3 recetas que fulminarán tus excusas para no desayunar

Con menos de 500 calorías
Rachel Meltzer Warren / Fotos: Zach Desart -
3 recetas que fulminarán tus excusas para no desayunar
3 recetas que fulminarán tus excusas para no desayunar

Gofres con plátanos, nueces y yogur

Pretexto: “No tengo tiempo de cocinar. Y, sí... ¡prefiero dormir hasta tarde!”.

Solución: Mezcla productos ya elaborados con otros ingredientes naturales que tengas a mano. Crea un nuevo plato, delicioso, ¡en cuestión de minutos!

La receta: Gofre con plátano, nueces y yogur. Pon a tostar dos gofres integrales precongelados y, mientras tanto, prepara el topping: ¼ de taza de yogur cremoso 0% graso, medio plátano en rodajas y dos cucharadas soperas de nueces tostadas.

 

*Información nutricional (por una ración): 390 kcal, 17 g de grasas (1,5 g saturadas), 49 g de hidratos de carbono, 480 mg de sodio, 7 g de fibra y 17 g de proteína.

Gofres con plátanos, nueces y yogur

Publicidad

Nido de huevo

Pretexto: Cuando desayuno pronto, creo que voy a tener hambre toda la mañana”.

Solución: “Prueba con los huevos. Su digestión es mucho más lenta, lo que aumenta la sensación de saciedad”, explica Javi Guerrero, cofundador de IND, centro especializado en nutrición deportiva.

Nuestra propuesta: Nido de huevo. Pon en un plato una rebanada de pan, previamente tostado, en el que habrás retirado un pequeño círculo cortado en su centro. Calienta en una sartén una cucharada de aceite y fríe un huevo. Después colócalo en el agujero del pan y sobre él pon el círculo de pan tostado. Acompáñalo con rodajas de aguacate y tomate.

 

*Información nutricional (por una ración): 320 kcal, 23 g de grasas (3 g saturadas), 26 g de hidratos de carbono, 220 mg de sodio, 8 g de fibra y 11 g de proteína.

Nido de huevo

Publicidad

Revuelto dulce (y salado) de quinoa

Pretexto: Comer a primera hora no me sienta bien

Solución: Quizás hayas elegido los productos erróneos. Si las opciones del desayuno convencional no están hechas para ti, atrévete con algo distinto. Bonus: es un gran momento para reutilizar lo que sobró en la cena.

Destierra estos breakfasts:

1. Sándwiches prefabricados. La mayoría contienen conservantes, sodio u otros aditivos poco beneficiosos para nuestro organismo. ¿La mejor idea? Hacértelo tú misma. “Elige un pan elaborado con varios cereales y combínalo con proteína. Por ejemplo: tomate, orégano y pavo”, aconseja Javi Guerrero.

2. Yogures light. Muchos presumen de bajo aporte calórico, pero ese dato suele alejarse de la realidad. Apuesta por el queso fresco batido 0% graso (más aporte de proteína y menos hidratos de carbono).

3. Muffins. Sin duda, son sabrosos, pero también tienen mucha grasa. ¿Y si en algún momento no nos podemos resistir? “No hay nada prohibido. Lo que puedes hacer es tomar la mitad y siempre procurar que este alimento sea la parte menos representativa de tu desayuno”, concluye el especialista de IND.

La receta: Revuelto dulce (y salado) de quinoa. Calienta en una sartén a fuego lento una cucharada de aceite de coco. Añade unas láminas de pimiento rojo y 1/2 taza de patata dulce cortada en forma de dados. Saltea durante cinco minutos. Agrega 1/3 de taza con col rizada troceada, un diente de ajo picado y un poco de sal. Cocínalo todo unos tres minutos y, por último, añade 1/2 taza de quinoa recién hecha.

 

*Información nutricional (por una ración): 440 kcal, 10 g de grasas (4,5 g saturadas), 71 g de hidratos de carbono, 210 mg de sodio, 8 g de fibra y 14 g de proteína.

Revuelto dulce (y salado) de quinoa

Publicidad
Te recomendamos

La empresa británica sustituye a Movistar, promete precios asequibles y también emiti...

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...