lista de la compra?

Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...