Cómo no renunciar al azúcar…y perder peso

Misterio resuelto
Women's Health -
Cómo no renunciar al azúcar…y perder peso
Cómo no renunciar al azúcar…y perder peso

Olvídate de las calorías por un minuto. Vamos a hablar del azúcar en sangre. Lo cierto es que siempre intentamos mantener a raya los excesos más dulces. Pero muchas veces olvidamos su lado bueno: y no, no hablamos de su sabor sin más que a (casi) todas nos encanta, sino del poder de la glucosa, que nos ayuda a tener energía durante todo día. Una energía que, eso sí, dependerán de lo que comamos.

Pero no sólo nos ayuda a activar la maquinaria, sino que además, ¡nos puede ayudar a bajar de peso! Sí, sí, a bajar de peso. ¿Qué cómo es posible? Pues porque cuando el nivel de azúcar en sangre está equilibrado, te sientes con más energía, menos hambre, y por lo tanto, evitas con más facilidad caer en las garras de los antojos. Y por si fuera poco, un buen equilibrio nos ayuda a prevenir la resistencia de nuestro cuerpo a la insulina.

Qué, ¿ahora te estás preguntado cómo tendrás tus niveles de azúcar? Pues tu cuerpo te está dando la respuesta: si tu nivel está bajo (lo que se conoce como hipoglucemia) te sentirás sudorosa, mareada o molesta. El no comer durante mucho tiempo o haberte preparado un buen plato de carbohidratos procesados (pasta, pan blanco…) pueden originar esta situación. En el otro extremo están las personas con altos índices de azúcar en sangre. O lo que es lo mismo, las que tienen hiperglucemia. En este caso, una puede notar que tiene mucha sed, dolor de cabeza o visión borrosa. Sin embargo, estos síntomas no suelen aparecer a menos que los niveles sean muy altos. (En ese caso, lo mejor es acudir al médico para descartar una posible diabetes).

Pero si no estás en ninguno de los dos extremos, aquí tienes algunos tips para aprender a mantener el nivel de azúcar equilibrado. ¡El resultado será más energía y menos antojos!:

1. Mira el reloj. Si han pasado tres o cuatro horas y no te has llevado nada a la boca, será mejor que lo soluciones cuanto antes, que no queremos que que sufras una hipoglucemia. Así que ponte una alarma y cuando suene, prepárate pequeñas raciones de comida o un snack de lo más saludable. Así mantendrás los niveles de azúcar en su sitio.

2. Escoge bien el snack. El objetivo es incluir dos de los tres principales nutrientes en tus comidas (carbohidratos, proteínas y grasas). Por ejemplo, la merienda puede incluir una grasa saludable como la mantequilla de maní, o puedes decantarte por los carbohidratos ricos en fibra que hay en los panecillos de trigo entero.

3. Saltarse los carbohidratos simples. Panes, pastas, dulces, incluso los zumos son súper bajos en fibra, precisamente el nutriente que te ayuda a controlar los picos de azúcar en sangre. Así que mejor opta por los carbohidratos menos procesados como los cereales integrales, la calabaza o el boniato.

4. Añade proteínas a tu menú. Alimentos como la carne magra de pollo, el pavo, el pescado, las legumbres, las nueces o las semillas son lentos de digerir y claves en el control de la glucosa. Psss, psss: te mantendrán más satisfecha (y durante más tiempo) frente a los carbohidratos procesados.

5. Cuidado con las grasas buenas. Funcionan como proteínas que ayudan a  mantener tus niveles de azúcar en sangre estables, pero vigila las cantidades. Los aguacates, las nueces, las aceitunas y el pescado son ideales para cualquier comida, y cocinarlos con aceite de oliva o aceite de aguacate también ayuda.

6. Ir al gimnasio. Como no, hacer ejercicio le permite a tu cuerpo quemar la glucosa almacenada para convertirla en energía. Magia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CÓMO ACELERAR TU METABOLISMO

Te recomendamos

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

¡La confianza y seguridad nacen en tus pies!...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...

Descubre el primer yogur vegetal de almendra con sello vegano...