¿Eres adicta al azúcar?

Aprende a frenar tus ansias y disfruta de una dulce recompensa
Women's Health -
¿Eres adicta al azúcar?
¿Eres adicta al azúcar?

¿Consumes demasiado azúcar? Antes de dar una respuesta, piensa en todo lo que te has zampado últimamente. Si eso incluye chucherías, algún café cargadito de nata o ketchup, entonces hay una probabilidad bastante alta de que la respuesta a tal pregunta sea afirmativa. Pero no te sientas culpable por ello; de hecho, hay muchísimas mujeres en todo el mundo que tienen un enganche total al dulce. Diversas investigaciones han concluido que en torno a un cuarto de todas las calorías que ingieres al cabo del día proceden de repostería, postres, refrescos o zumos de frutas. O, dicho de otro modo: del azúcar.


Lo peor del tema es que los dulces suelen aportar un montón de calorías vacías, lo que significa que no aportan nutrientes. En las últimas décadas, el porcentaje de calorías procedentes de las grasas y las proteínas no ha hecho más que decrecer. Sólo los carbohidratos (y particularmente, el azúcar) han subido. Así que muy probablemente estés tomando mucha más cantidad de azúcar que tu abuela o incluso que tu madre. Y esa es una de las causas por las que ahora hay más sobrepeso.

He aquí un par de datos que demuestran lo nocivo que puede llegar a ser pasarse con el adictivo granulado blanco: 1) comer mucho azúcar puede avivar tu apetito en lugar de calmarlo, y 2) puede llegar a crear una dependencia tal que asocies fatalmente la toma de un determinado alimento hipercalórico (chocolate, pastel… o peor: ¡pastel de chocolate!) con sensaciones positivas o placenteras. Pero no desesperéis, amigas de los ositos de gominola: hay luz al final de este almibarado túnel. Con un poco de determinación, puedes entrenarte para dejar de desear el azúcar. Y cuando lo logres tu experiencia será verdaderamente dulce: ¡porque perderás peso!


El grado de tu enganche al azúcar dependerá en buena medida del tipo que estés comiendo. La fructosa, que es el azúcar naturalmente presente en las frutas y en algunos vegetales, no hace que sientas esa necesidad de tomar un chute de nuevo inmediatamente, debido en parte a que la fibra que también tienen estos alimentos ralentiza tu digestión y ayuda a mantener estables tus niveles de azúcar en sangre. Esa es la razón por la que los nutricionistas recomiendan que los snacks que tomes por ejemplo, a media mañana, consistan en fruta y no en caramelos o chocolate.

“Siempre me quedará el consuelo de los refrescos light” estarás pensando. Pues deberías saber que pueden ser una trampa para tu organismo. Algunos estudios han probado, por ejemplo, que las bebidas refrescantes edulcoradas artificialmente pueden hacer que ingieras más calorías. La razón: actúan como estimulantes del estómago. Mientras bebes uno de estos refrescos, tu cuerpo anticipa la llegada de calorías. Y cuando éstas no llegan en las cantidades esperadas, tu cerebro envía la señal de tomarlas de cualquier otro sitio, como por ejemplo una bolsa de patatas fritas, unos caramelos o un donut. Además, a menudo los edulcorantes artificiales son incluso más dulces que el azúcar, lo que significa que puedes acostumbrarte a ellos y necesitar más cantidad cuando tomes algo con azúcar de verdad.

Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...