¿Cómo cambian tus fines de semana cuando tienes un bebé?

¡Estos son los 5 cambios que más se notan! ¿Te suena alguno?
KORIN MILLER -
¿Cómo cambian tus fines de semana cuando tienes un bebé?
¿Cómo cambian tus fines de semana cuando tienes un bebé?

Antes de tener un bebé, VIVES para los fines de semana. Te pasas toda la semana planeando qué restaurante atacarás viernes noche y qué sitio para ir de copas lo acompañará. Por no hablar de las horas que dormirás de más y del planazo que tienes montado para el sábado. ¿Quizás te animas a probar ese nuevo deporte que está tan de moda? Quién sabe…

Pero después de tener un bebé, la historia cambia (y mucho)… Tus horas de sueño extra del fin de semana desaparecen. Y el tiempo para ti misma también. Ahora tienes que cuidar de alguien más… y esa personita no te dejará desperdiciar ningún minuto del día haciendo la vaga en el sofá.

A continuación, analizamos el antes y el después de tus fines de semana. (antes = sin bebé, después = con bebé). ¡Hemos encontrado 5 diferencias más que destacables!

1

Antes: Lo normal era dormir hasta el mediodía. ZzzZZz… ¡Felicidad es no tener que programar tu alarma para el día siguiente y poder dormir hasta la hora que quieras!

Después: ¿Qué es eso de dormir? En mi mundo no existe. Quizá tienes algún recuerdo borroso de cómo era eso que llaman dormir, pero ya casi no te acuerdas. Tu rutina de ahora es despertarte cuando sale el sol día si y día también. Incluso te preguntas por qué las tiendas no abren antes…

2

Antes: Tenías la potestad de elegir lo que querías hacer durante todo el fin de semana. “Mmmm… creo que este finde lo pasaré en el sofá, y haré maratón de series y películas”. “Bueno va, quizás luego por la noche me ducho y me voy a tomar algo con mis amigas”…

Después: Haces más en una mañana que todo lo que hacías antes durante todo el fin de semana. Preparar el desayuno para todo el mundo. Comprar comida para un regimiento. Jugar a hacer puzzles. Rellenar el lavavajillas, recoger los juguetes (ya por tercera vez). ¡Dios! Y sólo han pasado 5 horas...

3

Antes: Volvías a casa cuando querías. ¿Planes inesperados? Bienvenidos sean. Total, no tengo a nadie que me esté esperando en casa.

Después: El niño tiene que estar a las 8 en la cama, lo que significa que poca libertad de horarios tienes. Pero bueno, míralo por la parte buena ¡tendrás toda la noche libre para cotillear Facebook y mirar películas! (siempre que no se despierte a media noche, claro…).

 

 

Te recomendamos

Las jugadoras se proclamaron campeonas de la Copa Libertadores....

Perfúmate de la manera más eco...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

El espíritu de la maratón más internacional...