Déjate los kilos en la piscina

Nadar te ayudará a quemar grasa, a reducir centímetros, y a estar más en forma que nunca. ¿A qué esperas?
Women's Health -
Déjate los kilos en la piscina
Déjate los kilos en la piscina

Los beneficios que el agua tiene para tu figura son el resultado de una tormenta perfecta entre la quema de calorías y la actividad de músculos muy diversos. Un baño quema en torno a 500 calorías por hora, mientras que si haces un esfuerzo puedes llegar a deshacerte hasta de 700.

Piensa que el agua es unas 800 veces más densa que el aire, por lo que cada movimiento dentro de ella es como un pequeño entrenamiento para todo tu cuerpo, y muy especialmente para el tronco, las caderas, los brazos, los hombros y los glúteos. Así que mientras quemas calorías, estás activando tus músculos, lo que a su vez acelera el metabolismo basal (ese que, bien activado, puede ayudarte a ser una máquina de quemar calorías, incluso estando sentada en la oficina).

Por si fuera poco, y pese a ayudarte a activar toda tu musculatura, el agua resulta agradable y suave para tu cuerpo: amortigua la gravedad, de manera que una vez inmersa en ella, eres ligera como una pluma. Eso te permite darle un merecido descanso a tus articulaciones. De hecho, puedes nadar cada día sin temor a lesionarte (cosa que no se puede decir del running, por ejemplo).

La natación es, por ello, un deporte que puedes practicar durante toda la vida. Además, te mantendrá joven durante más tiempo (hasta 20 años, según señalan algunas investigaciones).  Los datos revelan que la presión sanguínea, los niveles de colesterol, el sistema cardiovascular y el sistema nervioso central de quienes practican esta actividad asiduamente son comparables con los de personas bastante más jóvenes. ¿A qué esperas? Si nunca lo has probado, anímate a empezar con la ayuda de este sencillo entrenamiento. ¡Lánzate!

Haz cuatro largos en la piscina suavemente (saca la cabeza para tomar aire varias veces si es preciso). Descansa 30 segundos. Repite de cinco a diez veces. Intenta hacerlo dos o tres veces por semana durante las primeras dos.

Si nunca has nadado, puedes hacerte con una plancha de corcho para hacer los cuatro primeros largos. No te avergüences por ello: te ayudará a coordinar correctamente los brazos y las piernas. Una vez domines esta rutina, ya puedes pasar al siguiente nivel.

Te recomendamos

Las jugadoras se proclamaron campeonas de la Copa Libertadores....

Perfúmate de la manera más eco...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

El espíritu de la maratón más internacional...