Cómo comer patatas (sí, patatas) te puede ayudar a perder peso

¡Pero no todo vale!
Women's Health -
Cómo comer patatas (sí, patatas) te puede ayudar a perder peso
Cómo comer patatas (sí, patatas) te puede ayudar a perder peso

Está claro que existe una campaña de difamación en contra de Mr. Potato (y sus variantes). Un nuevo estudio publicado en el British Medical Journal descubrió que el consumo de cuatro o más raciones de patatas a la semana ya sean asadas, hervidas, como puré, patatas fritas o las chips se asocia a un mayor riesgo de presión arterial alta (que a su vez, se relaciona con el aumento de peso).

Pero sin embargo, la combinación de una porción diaria de las patatas con verduras, como la espinacas y el brócoli, ayuda a establecer unos niveles más bajos de las presión arterial (¡yuhu!). 

No todo son malas noticias para los amantes de este alimento. Porque ellas, en sí, no son el enemigo. El problema está en cómo nos las comemos. Y sí, hablamos de las chips, las bravas con extra de salsa y esas combinaciones que no nos hacen ningún bien.

Pero insistimos, las patatas no tienen que ser nuestro archienemigo. Por ejemplo, un estudio del Colegio Americano de Nutrición señalaba que si las personas preparan recetas sanas, podían perder peso incluso comiendo entre cinco y siete porciones por semana. ¡Eso son muchas patatas!

¿Y a que ahora no puedes recordar la última vez que te comiste una patata sin sentirse culpable? Pues aquí tienes cuatro motivos por los que las que las patatas pueden ser tu (nuevo) aliado a la hora de bajar de peso:

1. Evitan que comas en exceso. Recuerda esto: Las patatas encabezan el índice de saciedad (el cual, mide lo satisfecha que se queda una persona después de comer ciertos alimentos). Es el número uno. En serio. De hecho, comerte siete croissants te llenarán tanto como una sola patata, de acuerdo con este índice. Eso podría explicar por qué en el estudio del Colegio Americano de Nutrición, las personas que aumentaron su ingesta de patatas redujeron automáticamente su ingesta calórica total diaria.

¿Y qué hace que nos sintamos tan llenas? Pues según investigadores de la Universidad de Purdue, las patatas blancas contienen 4,7 gramos de fibra, que es casi lo mismo que una manzana. Además, las patatas son ricas en almidón resistente, que ocupa espacio en tu tracto digestivo y ralentiza la digestión. Así consigue que te sientas saciada por más tiempo.

2. Bajas en calorías. La papa blanca mediana contiene sólo 163 calorías. Como hemos dicho, la clave está en cómo las preparas. Pero hay más, ya que el almidón resistente de las patatas es difícil de digerir (de ahí el nombre), por lo que en realidad, no se absorbe la totalidad de sus calorías.

¿No estás segura de cómo preparar una patata baja en calorías? Pues pruébalas hervidas o al horno con aderezos repletos de nutrientes como las espinacas, los huevos escalfados, tostadas de pan integral con aguacate o cualquier otra alimentos que te guste (y que consideremos sano). Su sabor hace que combine con, prácticamente, cualquier cosa.

3. Pueden mejorar los resultados de tus entrenamientos. Las patatas son uno de los pilares en la alimentación de los atletas gracias a su carga de carbohidratos. Piensa que los profesionales se alimentan con aquello que les ayuda a mejorar sus entrenamientos y los resultados.

Durante los trabajos de alta intensidad o los ejercicios de larga duración, el azúcar en sangre y el glucógeno muscular (carbohidratos almacenados) sirven como fuente principal de energía para el cuerpo. Es por eso que, según investigaciones de Sports Medicine, los carbohidratos pueden aumentar el entrenamiento de una maratón y el rendimiento de intervalos de alta intensidad. Y un mejor rendimiento = más calorías quemadas y más músculo.

Además, a diferencia de otras fuentes de carbohidratos, las patatas contienen suficiente fibra y proteínas para mantener tus niveles de azúcar en sangre durante un duro entrenamiento. Por cierto, la mayoría de amantes de la patata no lo saben, pero contienen más potasio que los plátanos.

4.De la (buena) familia de los carbohidratos complejos. Una de las razones por las que la patata tiene tan mala reputación es porque se trata de un vegetal almidonado. Pero en realidad, esto hace que se incluya entre los hidratos de carbono complejos que como sabes, ayudan a perder peso.

Mientras la ciencia ha relacionado los carbohidratos complejos con la pérdida de peso, el almidón resistente ayuda a mejorar el control de azúcar en la sangre, que a su vez facilita la pérdida de peso y previene la resistencia a la insulina.

Así que, ya sabes, sácale partido a la patata y a los beneficios de formar parte de la familia de los carbohidratos complejos. Suena bien, ¿verdad? ¡Y encima, están riquísimas!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CÓMO ACELERAR TU METABOLISMO

Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...