Publicidad

¿Te atreves a matar el gusanillo?

10 razones por las que terminarás comiendo insectos
Patricia Cantalejo -
¿Te atreves a matar el gusanillo?
¿Te atreves a matar el gusanillo?

En Tailandia es habitual ver mercadillos repletos de insectos como si de patatas fritas se tratase. Hace poco vimos a Angelina Jolie dando bichitos a sus hijos y enseñándoles cómo comerlos… y vete preparando porque la FAO (la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agrigultura) quiere que se consuman cada vez más insectos en vez de carne animal.

Si eres una trotamundos, habrás tomado ya polillas bogong en Australia, hormigas culonas en Colombia o saltamontes en México (los chapulines). Según la FAO, por cada ser humano hay seis millones de insectos… No te quejes porque hay mucha variedad. Pero, además, te damos otras 10 razones para que abras tu mente a lo que parece ser la nutrición del futuro:

1.- Remedio contra la anemia. Por ejemplo, 100 gramos de larvas de mariposa (que en muchas regiones toman hervidas) pueden llegar a contener 77 miligramos de hierro: 12 veces más que la ternera.

2.- Alto contenido proteico: más que un filete o el marisco. Y sigue apuntando: son altos en vitamina B y ricos en fibra.

3.- Ayudan a reducir el colesterol gracias a sus elevados niveles de ácidos grasos mono y poliinsaturados. ¡¡¡Equiparables con nuestro alabado aceite de oliva!!!

4.- Se está estudiando si la quitina de su exoesqueleto puede fortalecer las defensas y prevenir de enfermedades como el cáncer.

5.- ¿Te da asco? Pues piénsalo bien, a lo mejor ya los estás comiendo. Los cereales están poblados de gorgojos. Las potentes multinacionales de la alimentación ya están poniendo a sus departamentos de marketing a trabajar para hacerles apetecibles. Por ejemplo, la estadounidense Exo lanza barritas energéticas de harina de grillo. Según sus notas de prensa, contienen un 69% de proteínas: un 38% más que la pechuga de pollo y un 40% más que el solomillo.

6.- Para los amantes de la cocina serán un chollo. No sólo por la cantidad de ingredientes para cocinar, sino porque sus sabores ya nos resultan familiares. Por ejemplo, los citados saltamontes tienen un gusto parecido al del beicon.

7.- El producto bajo en grasa perfecto. La gran mayoría de las especies tienen menos de cinco gramos de grasa por ración.

8.- No hay carne de vaca o cerdo para todos. Además, la ganadería tradicional es la tercera causa del calentamiento global. Y en teoría será más barato. No olvidemos que una vaca necesita 8 kilos de comida para engordar uno. Los grillos solo requieren 1,7 kilos de comida para producir el mismo kilo de carne y además del grillo se aprovecha el 80% del cuerpo, mientras que de la vaca solo el 40.

9.- Porque muchos famosos ya los toman. Atención Insta-adictos… vuestros muros se llenarán de “moscas en la sopa”. Es la última tendencia foodie.

10.- Porque tú eres el target: si eres joven, te gusta cuidarte y te preocupa tu alimentación (también a nivel ético), en la FAO confían en que serás su próxim@ consumidor@.

Y ADEMÁS: Insectos a la carta