6 errores cuando cocinas que te hacen engordar

Te ayudamos a prepararte el tupper para toda la semana
Women’s Health -
6 errores cuando cocinas que te hacen engordar
6 errores cuando cocinas que te hacen engordar

Con las manos en la masa

Si has saltado al tren de la pérdida de peso, tu primera parada –casi seguro- será Instagram… Aquellas personas obsesionadas en colgar fotos de sus frascos de especias, sus ensaladas y sus postres te dirán que preparar sus desayunos, almuerzos y cenas con antelación ha cambiado sus vidas y sus cuerpos a mejor.

Pero, cuidado, no te puedes liar a cocinar sin estudiar las porciones o elegir los alimentos adecuados. “Simplemente porque algo se prepare con antelación no significa que sea la opción más sana”, nos asegura el dietista Jaime Mass.

Vamos a contarte cuáles son los errores más frecuentes en la cocina que sabotean los intentos de ponerte a dieta y, además, te vamos a dar soluciones sencillas para obtener mejores resultados. Comenzamos.

Con las manos en la masa

Publicidad

No prepararte snacks

No prepararte snacks. Si sólo te preparas el almuerzo y no piensas en los aperitivos que puedas tomar en tu día de trabajo, estás condenada al fracaso. Recuerda que una única comida no es suficiente para un lapso de 10 horas… las galletas de la sala de reuniones, las monedas de la máquina expendedora y los caramelos del escritorio de tu compañero llevan tu nombre.

Una manzana y un trozo de queso, un plátano y almendras o un yogur griego con frutos secos son algunas ideas de snacks saludables. Después de prepararte tus aperitivos favoritos, llévalos en contenedores de una sola porción para evitar comer en exceso.

No prepararte snacks

Publicidad

Probar las comidas

Probar las comidas. Puedes probar para ver qué tal va de sabor es una cosa, pero tienes que ser consciente de cuánto tomas. Si no, fácilmente habrás consumido las calorías destinadas a la comida antes de sentarte a comer.

No tienes que probar todas las comidas. Procura cocinar mientras masticas un chicle de menta. Y nunca cocines cuando tienes hambre: es tan mala idea como ir a comprar cuando estás hambriento. (Y ADEMÁS: COCINAR SIN ACEITE)

Probar las comidas

Publicidad

Recurrir a salsas precocinadas

Ten en cuenta que las salsas precocinadas pueden tener altos niveles de sodio, azúcar y calorías. Si te pones a cocinar, debes preparar tus propios aderezos. Puedes hacerlo en grandes cantidades y congelarlos en porciones individuales.

Eso sí, ten en cuenta que tú cocinas sin conservantes, tu salsas no te durarán tanto en la nevera como las del súper. (TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 6 ALIMENTOS QUE PUEDEN BOICOTEAR TUS INTENTENTOS DE PERDER PESO).

Recurrir a salsas precocinadas

Publicidad

Olvidarte de las verduras

Olvidarte de las verduras. Al programar la comida de toda la semana, se suele caer en la tentación de preparar comida que se recaliente fácilmente, como pollo o pasta. Pero, incluso aplastadas en un triste tupper, las comidas para perder peso deben ser variadas.

En cada plato debes incluir un 50% de frutas y verduras. Si no puedes preparar brócoli al vapor porque te lo vas a calentar en el trabajo, incorpora los vegetales en la preparación del plato, desde el principio. Por ejemplo, cocina la pasta con verduras salteadas (que se pueden luego meter en el microondas).

Si te llevas una ensalada, guarda la lechuga por separado. Así no se quedará blanda. Evita cortar los aguacates o los tomates hasta que sea la hora de comer. (TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR MENÚS PARA LLEVARTE EN EL TUPPER).

Olvidarte de las verduras

Publicidad

Descuidar las porciones

Descuidar las porciones. Puedes servir las raciones incorrectas de dos maneras. Por ejemplo, puedes prepararte un almuerzo muy pequeño, que no te llene, lo que te hará sucumbir en la máquina del vending y atiborrarte a alimentos con mucho azúcar. O, por el contrario, haberte llevado una comida que podría alimentar a toda una familia y que te llevará a comer en exceso.

Ajústate a tus señales de hambre y saciedad. Ten en cuenta que la mayoría de las personas no paran de comer hasta que ve limpio el plato.

Cuando ya le hayas cogido el puntillo a las porciones, acuérdate de combinar en todas ellas carbohidratos enteros, proteína magra y grasa saludable.

Descuidar las porciones

Publicidad

Preparar la misma comida cada semana

Preparar la misma comida cada semana. Si haces siempre la misma comida, puedes caer en el aburrimiento y renunciar a prepararte tu propia comida. No tienes por qué comer brócoli con arroz y pollo a la parrilla todos los días.

Cambia semana a semana y no solo de almuerzo: varía tus snacks, desayunos y cenas. Así, si llegas cansada a casa y no te convence tu cena, puedes tener otro comodín en la nevera.

Preparar la misma comida cada semana

Publicidad
Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...