Publicidad

Cómo calmar las ansias de dulce justo después de comer

Es una lucha tan real…
Women's Health -
Cómo calmar las ansias de dulce justo después de comer
Cómo calmar las ansias de dulce justo después de comer

La mayoría de los antojos son provocados por emociones, nutrientes o hábitos. Por eso mismo, es posible que, después de comer un rico y saludable plato de salmón, desees con todas tus fuerzas una de esas galletas que tu madre siempre ofrecía después de cenar. O tal vez, tus pasos te dirigen hacia una pastelería después de ir a un japonés porque eso es lo que espera tu cerebro.

MÁS: 15 formas de evitar un antojo

Otro motivo por el que acabas cayendo en las garras del dulce es porque, tal vez, no comes suficiente durante el día, especialmente proteínas o grasas (buenas). Precisamente, estos nutrientes ofrecen la sensación de saciedad, por lo que la falta de ellos puede provocarte esos impulsos de energía rápida (es decir, azúcares refinados y almidones).

MÁS: 6 señales de que eres totalmente adicta al azúcar

Si las emociones son las culpables de los antojos, ahí va nuestro consejo: haz una pausa después de comer y pregúntate qué sientes y si hay otra cosa que te haría sentirte mejor (como por ejemplo, llamar a tu madre o encender una vela). Si el hábito es el problema, sustituye la costumbre de los dulces después de cenar por algo sin azúcar, como una cucharada de mantequilla de cacahuete o un té de canela.

Y si tu problema es la deficiencia de nutrientes, el objetivo en cada comida son las proteínas saludables (como el pescado, los huevos o los frijoles) y de las grasas buenas (aceite de oliva, aguacate o frutos secos). Con estas reglas de juego, serás capaz de controlar esos impulsos golosos y dejarlos para cuando (realmente) no los puedas evitar.