8 efectos (buenos y malos) del picante en tu cuerpo

Además de ese aliento de dragón que conoces bien…
Women's Health -
8 efectos (buenos y malos) del picante en tu cuerpo
8 efectos (buenos y malos) del picante en tu cuerpo

Nos encanta que suba la temperatura…¡también a la hora de comer! Ya sabes, añadir esas especias o alimentos sazonados que nos dejan un sabor especial. Pero los alimentos picantes no sólo amplifican el sabor, provocan sudoración de la axilas y lenguas abrasadas. También hay algunos beneficios muy importantes para tu salud. Así que hoy vamos a hacer una lista con sus cosas buenas…y las malas:

 1. Ayudan a luchar contra los resfriados. Los alimentos picantes pueden ser beneficiosos cuando estás de capa caída por un resfriado, especialmente los pimientos, gracias a la vitamina A y C, que pueden ayudar al sistema inmune e incluso luchar contra el resfriado. Además, ese ardor añadido contiene propiedades antibacterianas, lo que puede acabar con algunos de los gérmenes del resfriado que habitan en tu intestino.

 2. Aceleran tu metabolismo. Es uno de nuestros efectos favoritos. La comida picante puede hacer maravillas en tu cintura porque está repleta de una sustancia denominada capsaicina, que acelera tu metabolismo aumentando la frecuencia cardíaca y la temperatura del cuerpo.

 3. Te hacen sudar.  Aumentar el calor en los platos a menudo provoca unos sudores que qué te vamos a contar. Como hemos dicho antes, estos alimentos contienen capsaicina (la que provoca esa subida de temperatura) y es la que puede generar ese goteo en la frente mientras disfrutas de uno suculento plato en tu restaurante indio favorito.

 4. Empeoran tu acidez. En realidad, los alimentos picantes no provocan acidez o úlcera estomacales, pero si pueden hacer que empeoren. Así que, si sueles tener acidez de estómago, puedes probar de moderar los efectos de un plato picante con un poco de yogur o añadiendo un poco de crema agria.

 5. Te hacen correr…al baño. Sí, todas sabemos que abusar del picante puede provocar un efecto laxante poco agradable (sobre todo si estás comiendo fuera). Y el motivo no es otro que (de nuevo) la capsaicina, que puede actuar como laxante y desbloquear el estado de sus intestinos.

 6. Papilas en off. Comer regularmente alimentos picantes pueden dejar en off tus papilas gustativas. Vamos, que pierdes sensibilidad. Así que ten cuidado con las dosis de picante en tus platos. Menos es más.

 7. Irritan tu piel. Si por accidente, alguna vez te has tocado un ojo después de hacer estallar un pimiento picante en tu boca, eso puede molestar ¡y mucho! Y es que el picante puede ser un irritante (muy serio) para tu piel, así que te recomendamos que antes de darle un bocado a esos alimentos que echan  fuego, aplícate un poco de bálsamo para crear una barrera en la zona más delicada de tus labios. Y, sobre todo, asegúrate de que te lavas las manos después del festín para no irritar otras partes de tu cuerpo.

 8. Te excitan. ¡Yuhu! Además de los beneficios que ya te hemos explicado, la capsaicina también puede ser un afrodisíaco para algunas personas. Así que si eres de las afortunadas, ya verás como las cosas se ponen realmente picantes. 

Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...