Azúcar: sustitutos habituales

Alternativas al azúcar, pero de naturales.... poco.
Isidre Estévez -
Azúcar: sustitutos habituales
Azúcar: sustitutos habituales

Aunque las alternativas al azúcar se consideraron durante bastante tiempo como la panacea para diabéticos y dietas, la realidad no resulta tan maravillosa. Los edulcorantes artificiales pueden tener un efecto contrario a la pérdida de peso, ya que inducen en el cuerpo una respuesta similar a la del azúcar. Estos son algunos de los más populares, tanto naturales como artificiales.

Sucralosa
Conocido como aditivo E-955, es muy utilizado en la industria alimentaria, sobre todo por ser apto para diabéticos, fetilcetonúricos y embarazadas. Es un derivado de la sacarosa, y tiene un poder edulcorante 600 veces superior al del azúcar.

Estevia
Búscalo como E-960. El extracto de esta planta endulza entre 200 y 400 veces más que el azúcar y sin apenas calorías. En su comercialización suele combinarse con erititrol, un polialcohol no calórico que no aumenta la glucosa en sangre.

Sacarina
No es conveniente consumir más de cuatro sobres al día, ya que resultaría indigesta y podría provocar problemas estomacales. Se usa con el código E-954, normalmente mezclada con otros edulcorantes o productos para reducir su regusto amargo.

Aspartamo
Se emplea en numerosos alimentos bajo varias marcas como Natreen y Canderel, además de NutraSweet, y que corresponde al código E 951. Es de 150 a 200 veces más dulce que el azúcar.

Ágave
Del sirope o miel de agave se dice que puede ser el mejor tolerado por los diabéticos porque tiene un índice glicémico bajo. El jarabe natural de agave contiene un 90% de fructosa, y tiene unas 20 calorías por cucharadita. Es un 25% más dulce que el azúcar, por lo que se consume menos cantidad. Se mezcla bien con líquidos y café.

Te recomendamos

Las jugadoras se proclamaron campeonas de la Copa Libertadores....

Perfúmate de la manera más eco...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

El espíritu de la maratón más internacional...