Zanzíbar: la isla virgen

De la “Ciudad de Piedra” a bucear en el Océano Índico
Laura Madrueño / Fotos: Álvaro Puerto y Francis Pérez -
Zanzíbar: la isla virgen
Zanzíbar: la isla virgen

Cuando sobrevolamos Zanzíbar lo contemplamos totalmente anegado por las fuertes lluvias de la temporada húmeda, y nada más tocar tierra, nos empapamos los pies. Era principios de marzo.

Una humedad extrema y un calor sofocante te golpean al salir del avión: bienvenidos a Zanzíbar, una isla que pertenece al pasado.

Para entrar en el país son fundamentales el visado, el carnet de vacunación internacional con la fiebre amarilla y cincuenta dólares.

De visita obligada, la capital de Zanzíbar se llama “Ciudad de Piedra” y llama la atención por su mezcla de culturas, por su profunda influencia musulmana y por sus calles salpicadas de belleza e historia.

Mezquitas, catedrales, casas de estilo árabe, construcciones de piedra de coral… entre ellas puedes toparte con la casa del explorador Livingstone o la del cantante Freddie Mercury,originario de Zanzíbar.

No os perdáis el popular Mercado de Daranjani, también conocido por sus especias, una verdadera explosión de vida, color y olores que convergen en un mercado atestado de personas que vagan de un lado a otro formando un bullicio fascinante.

La lonja de pescado es el punto de encuentro de decenas de locales que gritan y se amontonan alrededor de la subasta, donde apenas os cruzaréis con mujeres. El alboroto a primera hora es tremendo, os recomiendo ir a mediodía.

En general y a pesar del calor, conviene no llamar la atención y respetar la indumentaria musulmana: os recomiendo ir con los hombros y las rodillas tapadas, sin escote ni nada llamativo.

Stone Town es un lugar indispensable que además no te robará mucho tiempo del viaje ya que puedes visitarlo en un sólo día.

El resto de nuestra estancia en Zanzíbar la pasamos en Nungwi, al norte de la isla, donde se encuentran las mejores inmersiones de buceo que este mes podréis ver en el número de mayo de Women’s Health. NO TE PIERDAS LAS IMÁGENES DE BUCEO EN ZANZÍBAR CON LAURA MADRUEÑO

En esta zona encontrareis además buenas playas y mucho ambiente joven. Está repleto de centros de buceo y hoteles de todo tipo, incluyendo Bed&Breakfast.

Otro imprescindible: un paseo por la aldea de Kendwa. Podéis ir por la costa caminando cuando baja la marea.

La costa este de la isla también aguarda espectaculares y sobre todo larguísimas playas perfectas para caminar varios kilómetros. Es una zona en la que notaremos más las mareas y el viento: por ello también es el mejor lugar para practicar surf y windsurf.

Hay multitud de hoteles a pie de playa a lo largo de la costa y buen ambiente. Las infraestructuras en Zanzíbar son mínimas y en consecuencia los trayectos largos, conviene tenerlo en cuenta para organizar el viaje.

Sin duda es la zona más exclusiva de la isla, con hoteles construidos en acantilados, donde las mareas se retiran kilómetros y merece la pena contemplar los atardeceres. Encontraremos menos playas, más lunas de miel y también es popular por ofrecer excursiones para avistar delfines.

Y si os apetece descansar un día de playa, podéis hacer una visita guiada por este parque tropical donde muy probablemente avistaréis al mono colobo rojo, una especie endémica de Zanzíbar, en peligro de extinción.

Nosotros visitamos la isla en plena estación de lluvias (entre marzo y mayo) cuando la humedad y el calor son extremos y los aguaceros tropicales crean momentos como este. La estación seca es entre junio y octubre y durante el resto del año llueve pero no de forma tan intensa.

Las condiciones meteorológicas son muy cambiantes, en un mismo día tendréis sol intenso, aguaceros torrenciales, exuberantes arco iris…¡varias veces! Es importante llevar ropa muy ligera pero que nos cubra piernas y brazos (hay muchos insectos), protección solar alta, sombrero, gafas de sol, chubasquero y un fular, ¡imprescindible para el aire acondicionado! Un vestido largo y fino es ideal para este tipo de días :)

Gracias a Álvaro Puerto por retener la luz y la energía de este lugar en sus fotografías y a Francis Pérez  por sus impresionantes imágenes submarinas.

No os perdáis el resto de mi viaje en el número de mayo de Women’s Health… y en mis perfiles de IG/FB.
¡Nos vemos en el próximo destino!

Galería relacionada

Buceando en el Océano Índico

Te recomendamos

Las playas del mediterráneo ganan por goleada a las atlánticas...

Reebok rinde un homenaje a las mujeres fuertes que inspiran a otras a alcanzar su mej...

Almudena Fernández nos presenta las tendencias de baño 2018...

Que las agujetas no te paren...