5 formas de aprovechar la fruta madura

Y no nos referimos (solo) al plátano negro
Women's Health -
5 formas de aprovechar la fruta madura
5 formas de aprovechar la fruta madura

Lo admitimos: es tentador tirar la fruta cuando vemos que ya no está en buen estado. Pero por el simple hecho de que notes que los plátanos, los melones o las sandías están más blandos de lo habitual no significa que estén malos.

Aunque cada uno de nosotros tiene su propia percepción de lo que es una fruta madura, aunque creas que ya está pasada, lo más probable es todavía esté bien. Es más, si empiezas a aprovechar la fruta que esté demasiado madura, conseguirás no tirar dinero (ni la fruta) a la basura.

 

MÁS: 9 formas ingeniosas de comer fruta

 

Y no te preocupes, que la madre naturaleza tiene su propio método para alertarte de cuándo no debes echarte a la boca una pieza de fruta. El signo más evidente de que no se puede comer es la presencia de moho. ¿Quieres probar? He aquí cinco formas fáciles de aprovechar al máximo la fruta madura:

1. Para preparar un smoothie: ¿Te encantan pero te duele pagar lo que en ocasiones te llegan a pedir por uno? Pues esa misma fruta demasiado madura que conservas en la cocina puede ser la solución. Cuando las fresas, los plátanos, los melocotones o los mangos están un poco pasados como para llevártelos a la boca sin más, trocea la fruta y guárdala en una bolsa al vacío. Será el ingrediente perfecto para cuando quieras preparar un smoothie.

2. Sé creativa con el horno: A todas nos gusta el aguacate como a un niño un caramelo, pero en ocasiones, esa misma fruta se vuelve marrón y no sabes qué hacer con ella, ¿verdad? Pues puedes seguir los pasos de Davida Kugelmass, la bloguer que hay detrás de The Healthy Maven, que son su ingrediente secreto a la hora de hacer pasteles al horno. “Los utilizo en lugar de la mantequilla o el aceite cuando preparo brownies o muffins”, asegura. Y lo que le sobra, lo congela para utilizarlo otro día.

3. Mermelada casera: ¿Que tus fresas, arándanos, frambuesas y moras están pochas? Pues puedes transformarlas en un desayuno de lo más saludable para el corazón. Intenta machacar los arándanos o las frambuesas con un tenedor, mézclalo con una cucharada de agua y otra cucharada de semillas de chía. Deja que se enfríe por la noche y cuando te despiertes, encontrarás en una deliciosa mermelada casera sin azúcares añadidos que podrás añadir a tus tostadas o a la harina de avena.

4. Agua con un toque diferente: Aprovecha esta fruta para añadirle un toque diferente al agua con el que te mantienes hidratada. “Cuando la fruta empieza a ponerse fea, normalmente su dulzura es todavía más intensa”, asegura Davida. “Y gracias a que el sabor es tan dulce, aporta un sabor muy bueno al agua”, sentencia.  Puedes picar los frutos rojos y añadirlos a una gran jarra de agua que te dejará un buen sabor de boca mientras cuidas e hidratas tu cuerpo.

5. Helados de hielo homemade: De acuerdo con Davida, si puedes congelar la fruta que madura rápido, puedes hacer que ésta aguante más. Una alternativa a los smoothies: los helados. “Mezcla la fruta y añade leche de coco o bien agua si lo quieres hacer más ligero y congela la mezcla en sus correspondientes moldes”, explica Davida. Una buena idea para rematar los calurosos días de verano. 

MÁS: Descubre las 7 frutas y verduras que no necesitas pelar

Te recomendamos

Las jugadoras se proclamaron campeonas de la Copa Libertadores....

Perfúmate de la manera más eco...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

El espíritu de la maratón más internacional...